Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMER CRÍTICA i

Bardeni - El Meatbar, un refugio para carnívoros

Steak tartar, entrecot y costillas para compartir en un espacio informal en Barcelona

El restaurante Bardeni - El Meatbar, en Barcelona. Ampliar foto
El restaurante Bardeni - El Meatbar, en Barcelona.
Puntuación: 6
Pan 6,5
Bodega 5,5
Café

6

Ambiente 6
Aseos 6
Servicio 6
Cocina 6
Postres 6

Antes que un restaurante, Bardeni - El Meatbar es un simpático negocio rodeado de restricciones. A la entrada, rotuladas a mano sobre la misma puerta, figuran frases taxativas: “No hacemos reservas. Se ocuparán las mesas cuando estén completas (todos los comensales presentes). Dentro no disponemos de zona de espera. Nuestras normas tienen un porqué. Si su intención es quebrantarlas, le recordamos que ha venido aquí de forma voluntaria y existen otros locales que le ofrecen lo que precisa”.

A Dani Lechuga, cocinero y patrón de la casa, al que avala un sólido bagaje técnico, le mueven los sentimientos tanto como las razones de cocina. Desde que realizó la reforma, hace casi un lustro, en la barra y mesitas de esta casa rige una estudiada informalidad al margen de sus intransigentes normas: las servilletas son de papel, la carta figura escrita a mano sobre las paredes y el servicio, que dirige su esposa, Luisa, juega al desenfado. “Quiero tratar por igual a mis clientes”, afirma. “No admitimos recomendados. Les atendemos a medida que las mesas se llenan”.

Como indica su propio nombre, El Meatbar es un refugio para carnívoros. No en vano, su familia lleva décadas comercializando piezas de vacuno. Tres razas bovinas —black angus, wagyu y charolesa— prestan entidad a algunos de sus platos más importantes. En primer término, el steak tartar cortado a cuchillo, que elabora con solomillo y picaña de black angus y lo adereza con un aliño que respeta la carne; un hito de la casa. No convence de igual modo la costilla de la misma raza en dos cocciones, algo sobrada de grasa. En cambio, convencen el entrecot de charolesa a la salsa café de París y el onglet (entrécula o solomillo del carnicero) con un aderezo incisivo. Piezas que, como todas sus especialidades, se sirven en raciones para compartir.

'Foie mi-cuit' con compota de manzana, uno de los platos de Bardeni - El Meatbar. ampliar foto
'Foie mi-cuit' con compota de manzana, uno de los platos de Bardeni - El Meatbar.

En la lista de entrantes se suceden las opciones. Agradables, aunque poco tersas, las sardinas marinadas con piparras; magnífica la cecina de black angus; graciosos los tomatitos a la vinagreta; correcta la sobrasada casera, y buenas, aunque mejorables, las croquetas. Tampoco hay que perderse el taco-mex de solomillo ni las albóndigas con patatitas, más que aceptables. Ni el milhojas de alcachofas y fuagrás, que aprendió con Sergi Arola.

Al final aguardan postres de inspiración popular como la torrija y la crema catalana, servida en espuma, que resuelve sin alardes. Un lugar de precios razonables, ideal para disfrutar si se aceptan sus reglas.

Bardeni - El Meatbar

  • Dirección: calle de València, 454. Barcelona
  • Teléfono: no tiene, no admite reservas
  • Web: caldeni.com
  • Cierra: domingo y lunes
  • Precio: 30 y 50 euros por persona. Taco-mex de solomillo, 10 euros. Albóndigas con patatitas y romesco, 10 euros. Steak tartar de black angus, 15 euros. Crema catalana, 3 euros.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información