Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estrellas de la música en Deià

La diseñadora de moda Diana Martínez nos descubre sus rincones favoritos del pueblo mallorquín en la sierra de la Tramontana

La diseñadora de moda Diana Martínez. Ampliar foto
La diseñadora de moda Diana Martínez.

Diana Martínez diseña sus piezas pensando en exclusiva en sus clientes. Es una enamorada del tweed y de la indumentaria y estética británicas, y su anglofilia se deja ver hasta en sus viajes a Deià, en Mallorca.

¿Cuántas veces ha estado en Deià?

Llevo veraneando allí cinco años. Todo empezó una vez que estuve en Palma y leí en el periódico local que ese día llevarían al cementerio de Deià las cenizas de Kevin Ayers, un músico que me encanta. Así que allí me fui.

¿Había oído hablar del lugar?

Sí, mucho: por mi anglofilia sabía que era un reducto de artistas y escritores británicos, como Robert Graves y Alan Sillitoe. La sorpresa más grande fue cuando me crucé por sus calles con el cantante Bob Geldof, sin ir más lejos.

¿Visitó finalmente el cementerio?

Varias veces. Es uno de los lugares donde encuentro más paz. Está junto al mar y allí están enterrados Robert Graves, Kevin Ayers y su bajista Ollie Halsall.

Descríbanos esta localidad.

El pueblecito, en la sierra de la Tramontana, tiene la estructura de un vía crucis con sus distintas estaciones. La última culmina en el cementerio, donde está también la iglesia. En eso es parecido a otro lugar cercano, Pollença, donde veraneaba Agatha Christie.

¿Tiene ya sus lugares preferidos?

Un montón. Para empezar, el hostal Villaverde, donde siempre me alojo. Y el bar mítico del pueblo, el Sa Fonda. Ahí acuden desde los paisanos de siempre hasta músicos de primera fila. Hay un montón de fotos dentro que muestran quiénes pasaron por allí.

Imagino que montarán algún concierto…

Sí, muchos. Hubo conciertos legendarios, y ahora el grupo local que más toca en directo es la Pa amb Oli Band.

¿Alguna excursión desde allí que merezca la pena?

No se puede dejar de visitar Valldemossa para ver la Cartuja, donde se alojaron George Sand y Chopin, y donde conservan una colección de objetos personales de ambos. Otro plan allí es comer caracoles, los hacen muy ricos.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información