Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Payasos tomando el té

El actor y cómico Pepe Viyuela recuerda su viaja a Gaza con la ONG Payasos sin Fronteras

El actor y cómico Pepe Viyuela. Ampliar foto
El actor y cómico Pepe Viyuela.

Hasta el 10 de marzo estará Pepe Viyuela en el teatro Infanta Isabel de Madrid con El silencio de Elvis, una obra agridulce que reflexiona sobre la enfermedad mental. Su interés por la cooperación le llevó a sumarse a la ONG Payasos sin Fronteras, con la que el actor y cómico ha viajado por todo el mundo alegrando tanto a niños como a adultos. En esta ocasión nos cuenta su viaje a Gaza.

¿Recuerda su primera sensación?

Fue como viajar en el tiempo. Hay que atravesar un túnel larguísimo y al final de él apareces en un lugar con un tráfico caótico, edificios derruidos y sin luz eléctrica.

¿Cómo eran sus días allí?

Estuve 10 días con la ONG actuando en colegios, en hospitales y en la calle, y viviendo de cerca la realidad de la gente. Después de actuar teníamos encuentros para compartir impresiones.

¿Es posible hacer reír sin un idioma común?

Al escenario llevamos espectáculos donde hay gestos, acciones, acrobacia, pero pocas palabras. Llegar al público no depende tanto del país que visites, sino de las circunstancias de la gente con la que vas a trabajar. Por ejemplo, en Irak fuimos a un campamento de refugiados kurdos, y, al bajar de la furgoneta con monociclos y objetos para hacer malabares, los niños salieron corriendo. No interpretaron que era un espectáculo: para ellos eran elementos desconocidos.

¿En Gaza fue más fácil?

Sí, mucho más. Están más acostumbrado a ver teatro y otro tipo de espectáculos.

¿Se sintió cerca culturalmente?

Desde luego, porque son totalmente mediterráneos. Y aprendí algo esencial: que tanto allí como en el Sáhara, el té es un ritual, es mucho más que lo que implica tomarse un café aquí. El té es el hilo que hilvana las relaciones y posibilita las conversaciones. Y la hospitalidad es algo básico en la cultura árabe. Rechazar un té es una descortesía.

Hábleme de los paisajes.

Eran áridos, paisajes muy rotos.

Cómico

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información