Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Música y ‘pierogi’ en Varsovia

El pianista Alfredo Ovalles nos habla de sus frecuentes visitas a la musical capital polaca

El pianista Alfredo Ovalles vive en Viena (Austria), una de las ciudades más musicales de Europa. Es miembro del equipo de Music Traveler (musictraveler.com), una iniciativa que busca hacer visibles los espacios de ensayo y concierto disponibles por el mundo. Aquí nos habla de sus frecuentes visitas a la también musical Varsovia.

¿Qué suele hacer allí?

Como mi pareja es polaca, nos quedamos con su familia. Viven a las afueras, en un pueblo minúsculo. Pero a menudo también voy a dar conciertos a la ciudad.

Imagino que hay una importante escena musical.

Así es. Por ejemplo, durante el festival Otoño de Varsovia toqué en un estudio de la radio polaca con un grupo de música experimental llamado Black Page. El festival está centrado en música contemporánea. También he tocado en las casas de cultura de los distritos. La del distrito centro es muy antigua, pero la del barrio de Sluzew, por ejemplo, es ultramoderna.

¿Se escucha a Chopin en Varsovia?

Sí, porque es la gloria nacional. En el parque Lazienki hay una estatua inmensa del compositor. Cerca se encuentra una tarima con un escenario donde se celebran conciertos los domingos de verano. En ellos los estudiantes del Conservatorio tocan siempre obras suyas. Y en la librería Empik, donde también venden discos, el 95% son de Chopin. Pero a mí también me gustan otros compositores polacos más recientes, como Penderecki o Lutoslawski.

¿Qué tal se come allí?

Me gustan sobre todo los pierogi, una especie de ravioli rellenos de pasta de patata con queso fresco. Hay otras modalidades como los de setas o carne, y hasta dulces, con frutas del bosque. Yo busco incansable los de morcilla, porque leí sobre ellos en un libro de recetas del siglo XIX, pero mi familia me dice que no existen. También se bebe buena cerveza artesanal local.

¿Tiene algún restaurante favorito?

El Zoni. Su tarta de queso es increíble. Está en el distrito llamado Praga, donde también se encuentra el campus de Google en una vieja fábrica de vodka.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información