Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro ‘souvenir’ es posible

11 tiendas europeas que merecen una visita por cómo son y qué venden

Hay recuerdos más allá de la típica figura de la Torre Eiffel de París o de un imán con la forma de la Sagrada Familia. De Budapest (Hungría) a Berlín (Alemania), proponemos 11 tiendas europeas que merecen una visita por cómo son y qué venden.

La tienda del bar Szimpla Kert, en Budapest.
La tienda del bar Szimpla Kert, en Budapest.

1 Szimpla Design Shop. Budapest (Hungría)

Kazinczy u. 14, Budapest. szimpla.eu

El reino clásico del souvenir en Budapest es la segunda planta del Mercado Central. Allí se concentran decenas de puestos que venden todo tipo de imanes, llaveros, camisetas, gorras, paprika o delicados bordados típicos de Hungría. Pero quienes quieran comprar en un espacio menos obvio, una gran opción es la tienda del bar Szimpla Kert. Igual de caótica que los espacios del que es uno de los ruin bars (bares instalados en espacios en ruina) más famosos de la ciudad, está repleta de objetos, del suelo al techo, con un amplio rango de precios. En el Szimpla Design Shop se encuentra merchandising del local, objetos de diseño, cerámicas con originales dibujos sobre Budapest, pósteres, muñecos de tela de estrellas del rock (de Michael Jackson a Amy Winehouse), antigüedades o lámparas retro. Un paraíso para los amantes de lo vintage y lo kitsch.

2 Queviures Múrria. Barcelona (España)

Carrer de Roger de Llúria, 85, Barcelona. murria.cat

Jamón ibérico, 200 tipos de queso, cava, vino, las clásicas galletas Birba o aceites. Queviures Múrria puede presumir de ser un templo de la gastronomía por los productos que expone cuidadosamente. Fundada en 1898, es además una parada de la ruta modernista de Barcelona por los bellos carteles que adornan su fachada, en la esquina de las calles Roger de Llúria y Valencia. Anuncios realizados en vidrio tintado al fuego típicos de principios del siglo XX, cuyos dibujos reproducen carteles que Ramón Casas diseñó para Anís del Mono o Codorníu. En el interior se multiplican los productos gourmet que acaban en las maletas de los turistas que visitan la tienda, en la que atiende Joan Múrria, con su ayudante Alfons Vallejo, desde hace 50 años.

Algunos de los sombreros de Hats and C.A.T.S., en Oporto (Portugal).
Algunos de los sombreros de Hats and C.A.T.S., en Oporto (Portugal).

3 Hats and C.A.T.S. Oporto (Portugal)

Rua do Infante D. Henrique 117, Oporto. facebook.com/hatsecats

Tiene a sus espaldas el Duero y enfrente la maravillosa iglesia de San Francisco. Hats and C.A.T.S. no es una tienda cualquiera. Es uno de esos lugares a los que se va a mirar y pasear más que a comprar. Más que a los sombreros (hats), hay que prestar atención al segundo apellido (C.A.T.S.), que no son gatos sino “cosmopolitas artículos, tradición y sencillez”. En este local de Oporto se respira gusto en cada esquina, en sus artículos (gorros, bufandas, mantas, bolsos), primando los materiales naturales y básicos. El placer está en su muestrario y mobiliario, del diseñador Paulo Lobo, autor del interiorismo de otros locales singulares de Oporto, como el restaurante Oficina.

Interior de la tienda especializada en trufa Procacci, en Florencia (Italia).
Interior de la tienda especializada en trufa Procacci, en Florencia (Italia).

4 Procacci. Florencia (Italia)

Via de’ Tornabuoni, 64R, Florencia. procacci1885.it

Florencia, vinos y trufa desde 1885”, dice su lema. Galones tiene: Víctor Manuel II la nombró tienda proveedora oficial de la familia real, lo que le dio a su fundador el derecho de incluir el escudo de armas real en su cartel. Patrimonio histórico y artesanal se unen en este local en pleno corazón de Florencia. Merece la pena sentarse en el coqueto establecimiento para probar sus pequeños y jugosos panini al tartufo, como el de trufas y fois gras, o su crema trufada de alcachofas. Y, por qué no, luego comprar como suculento recuerdo alguna de sus especialidades gastronómicas con una base de trufa, recetas con un ingrediente clásico de la Toscana y que Procacci mantiene en secreto.

Mostrador de dulces y chocolates de Schober, en Zúrich (Suiza).
Mostrador de dulces y chocolates de Schober, en Zúrich (Suiza).

5 Conditorei Schober. Zúrich (Suiza)

Napfgasse, 4, Zúrich. conditorei-cafe-schober.ch

El chocolate es una tentación casi irresistible en Suiza. Y opciones para degustarlo y comprarlo en Zúrich hay miles. Están, por ejemplo, los famosos bombones de Sprüngli, marca fundada en 1836 y que cuenta con 14 tiendas en la ciudad (más 5 en su aeropuerto). Para una experiencia más íntima está la Conditorei Schober, en la parte vieja, cuya historia se remonta a 1842. Traspasar su pequeña puerta es entrar en un mundo de fantasía golosa, cuya estética neobarroca se adorna según las estaciones. Al igual que las cajitas que envuelven sus chocolates artesanales. Tras comprar hay que sentarse y tomar un chocolate caliente con nata montada (Schoggi Mélange), acompañado por tarta o bizcocho. No se arrepentirá.

Exposición de los jabones hechos en la fábrica de Wiener Seife, en Viena.
Exposición de los jabones hechos en la fábrica de Wiener Seife, en Viena.

6 Wiener Seife. Viena (Austria)

Fábrica: Hintzerstrasse, 2. Tienda: Herrengasse, 6-8. wienerseife.at

El tercer distrito de Viena esconde un aromático secreto. Wiener Seife fabrica aquí desde 2006 jabones hechos con métodos tradicionales, prensas y maquinaria antigua a la par que manos humanas e ingredientes lo más orgánicos posible. Su filosofía se centra en mantener vivas prácticas que tienen poco hueco en cadenas de producción industriales. Con hasta 70 variedades (rosa alpina, franela, albaricoque, cedro…), los jabones de baño son dominantes, aunque no faltan veganos o para animales, y productos como brochas de afeitar. Venden en la fábrica y en su tienda en el centro de la ciudad. Un souvenir que despertará los recuerdos del viaje cada vez que se use.

Cerámicas con motivos clásicos en The Attic Black Shop, en Atenas.
Cerámicas con motivos clásicos en The Attic Black Shop, en Atenas.

7 The Attic Black Shop. Atenas (Grecia)

Nikis, 50A, Atenas. atticblack.com

Es mucho más que una tienda; es un museo en vivo y un taller de ceramistas de otros tiempos que ofrece reproducciones fidedignas de la denominada cerámica negra, que conoció su apogeo en los talleres atenienses entre los siglos VI y V antes de Cristo. En cualquier museo griego hay objetos representativos de este periodo: de ánforas, copas para libaciones y ritones a muñecas de arcilla y collares de cuentas de cerámica. Esta es la oferta de The Attic Black Shop: la reproducción más fiel que pueda imaginarse de este arte clásico. Su equipo lo forman una decena de expertos, que incluyen una arqueóloga, una conservadora de antigüedades y reputados ceramistas. En el catálogo de esta tienda de Atenas destacan las reproducciones de juguetes, figuritas, vajillas contemporáneas de puro diseño clásico, collares-amuleto y hermosa cerámica decorada.

Escaparate de Illums Bolighus, una tienda de diseño en Copenhague.
Escaparate de Illums Bolighus, una tienda de diseño en Copenhague.

8 Illums Bolighus. Copenhague (Dinamarca)

Amagertorv, 10, Copenhague. illumsbolighus.dk

En el corazón de Copenhague llaman la atención los elegantes escaparates de Illums Bolighus. Fundada en 1925, esta tienda de muebles y diseño danés es una de las más conocidas. En la planta baja se exponen cubiertos, porcelana, manteles y objetos de adorno. En los otros dos pisos se exhiben muebles y ropa de los más talentosos diseñadores del país. Su rico surtido de artículos y su ubicación junto a la famosa calle peatonal Stroget hacen de Illums Bolighus una parada perfecta para los amantes del diseño.

Entrada de Bring France Home, en París.
Entrada de Bring France Home, en París.

9 Bring France Home. París (Francia)

Rue de Birague, 3. París. bringfrancehome.com

Mathilde Bohrmann jura y perjura que el nombre Bring France Home se les ocurrió a ella y a su socia mucho antes de que el presidente Emmanuel Macron pusiera de moda los lemas en inglés. El nombre es lo único no genuinamente francés de esta exquisita tienda de París de souvenirs originales, hechos en Francia por productores pequeños y, aun así, a precios asequibles (lo más caro es una billetera de piel de 90 euros). “Queremos que la gente vuelva a casa con productos de calidad y hechos en Francia. Y que quepan en la maleta”, explica. Situada en el barrio Le Marais, ofrece de la inevitable Torre Eiffel en todos los formatos (hasta en galletitas de perro) a caramelos, jabones, platos decorativos o camisetas originales. Todo très chic.

Teeling Whiskey Distillery, en el distrito Liberties de Dublín (Irlanda).
Teeling Whiskey Distillery, en el distrito Liberties de Dublín (Irlanda).

10 Teeling Distillery. Dublín (Irlanda)

Newmarket, 13-17, Dublín. teelingdistillery.com

Irlanda es tierra de whisky. Teeling Whiskey Distillery abrió en 2015, la primera destilería que se construía en la ciudad de Dublín en 125 años. Pero la familia Teeling no es una recién llegada, sus vínculos con este licor se remontan a 1782. Quienes se acerquen al céntrico distrito de Liberties, conocido como el Golden Triangle por ser el epicentro de la destilación de alcohol en los siglos XVIII y XIX, pueden recorrer las instalaciones para descubrir sus técnicas de elaboración y oler y degustar algunas de sus propuestas de uisce beatha. Como recuerdo, en su tienda uno puede embotellar su propio whisky o (quienes facturan maleta) comprar una botella del Teeling Single Pot Still Batch 1 (55 euros), el primer whisky que se produce en Dublín en casi 50 años. 

Erfinderladen, un local lleno de pequeños inventos en Berlín.
Erfinderladen, un local lleno de pequeños inventos en Berlín.

11 Erfinderladen. Berlín (Alemania)

Lychener Str. 8, Berlín. shop.erfinderladen.com

Un juguete antiestrés en forma de salchicha, una lata de chucrut que sirve para guardar tesoros o un pequeño tronco de árbol imantado que atrapa chapas de botellas. Son algunas de las curiosidades que se pueden comprar en Erfinderladen, la tienda de Berlín en la que pequeños inventores comercializan sus creaciones. Regenta el local Chris Albert, quien muestra una mochila con asas que se encienden para no perderse en la discoteca y un minimonedero vegano, creado por unos berlineses. La tienda está en Prenzlauer Berg, barrio hipster lleno de restaurantes y cafés de todo pelaje.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información