Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DORMIR CRÍTICA i

Font Salada, descanso entre naranjos valencianos

Un hotel con huerto y molino cerca del manantial del parque natural del Marjal de Pego-Oliva

Piscina del hotel Font Salada, en Oliva (Valencia). Ampliar foto
Piscina del hotel Font Salada, en Oliva (Valencia).
Puntuación: 6
Arquitectura 6
Decoración 5
Estado de conservación 7
Confortabilidad habitaciones 5
Aseos 5
Ambiente 6
Desayuno 5
Atención 7
Tranquilidad 7
Instalaciones 6

Para llegar, hay que seguir la flecha de las emanaciones sulfurosas que provienen de la fuente salada que da entrada al parque natural del Marjal de Pego-Oliva, entre Gandía y Dénia. Estas aguas termales, que se mantienen a una temperatura casi constante de 23 grados, son indicadas para las afecciones cutáneas, lo que hace preceptivo observar la tradición de sumergirse en ellas nueve días seguidos. Por comodidad, los bañistas prefieren rondar cerca y salir al alba del hotelito Font Salada que emerge en los terrenos aledaños al manantial, en medio de una deliciosa finca de 4,5 hectáreas repleta de naranjos y jardines oreados por los campos de arroz sembrados en el marjal. A un kilómetro escaso, el mar baña la costa valenciana con su régimen de brisas frescas.

El hotel Font Salada (que reabre para la temporada en abril) se compone de varias edificaciones atravesadas sobre las ringleras frutícolas que organizan la estancia en función de las exigencias agrícolas y los beneficios del turismo rural. El edificio de entrada sirve para el recibimiento de los viajeros entre los muros de una casa de labranza bien reconstruida. Otro fragmentado en cubos mediterráneos alberga cinco únicas habitaciones de aires minimalistas. En el tercero, en lo que fue una antigua alquería, se encuentran el restaurante y otras nueve habitaciones decoradas con sentido campestre. Colores en las paredes que estaban de moda en la década de 1990; lencería estampada con motivos vegetales, muy alegres, y unos cabeceros de forja para recordar a nuestras abuelas. Todo ordenado por el interiorista Manolo Valls, amigo de la familia.

Una de las habitaciones del hotel Font Salada.
Una de las habitaciones del hotel Font Salada.

El resto del predio respira a naranjos con huerto propio ecológico; una granja con pavos reales, patos y gallinas para el servicio de cocina; una cuadra de caballos a disposición de los huéspedes, y una piscina de 145 metros cuadrados. Edificado bajo los mandamientos de la bioconstrucción, el complejo se abastece de electricidad mediante un molino de viento y una pequeña instalación de placas solares. Además, depura sus aguas y las reutiliza para la producción hortofrutícola.

Si bien es cierto que el servicio se resiente en la temporada alta estival, el equipo que gestiona la familia Giner Navarro subsana estas carencias con amabilidad y guante blanco. El próximo salto debería ser contemplar un mayor afinamiento del restaurante.

Font Salada

  • Categoría oficial: 3 estrellas
  • Dirección: carretera Nacional 332, km 210. Oliva (Valencia)
  • Teléfono: 626 30 82 33
  • Web: fontsalada.com
  • Instalaciones: aparcamiento exterior vigilado, jardines, ­piscina, granja de animales, huerto ecológico, biblioteca, salón de estar, bar, restaurante
  • Habitaciones: 9 dobles en edificio principal, 5 dobles en edificio adyacente escalonado
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos
  • Precios: desde 57 euros habitación doble, desayuno e IVA incluidos

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información