Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teatro y alfajores en Buenos Aires

Un paseo por la capital argentina con la actriz Rocío Muñoz-Cobo

Teatro y alfajores en Buenos Aires Ampliar foto

Rocío Muñoz-Cobo ha estado de gira todo el año con la obra de teatro Las bicicletas son para el verano y se la puede ver en Élite, serie española de Netflix. Su amor por la escena la llevó a Buenos Aires, donde pasó un mes estupendo viendo mucho teatro y recorriendo la ciudad argentina.

Se volvería loca con tanto teatro…

Desde luego. Lo disfruté muchísimo. Incluso las obras más comerciales, al verlas allí, me gustaban más. Se nota que tienen mucho nivel. También vi mucho teatro off en locales como Timbre 4, del director Claudio Tolcachir. Y eso que era diciembre y allí con las vacaciones hay menos actividad.

¿Cómo vivió esa Navidad veraniega?

Para mí las Navidades se viven con jersey y gorro pero allí, claro, todo lo contrario: en chanclas y camiseta. Unos amigos nos invitaron a una barbacoa por las fiestas y nos bañamos en la piscina. Totalmente distinto, sin duda.

Hablando de barbacoas en Argentina, ¿es carnívora?

Sí. Mi pareja y yo acabamos probando todo lo que hacían a la parrilla, incluso el chorizo criollo, las mollejas y los chinchulines [intestinos]. A mí en principio no me convencía esto último, pero como lo hacían tan bien a la brasa entraba mejor. Y encontré por fin el corte de carne adecuado para mí: se llama bife mariposa.

¿Cómo era su día a día?

Nos lanzábamos a la calle por la mañana y volvíamos ya de noche. Nuestro barrio era Belgrano R, y un día anduvimos hasta La Boca, a unos 13 kilómetros, ida y vuelta a pie. La gente de allí alucinaba con nuestras caminatas.

¿Cómo era su barrio?

Es muy residencial, de ahí la “R” del nombre. Tenía también palacetes antiguos. Después nos mudamos al barrio de Palermo, en el último piso de una casita. Como allí los árboles son tan inmensos nuestro balcón parecía la selva.

¿Algún ritual que les gustase?

Íbamos cada día a un café distinto. A algunos míticos como el Tortoni o el Dorrego, en San Telmo. Pedíamos nuestro alfajor y café, y pasábamos horas charlando con la gente mayor.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información