Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
20 maravillas viajeras que, probablemente, no conoces
20 fotos

20 maravillas viajeras que, probablemente, no conoces

De cráteres volcánicos para asomarse al interior de la tierra a lagos de color rosa chicle, algunos de los lugares más sorprendentes del planeta

  • Estadísticamente, más personas han explora el espacio exterior que el Monumento Nacional Aniakchak, un cráter volcánico desplomado que encierra uno de los territorios más duros de Norteamérica. Los continuos cinturones de nubes que se forman en el furioso mar de Bering invaden el recortado perfil del cráter durante la estación lluviosa, y dan un aspecto fantasmagórico a este mundo perdido de osos gigantes y tundra estéril. Los más aventureros pueden completar la subida ascenso al cráter con un descenso en rafting por las aguas bravas del río Aniakchak, hasta el mar. Necesitarán kayaks plegables, equipo ligero de acampada y mucha valentía. Para llegar hay que volar hasta el pueblecito de Port Heiden y comenzar la marcha de aproximación desde allí.   nps.govania
    1Monumento Nacional Aniakchak (Alaska) Estadísticamente, más personas han explora el espacio exterior que el Monumento Nacional Aniakchak, un cráter volcánico desplomado que encierra uno de los territorios más duros de Norteamérica. Los continuos cinturones de nubes que se forman en el furioso mar de Bering invaden el recortado perfil del cráter durante la estación lluviosa, y dan un aspecto fantasmagórico a este mundo perdido de osos gigantes y tundra estéril. Los más aventureros pueden completar la subida ascenso al cráter con un descenso en rafting por las aguas bravas del río Aniakchak, hasta el mar. Necesitarán kayaks plegables, equipo ligero de acampada y mucha valentía. Para llegar hay que volar hasta el pueblecito de Port Heiden y comenzar la marcha de aproximación desde allí. nps.gov/ania Getty
  • Escondida entre las ardientes montañas de arenisca de Utah encontramos una de las galerías de arte al aire libre y antiguas del mundo: Nine Mile Canyon, un cañón de 46 millas (74 kilómetros) que alberga miles de ancestrales petroglifos tallados por las tribus fremont y ute entre los años 600 y 1300. Las escenas –repartidas por todo el cañón y de fácil acceso por la carretera que lo cruza– muestran desde imágenes bélicas y sacrificios hasta la cría de animales y dinámicas familiares y grupales. Es interesante contemplar los grabados acompañados por un guía local que nos ayude a descifrar la narración visual y el significado de este singular arte rupestre. El cañón propone una maravillosa excursión de un día que requiere llevar comida y agua (no hay tiendas por el camino). Podremos conseguir información de los principales yacimientos de la zona en el centro de visitantes de Carbon County, en Price.  castlecountry.com
    2Nine Mile Canyon (Utah, EE UU) Escondida entre las ardientes montañas de arenisca de Utah encontramos una de las galerías de arte al aire libre y antiguas del mundo: Nine Mile Canyon, un cañón de 46 millas (74 kilómetros) que alberga miles de ancestrales petroglifos tallados por las tribus fremont y ute entre los años 600 y 1300. Las escenas –repartidas por todo el cañón y de fácil acceso por la carretera que lo cruza– muestran desde imágenes bélicas y sacrificios hasta la cría de animales y dinámicas familiares y grupales. Es interesante contemplar los grabados acompañados por un guía local que nos ayude a descifrar la narración visual y el significado de este singular arte rupestre. El cañón propone una maravillosa excursión de un día que requiere llevar comida y agua (no hay tiendas por el camino). Podremos conseguir información de los principales yacimientos de la zona en el centro de visitantes de Carbon County, en Price. castlecountry.com Getty
  • Las puntas de los abetos surgen como lanzas de la superficie del agua en el lugar donde quedó hundido todo un bosque tras un seísmo. El terremoto de Kebin, en 1911, provocó un deslizamiento de tierra en las montañas de Tian Shan, creando un dique natural que acabó formando este lago cristalino de 400 metros y sumergiendo parte del bosque. Se encuentra a 2000 metros de altitud, cerca de la frontera entre Kazajistán y Kirguistán. El bosque hundido, rodeado de aguas color turquesa y de montañas arboladas, le da un aire misterioso a este plácido lugar, y atrae a muchos conductores de la zona. Se puede llegar al lago en coche desde Almaty, a unos 280 kilómetros.
    3Lago Kaindy (Kazajistán) Las puntas de los abetos surgen como lanzas de la superficie del agua en el lugar donde quedó hundido todo un bosque tras un seísmo. El terremoto de Kebin, en 1911, provocó un deslizamiento de tierra en las montañas de Tian Shan, creando un dique natural que acabó formando este lago cristalino de 400 metros y sumergiendo parte del bosque. Se encuentra a 2000 metros de altitud, cerca de la frontera entre Kazajistán y Kirguistán. El bosque hundido, rodeado de aguas color turquesa y de montañas arboladas, le da un aire misterioso a este plácido lugar, y atrae a muchos conductores de la zona. Se puede llegar al lago en coche desde Almaty, a unos 280 kilómetros. Getty
  • No hay muchas cosas que animen a levantarse de la arena en Mauricio, la mole rocosa de Le Morne Brabant (el triste Brabant) parece tan caída del cielo que sí está entre ellas. Además, desde su cima las vistas sobre las aguas color turquesa las hace aún más seductoras. La leyenda sobre su nombre asegura que un grupo de esclavos se lanzaron al vacío desde la cumbre al ver soldados coloniales subiendo por la ladera; creyeron que iban a someterles de nuevo cuando, en realidad, iban a anunciarles que la esclavitud había sido abolida y eran libres. Un sendero asciende por la parte trasera del monolito, y en un par de horas alcanza el mirador somital. Los tramos inferiores del camino atraviesan praderas y bosque primigenio hasta llegar a las primeras rocas escarpadas donde se hace necesaria la ayuda de cuerdas para progresar y el asesoramiento de guías.   trekkingmauritius.com
    4Le Morne Brabant (Mauricio) No hay muchas cosas que animen a levantarse de la arena en Mauricio, la mole rocosa de Le Morne Brabant (el triste Brabant) parece tan caída del cielo que sí está entre ellas. Además, desde su cima las vistas sobre las aguas color turquesa las hace aún más seductoras. La leyenda sobre su nombre asegura que un grupo de esclavos se lanzaron al vacío desde la cumbre al ver soldados coloniales subiendo por la ladera; creyeron que iban a someterles de nuevo cuando, en realidad, iban a anunciarles que la esclavitud había sido abolida y eran libres. Un sendero asciende por la parte trasera del monolito, y en un par de horas alcanza el mirador somital. Los tramos inferiores del camino atraviesan praderas y bosque primigenio hasta llegar a las primeras rocas escarpadas donde se hace necesaria la ayuda de cuerdas para progresar y el asesoramiento de guías. trekkingmauritius.com
  • La duna danesa de Rabjerg Mile –40 metros de altura y cuatro millones de metros cúbicos de arena– se aleja, poco a poco, de su zona protegida, en el norte de Jutlandia, a un ritmo de 15 metros anuales. Durante siglos, ha importunado a los daneses. Entre los siglos XV y XVIII, alejó a la gente de sus hogares. Aún se puede ver la torre de la iglesia (Den Tilsandede Kirke, la iglesia enterrada, en la foto) engullida por las arenas en 1795. En el siglo XIX se aprobó la Ley de la Arena Móvil para que el gobierno danés pudiera comprar tierras cubiertas de arena y estabilizarla plantando árboles. Actualmente ha ganado popularidad entre observadores de aves y excursionistas. Desde Skagen, se puede rodear por el sur por Gamle Landevej, pero hay que hay que informarse previamente ya que hay zonas de arenas movedizas.  visitnordjylland.com
    5La duna de Rabjerg Mile (Skagen, Dinamarca) La duna danesa de Rabjerg Mile –40 metros de altura y cuatro millones de metros cúbicos de arena– se aleja, poco a poco, de su zona protegida, en el norte de Jutlandia, a un ritmo de 15 metros anuales. Durante siglos, ha importunado a los daneses. Entre los siglos XV y XVIII, alejó a la gente de sus hogares. Aún se puede ver la torre de la iglesia (Den Tilsandede Kirke, la iglesia enterrada, en la foto) engullida por las arenas en 1795. En el siglo XIX se aprobó la Ley de la Arena Móvil para que el gobierno danés pudiera comprar tierras cubiertas de arena y estabilizarla plantando árboles. Actualmente ha ganado popularidad entre observadores de aves y excursionistas. Desde Skagen, se puede rodear por el sur por Gamle Landevej, pero hay que hay que informarse previamente ya que hay zonas de arenas movedizas. visitnordjylland.com Getty
  • Para dibujar la isla de Middle, en el casi desconocido archipiélago australiano de La Recherche, hace falta un lápiz rosa. Preferiblemente, color rosa chicle, para representar adecuadamente su accidente más llamativo, el lago Hillier. Los científicos no tienen muy claro por qué es tan rosa, pues las aguas azul intenso del océano Antártico están a solo unos metros. A diferencia de otros lagos de colores, el tono del Hillier no es un reflejo del fondo ni se debe a la acción de bacterias; el agua mantiene su color rosa cuando se embotella. La isla de Middle forma parte de una reserva natural y no se puede visitar, pero el lago Hillier se puede contemplar en una excursión de 2 horas en helicóptero desde Esperance (Australia Occidental).
    6Lago Hillier (Australia) Para dibujar la isla de Middle, en el casi desconocido archipiélago australiano de La Recherche, hace falta un lápiz rosa. Preferiblemente, color rosa chicle, para representar adecuadamente su accidente más llamativo, el lago Hillier. Los científicos no tienen muy claro por qué es tan rosa, pues las aguas azul intenso del océano Antártico están a solo unos metros. A diferencia de otros lagos de colores, el tono del Hillier no es un reflejo del fondo ni se debe a la acción de bacterias; el agua mantiene su color rosa cuando se embotella. La isla de Middle forma parte de una reserva natural y no se puede visitar, pero el lago Hillier se puede contemplar en una excursión de 2 horas en helicóptero desde Esperance (Australia Occidental).
  • El santuario de la Virgen de Las Lajas está encaramado a 100 metros de altura en el cañón del río Guáitara, y se comunica con el otro lado del barranco por un puente. La construcción de este templo católico responde, según la leyenda, a una serie de milagros. Esta cuenta que una mujer india y su hija sordomuda se vieron sorprendidas por una tormenta en 1754 y, al refugiarse, vieron la imagen de la Virgen María en la pared de piedra y, acto seguido, la niña recuperó el habla y el oído. También que un hombre ciego recuperó aquí la vista. Desde entonces, los peregrinos empezaron a acudir en busca de cura y en 1949 la capilla construida en torno a la imagen se convirtió en esta gran iglesia, ubicada a dos kilómetros del pueblo de Ipiales, en la región colombiana de Nariño.
    7Santuario de Las Lajas (Nariño, Colombia) El santuario de la Virgen de Las Lajas está encaramado a 100 metros de altura en el cañón del río Guáitara, y se comunica con el otro lado del barranco por un puente. La construcción de este templo católico responde, según la leyenda, a una serie de milagros. Esta cuenta que una mujer india y su hija sordomuda se vieron sorprendidas por una tormenta en 1754 y, al refugiarse, vieron la imagen de la Virgen María en la pared de piedra y, acto seguido, la niña recuperó el habla y el oído. También que un hombre ciego recuperó aquí la vista. Desde entonces, los peregrinos empezaron a acudir en busca de cura y en 1949 la capilla construida en torno a la imagen se convirtió en esta gran iglesia, ubicada a dos kilómetros del pueblo de Ipiales, en la región colombiana de Nariño. Getty
  • El nombre de esta isla del Pacífico, Christmas Island (Kiritimati), al noroeste de Australia, tiene razón histórica: el capitán Cook recaló en ella el 24 de diciembre de 1777, y en el idioma local, además, Kiritimati tiene una pronunciación parecida a ‘Krismas’. Figura entre los atolones más grandes del mundo, justo encima de la línea del Ecuador, y está lejos de todo. La peculiar toponimia de la isla permite visitar Londres, París, Polonia (Poland) y Banana en un solo día, pues esto son los nombres –prácticos, políticos o personales– de los cuatro primeros asentamientos de la isla. La principal población de la isla, sin embargo, son las aves acuáticas, como los piqueros de Abbott y los charranes. También se puede salir en barca o vadear el agua para pescar, o recorrer el interior con una camioneta, eso sí, viajando siempre con un guía (es fácil perderse y sufrir una insolación). Fiji Airways vuela cada semana a Kiritimati desde Nadi (Fiyi) y Honolulu (Hawái).
    8Isla Navidad (KIRIBATI) El nombre de esta isla del Pacífico, Christmas Island (Kiritimati), al noroeste de Australia, tiene razón histórica: el capitán Cook recaló en ella el 24 de diciembre de 1777, y en el idioma local, además, Kiritimati tiene una pronunciación parecida a ‘Krismas’. Figura entre los atolones más grandes del mundo, justo encima de la línea del Ecuador, y está lejos de todo. La peculiar toponimia de la isla permite visitar Londres, París, Polonia (Poland) y Banana en un solo día, pues esto son los nombres –prácticos, políticos o personales– de los cuatro primeros asentamientos de la isla. La principal población de la isla, sin embargo, son las aves acuáticas, como los piqueros de Abbott y los charranes. También se puede salir en barca o vadear el agua para pescar, o recorrer el interior con una camioneta, eso sí, viajando siempre con un guía (es fácil perderse y sufrir una insolación). Fiji Airways vuela cada semana a Kiritimati desde Nadi (Fiyi) y Honolulu (Hawái). Getty
  • Un solo pelo de Buda evita que esta roca caiga de la cornisa rocosa, o eso dice la tradición. La Roca Dorada, de 7 metros de altura, en lo alto del monte Kyaiktiyo, en el estado Mon, es uno de los lugares más sagrados de Myanmar, y los peregrinos budistas (solo hombres) han ido cubriendo su superficie con pan de oro y han construido una estupa dorada (un santuario budista) en lo alto. La mejor época para visitarla es de noviembre a marzo, época de peregrinaje, entre velas, ofrendas de frutas y cánticos de los monjes. Los peregrinos se quitan las sandalias para emprender la ascensión de 11 kilómetros desde Kinpun. El resto de visitantes sube en camiones que parten camino arriba cuando se llenan. La visita al atardecer es espectacular, pero los camiones dejan de circular al ponerse el sol, así que lo mejor es alojarse en una pensión junto a la pagoda. A Kinpun se llega en autobús desde Rangún en unas cinco horas.
    9Pagoda Kyaiktiyo (Myanmar) Un solo pelo de Buda evita que esta roca caiga de la cornisa rocosa, o eso dice la tradición. La Roca Dorada, de 7 metros de altura, en lo alto del monte Kyaiktiyo, en el estado Mon, es uno de los lugares más sagrados de Myanmar, y los peregrinos budistas (solo hombres) han ido cubriendo su superficie con pan de oro y han construido una estupa dorada (un santuario budista) en lo alto. La mejor época para visitarla es de noviembre a marzo, época de peregrinaje, entre velas, ofrendas de frutas y cánticos de los monjes. Los peregrinos se quitan las sandalias para emprender la ascensión de 11 kilómetros desde Kinpun. El resto de visitantes sube en camiones que parten camino arriba cuando se llenan. La visita al atardecer es espectacular, pero los camiones dejan de circular al ponerse el sol, así que lo mejor es alojarse en una pensión junto a la pagoda. A Kinpun se llega en autobús desde Rangún en unas cinco horas. Getty
  • Han hecho falta millones de años e incontables litros de agua para esculpir las preciosas formaciones rocosas del Vale da Lua (valle de la Luna), que ocupan un kilómetro del curso del río São Miguel, al sru del parque nacional da Chapada dos Veadeiros, en Brasil. Una curiosa sucesión de curvilíneas formaciones rocosas naturales: cuevas, cascadas, piscinas y grietas. Una escultura en constante evolución, y que impregna el paisaje de una sensación lunar, de ahí el nombre. Los visitantes pueden cruzar las piedras a pie, bañarse en sus pozas de roca y vadear algunos tramos del río (con atención a crecidas repentinas potencialmente peligrosas). El valle se encuentra dentro de una propiedad privada, a cuatro kilómetros de São Jorge.
    10Valle de la Luna (Alto Paraíso de Goiás, Brasil) Han hecho falta millones de años e incontables litros de agua para esculpir las preciosas formaciones rocosas del Vale da Lua (valle de la Luna), que ocupan un kilómetro del curso del río São Miguel, al sru del parque nacional da Chapada dos Veadeiros, en Brasil. Una curiosa sucesión de curvilíneas formaciones rocosas naturales: cuevas, cascadas, piscinas y grietas. Una escultura en constante evolución, y que impregna el paisaje de una sensación lunar, de ahí el nombre. Los visitantes pueden cruzar las piedras a pie, bañarse en sus pozas de roca y vadear algunos tramos del río (con atención a crecidas repentinas potencialmente peligrosas). El valle se encuentra dentro de una propiedad privada, a cuatro kilómetros de São Jorge. Getty
  • En las profundidades del bosque del parque nacional de Whanganui hay un puente de hormigón. Se construyó en 1936 para proporcionar acceso al remoto valle de Mangapurua, donde los soldados que habían regresado de la I Guerra Mundial habían instalado granjas en medio de los bosques. Pero el proyecto acabó siendo una decepción: tras años de bregar en un terreno pobre, la crisis económica de la década de 1920 provocó que las últimas familias de granjeros abandonasen el asentamiento y, en poco tiempo, la jungla invadió el lugar, borrando cualquier rastro de presencia humana, exceptuando el puente que llevaba al valle de sus sueños. De Pipiriki salen lanchas al embarcadero de Mangapurua, en el río Whanganui, de donde hay 40 minutos a pie hasta el puente.
    11Parque nacional de Whanganui (Nueva Zelanda) En las profundidades del bosque del parque nacional de Whanganui hay un puente de hormigón. Se construyó en 1936 para proporcionar acceso al remoto valle de Mangapurua, donde los soldados que habían regresado de la I Guerra Mundial habían instalado granjas en medio de los bosques. Pero el proyecto acabó siendo una decepción: tras años de bregar en un terreno pobre, la crisis económica de la década de 1920 provocó que las últimas familias de granjeros abandonasen el asentamiento y, en poco tiempo, la jungla invadió el lugar, borrando cualquier rastro de presencia humana, exceptuando el puente que llevaba al valle de sus sueños. De Pipiriki salen lanchas al embarcadero de Mangapurua, en el río Whanganui, de donde hay 40 minutos a pie hasta el puente. Getty
  • Con su fondo de montañas y riberas arboladas, el lago de Reschensee es una estampa natural intacta, a excepción de la torre que brota de sus aguas. Ubicado en la región italiana del sur del Tirol, el lago fue creado artificialmente al construirse una presa en 1950. Además de un área de cinco kilómetros, de campos y decenas de hogares, también quedo sumergida una iglesia del siglo XIV, de la que ahora sobresale el campanario. En pleno invierno, se puede andar sobre el lago helado hasta tocar la torre. El Reschensee está próximo a la frontera italiana con Suiza y Austria, y se visita desde los tres países.  suedtirolerland.it
    12Lago Reschensee (Sur del Tirol, Italia). Con su fondo de montañas y riberas arboladas, el lago de Reschensee es una estampa natural intacta, a excepción de la torre que brota de sus aguas. Ubicado en la región italiana del sur del Tirol, el lago fue creado artificialmente al construirse una presa en 1950. Además de un área de cinco kilómetros, de campos y decenas de hogares, también quedo sumergida una iglesia del siglo XIV, de la que ahora sobresale el campanario. En pleno invierno, se puede andar sobre el lago helado hasta tocar la torre. El Reschensee está próximo a la frontera italiana con Suiza y Austria, y se visita desde los tres países. suedtirolerland.it Getty
  • La península de Kamchatka, en el extremo oriental de Rusia, es un lugar donde la furia del magma de la tierra nunca queda lejos de la superficie. El valle de los Géiseres, de 6 kilómetros de longitud, se alimenta de los 250º C del estratovolcán Kijpinich. Más de 100 fuentes termales y géiseres disparan vapor al aire gélido de la reserva natural Kronotsky, tan remota que sus maravillas geológicas no se exploraron a fondo hasta la década de 1970. Uno de los descubrimientos más impresionantes fue el valle de la Muerte, un desfiladero en el que se acumulan gases volcánicos en una concentración tal que matan a cualquier animal que se acerque. El valle de los Géiseres se puede visitar en helicóptero. Desde Moscú hay vuelos al aeropuerto más cercano, Petropavlovsk-Kamchatsky.   travelkamchatka.com
    13Valle de los Géiseres (Península de Kamchatka, Rusia) La península de Kamchatka, en el extremo oriental de Rusia, es un lugar donde la furia del magma de la tierra nunca queda lejos de la superficie. El valle de los Géiseres, de 6 kilómetros de longitud, se alimenta de los 250º C del estratovolcán Kijpinich. Más de 100 fuentes termales y géiseres disparan vapor al aire gélido de la reserva natural Kronotsky, tan remota que sus maravillas geológicas no se exploraron a fondo hasta la década de 1970. Uno de los descubrimientos más impresionantes fue el valle de la Muerte, un desfiladero en el que se acumulan gases volcánicos en una concentración tal que matan a cualquier animal que se acerque. El valle de los Géiseres se puede visitar en helicóptero. Desde Moscú hay vuelos al aeropuerto más cercano, Petropavlovsk-Kamchatsky. travelkamchatka.com Getty
  • A primera vista parecen un espejismo, pero el parque nacional dos Lençóis Maranhenses, no tiene nada de fantasía óptica. Situado en el estado nororiental de Maranhão, forma un paisaje de envolventes dunas blancas intercaladas por irresistibles lagunas cerúleas que solo están entre marzo y septiembre. Desde el aire, parecen onduladas sábanas (lençóis en portugués) tendidas a ras de suelo en todas direcciones. A los Lençóis Maranhenses se puede ir desde el pueblo cercano de Barreirinhas, a 5 horas en coche desde la ciudad de São Luís, desde donde salen circuitos en todoterrenos que suelen acercarse a algunas de las lagunas más grandes del parque: Lagoa Azul y Lagoa Bonita.
    14Parque Nacional dos Lençóis Maranhenses (Brasil) A primera vista parecen un espejismo, pero el parque nacional dos Lençóis Maranhenses, no tiene nada de fantasía óptica. Situado en el estado nororiental de Maranhão, forma un paisaje de envolventes dunas blancas intercaladas por irresistibles lagunas cerúleas que solo están entre marzo y septiembre. Desde el aire, parecen onduladas sábanas (lençóis en portugués) tendidas a ras de suelo en todas direcciones. A los Lençóis Maranhenses se puede ir desde el pueblo cercano de Barreirinhas, a 5 horas en coche desde la ciudad de São Luís, desde donde salen circuitos en todoterrenos que suelen acercarse a algunas de las lagunas más grandes del parque: Lagoa Azul y Lagoa Bonita.
  • La isla Decepción brilla con luz propia en el remoto archipiélago de las islas Shetland del Sur, en el extremo norte de la Antártida, con un puerto secreto ocupa el cráter de un volcán. Se puede entrar por la estrecha boca de la bahía rodeada por playas de arena negra y laderas nevadas, heladas y cubiertas de ceniza donde se refugian colonias de pingüinos barbijos. Se puede indagar en el pasado industrial de la isla en su abandonada estación ballenera, destruida en parte por una erupción. Y, por supuesto, hay que llevarse el bañador para nadar en las cálidas corrientes geotermales de la isla. Se puede llegar a la isla Decepción en los cruceros por la Antártida que salen desde el sur de Argentina.  deceptionisland.aq
    15Isla Decepción (Antártida) La isla Decepción brilla con luz propia en el remoto archipiélago de las islas Shetland del Sur, en el extremo norte de la Antártida, con un puerto secreto ocupa el cráter de un volcán. Se puede entrar por la estrecha boca de la bahía rodeada por playas de arena negra y laderas nevadas, heladas y cubiertas de ceniza donde se refugian colonias de pingüinos barbijos. Se puede indagar en el pasado industrial de la isla en su abandonada estación ballenera, destruida en parte por una erupción. Y, por supuesto, hay que llevarse el bañador para nadar en las cálidas corrientes geotermales de la isla. Se puede llegar a la isla Decepción en los cruceros por la Antártida que salen desde el sur de Argentina. deceptionisland.aq Getty
  • En esta aldea de pescadores, hogar de los últimos miembros de la tribu alacalufe, y con 176 habitantes según el último censo, se encuentra en uno de los lugares más aislados del planeta, al que solo se puede llegar por mar. Además, el transporte público no siempre es directo: una compañía local de ferris (Navimag) conecta el pueblo con Puerto Montt y Puerto Natales, mediante un recorrido de cuatro días por los fiordos circundantes. Pero al llegar a Villa Puerto Edén, en la costa oriental de la enorme isla Wellington, todo cobra sentido. Casas y cabañas rudimentarias pintadas de alegres colores y encaradas al frente marítimo, escoltadas por las cumbres del parque nacional Bernardo O’Higgins, con nieves perpetuas.  navimag.com
    16Villa Puerto Edén (Isla Wellington, Chile) En esta aldea de pescadores, hogar de los últimos miembros de la tribu alacalufe, y con 176 habitantes según el último censo, se encuentra en uno de los lugares más aislados del planeta, al que solo se puede llegar por mar. Además, el transporte público no siempre es directo: una compañía local de ferris (Navimag) conecta el pueblo con Puerto Montt y Puerto Natales, mediante un recorrido de cuatro días por los fiordos circundantes. Pero al llegar a Villa Puerto Edén, en la costa oriental de la enorme isla Wellington, todo cobra sentido. Casas y cabañas rudimentarias pintadas de alegres colores y encaradas al frente marítimo, escoltadas por las cumbres del parque nacional Bernardo O’Higgins, con nieves perpetuas. navimag.com
  • En una zona remota del montañoso Valle Sagrado de los Incas, cerca de Cuzco, encontramos estos anfiteatros de anillos concéntricos en terrazas cuya finalidad aún desconocen los científicos. Su diseño, profundidad, variedad de tamaño y posición en relación al sol y al viento parecen indicar que fueron centros de investigación agrícola. Cada terraza tiene unas condiciones climáticas distintas (microclimas), una por cada tipo de cultivo que plantaban los incas. Con una variación de 15ºC entre el bancal superior y el inferior, y muestras de suelo traídas desde diferentes lugares, es probable que los incas investigaran en este laboratorio agrícola las condiciones óptimas para cada cultivo. Se puede ir a Moray (en taxi) desde Maras, ubicado a cinco kilómetros, o en un circuito guiado desde Cuzco.
    17Anfiteatros de Moray (Perú) En una zona remota del montañoso Valle Sagrado de los Incas, cerca de Cuzco, encontramos estos anfiteatros de anillos concéntricos en terrazas cuya finalidad aún desconocen los científicos. Su diseño, profundidad, variedad de tamaño y posición en relación al sol y al viento parecen indicar que fueron centros de investigación agrícola. Cada terraza tiene unas condiciones climáticas distintas (microclimas), una por cada tipo de cultivo que plantaban los incas. Con una variación de 15ºC entre el bancal superior y el inferior, y muestras de suelo traídas desde diferentes lugares, es probable que los incas investigaran en este laboratorio agrícola las condiciones óptimas para cada cultivo. Se puede ir a Moray (en taxi) desde Maras, ubicado a cinco kilómetros, o en un circuito guiado desde Cuzco. Getty
  • Le Lac Rose (el Lago Rosa), a solo 30 kilómetros al noreste de Dakar, hace honor a su nombre. En un día caluroso y soleado de la estación seca, este reluciente lago recuerda un paisaje de Marte. El alto nivel de salinidad del lago favorece la reproducción de la Dunaliella salina, microalgas que fabrican un pigmento rojo para absorber la luz del sol y tiñen las aguas de dichas tonalidades. Los bañistas flotan con facilidad en las aguas hipersalinas del Lac Rose. Quien no quiera bañarse puede alquilar una barca de madera y remar por el lago. Las pensiones cercanas ofrecen un bonito marco para pasar la noche, y organizan paseos a caballo y otras excursiones por el lago. La mejor época para visitarlo es de noviembre a mayo.
    18Lago Rosa (Senegal) Le Lac Rose (el Lago Rosa), a solo 30 kilómetros al noreste de Dakar, hace honor a su nombre. En un día caluroso y soleado de la estación seca, este reluciente lago recuerda un paisaje de Marte. El alto nivel de salinidad del lago favorece la reproducción de la Dunaliella salina, microalgas que fabrican un pigmento rojo para absorber la luz del sol y tiñen las aguas de dichas tonalidades. Los bañistas flotan con facilidad en las aguas hipersalinas del Lac Rose. Quien no quiera bañarse puede alquilar una barca de madera y remar por el lago. Las pensiones cercanas ofrecen un bonito marco para pasar la noche, y organizan paseos a caballo y otras excursiones por el lago. La mejor época para visitarlo es de noviembre a mayo. Getty
  • Las escaleras de caracol de estas torres representan un viaje de la muerte a la reencarnación. Hay pistas de alquimia desconocida repartidas por la finca de la Quinta da Regaleira (protegida por la Unesco), con una llamativa mezcla de estilos arquitectónicos y ostentosos jardines. Debajo de esta fastuosa residencia, encargada por el magnate del café António Carvalho Monteiro, se esconden dos pozos en los que no hay agua, y que acogieron antaño para ritos iniciáticos masónicos. Uno tiene nueve niveles que representan los nueve círculos del Cielo y el Infierno de Dante, a lo largo de sus 27 metros de altura. El otro tiene una escalera recta –con escalones numerados según los principios masónicos– que baja hasta una cruz templaria. La Quinta da Regaleira, en Sintra, a unos 30 kilómetros de Lisboa, abre a diario.  regaleira.pt
    19Quinta da Regaleira (Sintra, Portugal) Las escaleras de caracol de estas torres representan un viaje de la muerte a la reencarnación. Hay pistas de alquimia desconocida repartidas por la finca de la Quinta da Regaleira (protegida por la Unesco), con una llamativa mezcla de estilos arquitectónicos y ostentosos jardines. Debajo de esta fastuosa residencia, encargada por el magnate del café António Carvalho Monteiro, se esconden dos pozos en los que no hay agua, y que acogieron antaño para ritos iniciáticos masónicos. Uno tiene nueve niveles que representan los nueve círculos del Cielo y el Infierno de Dante, a lo largo de sus 27 metros de altura. El otro tiene una escalera recta –con escalones numerados según los principios masónicos– que baja hasta una cruz templaria. La Quinta da Regaleira, en Sintra, a unos 30 kilómetros de Lisboa, abre a diario. regaleira.pt Getty
  • Con vistas a la cascada del mismo nombre, de 157 metros de caída, este hotel-museo (en la imagen, arriba a la derecha), ubicado a 32 kilómetros al suroeste de Bogotá, se inauguró en 1923 como mansión afrancesada 'fin de siècle', diseñada por el arquitecto Carlos Arturo Tapias. Durante años atrajo a la flor y nata de la sociedad bogotana e incluso un proyecto de ampliación la iba a convertir, en la década de 1950, en un gran complejo hotelero. Pero el plan quedó archivado y la creciente contaminación del río Bogotá redujo la afluencia de turistas. A principios de los años noventa el hotel quedó abandonado y se ganó la fama de casa encantada (por cierta afluencia de suicidas), hasta que ha sido restaurada gracias un proyecto conjunto del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia y la Fundación Ecológica el Porvenir. En 2013, se transformó en un museo de la biodiversidad y la cultura, que se puede visitar en una escapada de un día desde Bogotá.
    20Salto de San Antonio de Tequendama (Colombia) Con vistas a la cascada del mismo nombre, de 157 metros de caída, este hotel-museo (en la imagen, arriba a la derecha), ubicado a 32 kilómetros al suroeste de Bogotá, se inauguró en 1923 como mansión afrancesada 'fin de siècle', diseñada por el arquitecto Carlos Arturo Tapias. Durante años atrajo a la flor y nata de la sociedad bogotana e incluso un proyecto de ampliación la iba a convertir, en la década de 1950, en un gran complejo hotelero. Pero el plan quedó archivado y la creciente contaminación del río Bogotá redujo la afluencia de turistas. A principios de los años noventa el hotel quedó abandonado y se ganó la fama de casa encantada (por cierta afluencia de suicidas), hasta que ha sido restaurada gracias un proyecto conjunto del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia y la Fundación Ecológica el Porvenir. En 2013, se transformó en un museo de la biodiversidad y la cultura, que se puede visitar en una escapada de un día desde Bogotá. Getty