Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Dormir CRÍTICA i

El Patio de la Costurera, cuatro habitaciones entre geranios y claveles

Una casa rehabilitada como alojamiento en el barrio del Alcázar Viejo, en Córdoba

Patio del alojamiento El Patio de la Costurera, en Córdoba. Ampliar foto
Patio del alojamiento El Patio de la Costurera, en Córdoba.
Puntuación: 7
Arquitectura 8
Decoración 8
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 6
Ambiente 8
Desayuno
Atención 10
Tranquilidad 8
Instalaciones 6

En el barrio cordobés del Alcázar Viejo, también conocido como de San Basilio, existe un patio con sus pilas y su pozo cuyo origen se pierde en la noche de las plétoras califales. Era tal su abandono que un día, no hace mucho, una vecina de la calle se afanó en su restauración, piedra por piedra, con la idea de acondicionar a su alrededor cuatro dormitorios para hospedar al creciente número de extranjeros que recala en la ciudad. Araceli López, costurera de vocación, se hizo ayudar en el empeño por sus dos hijas, Ara (Araceli) y Meri (Meritxell). Mientras la primera se ocupa de acomodar a los huéspedes en El Patio de la Costurera, la segunda se pierde por la judería en busca de nuevos clientes para sus rutas guiadas por la historia viva de Córdoba, su muralla árabe, sus callejas artesanas, sus tabernas tumultuosas y esos patios prendidos de flores que participan en su célebre concurso anual. Ambos emprendimientos se funden en el proyecto cultural de los Patios de San Basilio.

En la vivienda rescatada por estas tres mujeres, el abrevadero se encontraba en un cubículo a la izquierda de la entrada, frente a la cuadra donde se arreaban los mulos. Atrás se recluía el baño comunal. Todo pavimentado de chinos (guijarros), amurado de cal y abalconado de madera, con una techumbre de teja árabe que atempera el rigor estival. Todo esto ha sido transformado en una vivienda de alquiler turístico. Algunas piezas utilitarias de la familia se exhiben en una zona habilitada como museo de la antigüedad coquinaria y en otra para la venta de productos locales. A veces se organizan frente al portón larguísimas colas que aguardan turno para hacerse dentro un selfie.

Habitación del alojamiento El Patio de la Costurera, en Córdoba. ampliar foto
Habitación del alojamiento El Patio de la Costurera, en Córdoba.

Las habitaciones (Azul, Gris, Terracota, Malaquita) son luminosas, intimistas y en verdad liliputienses. Claro que a los huéspedes les importa un salmorejo que su cuartito sea apretado, tenga una mesa de quita y pon o que el ajuar de baño no sea repuesto con la periodicidad de un hotel convencional. Algo peor es que no se ofrezcan desayunos en la casa, porque obliga a un incómodo desplazamiento en busca de cafetería para el primer resuello del día. Para el resto de colaciones se ofrecen en la misma calle tres locales muy apreciados por su calidad gastronómica, los tres pertenecientes a la misma familia: El Caballo Andaluz, La Viuda y Puerta de Sevilla.

Aunque el sol se despida al anochecer, en Córdoba la luna sigue pintando de color las flores hasta el amanecer.

El Patio de la Costurera

  • Categoría oficial: vivienda de alquiler turístico
  • Dirección: calle de San Basilio, 40. Córdoba
  • Teléfono: 654 53 03 77 (Meritxell) y 646 81 20 47 (Araceli)
  • Web: elpatiodelacosturera.com
  • Instalaciones: patio, fuente, pozo, museo de ollas a presión, museo de artesanía, venta de productos locales
  • Habitaciones: 4 dobles
  • Servicios: no hay habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos
  • Precios: desde 90 euros, IVA incluido; sin desayuno.

RESERVA ONLINE

Todas las habitaciones incluyen: baño privado, aire acondicionado, conexión Wi-fi, televisión de pantalla plana y zona de cocina. 

Valoración media en Booking: 9,1 (265 comentarios).

Desde 60€ en Booking

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información