Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De safari en bici por Kenia

El artista urbano Pablo Ferreiro recuerda su paso por un 'slum' de Nairobi, donde viajó con el colectivo Boa Mistura para dibujar un mural

Los murales coloristas de Boa Mistura han viajado por todo el mundo y este verano también se pueden encontrar en una colección de ropa urbana de la marca madrileña Tiwel. Pablo Ferreiro, miembro fundador del colectivo, nos cuenta la inspiración del estampado de una de las camisetas: un mural que dibujaron en Nairobi.

¿Qué les llevó a ilustrar un mural en la capital de Kenia?

Conseguimos autofinanciar un proyecto para realizarlo en un slum [barriada] de Nairobi llamado Kibera. Es el segundo más grande de África, más de un millón de personas viven allí en condiciones muy difíciles. Fuimos cinco miembros del equipo.

¿Cómo recibieron su proyecto?

Muy bien. La gente local nos ayudó a buscar andamios, permisos y a introducirnos en su ambiente. El diseño final se basó en una tela que usan las mujeres allí llamada leso. Su elemento común es una especie de proverbio que llevan escrito, y ellas eligen principalmente la frase, no tanto el color. Tras unos días viviendo allí, noqueados por la realidad tan dura y a la vez por la fuerza de la comunidad, pintamos el diseño de uno de esos tejidos en un muro de la plaza y escribimos nuestro mensaje en suajili: “Somos héroes”.

Qué gran experiencia, compartir el día a día con ellos.

De hecho, a menudo nos invitaban a sus casas a comer chapati. Es una tortilla de harina que se acompaña con un huevo frito. También comíamos arroz con verduras y mucho pollo.

¿Salieron por la noche en Nairobi?

Íbamos por los bares de nuestro barrio periférico, cerca de Kibera. La música que sonaba era de raíces nigerianas, con algo de electrónica y ritmos tribales que te hacían mover el cuerpo de inmediato.

¿Recorrieron el país?

Nos dio tiempo a visitar el lago Naivasha y ver a los hipopótamos que viven allí. Y fuimos de safari a Hell’s Gate, un parque nacional. Se puede recorrer en bicicleta porque no hay felinos grandes. Recuerdo que al entrar había un babuino cortándonos el paso. Nos miraba fijamente como diciendo: “Cuidadito, este es mi territorio”.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información