Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DORMIR CRÍTICA i

Kivir, buenos días Guadalquivir

Estética minimalista y habitaciones luminosas en un reciente hotel junto al puente de Triana de Sevilla

Una de sus habitaciones del hotel Kivir, en Sevilla. Ampliar foto
Una de sus habitaciones del hotel Kivir, en Sevilla.

"El río Guadalquivir / se quejaba una mañana / me tengo que decidir entre Sevilla y Triana / y yo no sé cómo elegir. / Ay! quién pudiera / fundir en un perfume menta y canela”. Los versos luminosos de Lole y Manuel en su canción El río de mi Sevilla se quedan parados frente a la corriente del río, entre las mesas altas que acogen el desayuno de todas las mañanas. El ático del hotel Kivir no es grande pese a su nombre (Kivir significa grande en árabe). El ático despliega siete bufetes transversales al Guadalquivir en el orden geométrico concebido por Antonio Cruz y Antonio Ortiz, los afamados arquitectos de la Expo de Sevilla, la estación del AVE de Santa Justa, la remodelación del Rijksmuseum holandés y el estadio de fútbol del Atlético de Madrid, entre otros proyectos de sus 45 años de carrera.

Puntuación: 8
Arquitectura 9
Decoración 8
Estado de conservación 9
Confortabilidad habitaciones 8
Aseos 8
Ambiente 7
Desayuno 6
Atención 9
Tranquilidad 8
Instalaciones 6

Abierto recientemente, el Kivir es hermanísimo de otro hotel que apunta buenas maneras con su anunciada reforma, el Bécquer de la calle de los Reyes Católicos. Ambos pertenecen al empresario sevillano Luis Miguel Martínez. Este es fruto de la rehabilitación de un edificio construido a principios del siglo XX como hostal tras la exclaustración del convento del Pópulo, en las inmediaciones del muelle del Arenal. Limpio, desprovisto de todo lo que es superfluo, guía a Sevilla hacia un tiempo donde las cosas no son para aparentar, sino para ser.

Dos accesos alineados en la misma fachada diferencian la zona de alojamiento, a la izquierda, y el restaurante Fluvial, a la derecha, a cargo del chef local Fran Rodríguez. Sorprende ver cerrado el paso interior, lo que obliga a la clientela del hotel a salir a la calle. El vestíbulo se expande en una zona de servicios en varios niveles con libros y revistas para ojear, mesitas bajas para el aperitivo y techos altos con un excelente aislamiento térmico y acústico, merecedor de la calificación energética A.

El ático del hotel Kivir, con vistas al río Guadalquivir (Sevilla). ampliar foto
El ático del hotel Kivir, con vistas al río Guadalquivir (Sevilla).

Luminosos por demás son los dormitorios, 10 de ellos orientados al mercado del Arenal y los otros 21 al filete dorado del Guadalquivir. Diseñados con un rigor cartesiano en las antípodas barrocas de Sevilla, todo invita a callar, meditar y remolonear entre las sábanas. Especialmente en las terrazas de los tres alojamientos premium que habitan en la última planta.

A primera vista, desde estos ventanales, dibuja sus tres vanos de hierro fundido el puente de Triana. ¡Ay quién pudiera fundir en un perfume menta y canela!

Kivir

  • Categoría oficial: 4 estrellas
  • Dirección: paseo de Cristóbal Colón, 3. Sevilla
  • Teléfono: 954 59 13 43
  • Web: hotelkivir.com
  • Instalaciones: vestíbulo polivalente, piscina en proyecto, gastrobar Fluvial, restaurante Fluvial
  • Habitaciones: 26 dobles, 2 júnior suites, 3 suites
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos
  • Precios: desde 90 euros la habitación doble, IVA incluido; desayuno, 18 euros, IVA incluido.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información