Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Burdeos muy goyesco

El director Samuel Alarcón viajó varias veces a la ciudad francesa para localizar, rodar y también a presentar su película Oscuro y Lucientes

El director Samuel Alarcón. Ampliar foto
El director Samuel Alarcón.

Para rodar Oscuro y Lucientes, su proyecto audiovisual sobre la muerte de Goya, Samuel Alarcón viajó a Burdeos (Francia). El documental, que ya se ha movido por el mundo, se proyectará en el museo Reina Sofía el 6 y 8 de junio. Charlamos con el director para que nos cuente anécdotas bordelesas.

¿Viajó varias veces a Burdeos?

Sí, fui con frecuencia entre 2013 y 2019. Primero para localizar, después a rodar y también a presentar la película, que se proyectó en la Chartreuse, el cementerio de la ciudad.

Insólito para una proyección…

Es que en él se conserva el cenotafio donde estuvo la tumba de Goya. El recinto tiene forma curvada, y en esa curva estuvo la calle de Coupe-Gorge, que significa “corta gargantas”, y era donde enterraban a los guillotinados.

¿Qué más sitios goyescos conoció?

Todas sus casas. En la situada en el número 57 de Cours de L’Intendance está ahora el Instituto Cervantes.

¿Pudieron rodar allí?

Sí, en el tercer piso, donde vivió el pintor. Se conservan la chimenea, los suelos y algunos estucos del siglo XIX. Y las escaleras de piedra por las que Goya se cayó y a raíz de eso enfermó.

Sigamos tras las huellas del pintor.

Hay que visitar también la iglesia de Notre Dame, donde tuvieron lugar sus funerales. Está en la Place du Chapelet. Cerca de la fachada hay una estatua en su honor. Es una copia, esculpida por Mariano Benlliure, de la que está frente al Museo del Prado.

¿Se acercó al río Garona?

Sí, es el que atraviesa la ciudad. Lo crucé para visitar La Société des Vieux Copains, una antigua fábrica reconvertida en centro cultural y de ocio. Es un poco hipster pero me gustó. En la otra orilla del río está la Ciudad del Vino, el museo enológico de Burdeos.

¿Cató el vino de la región?

Por supuesto, probé muchas variedades. En Aux 4 coins du vin, una vinoteca que hay por el centro, tienen un sistema muy particular: cargas un dinero en una tarjeta que te dan y vas probando distintos vinos, eligiendo cada vez la cantidad que quieres.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información