Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Surf, ‘pintxos’ y cine en Gros

Del Kursaal y la playa de la Zurriola a las tascas de la calle Peña y Goñi, ruta por el barrio que acoge el festival de cine de San Sebastián

La barra de Topa Sukaldería, restaurante de Andoni Luis Aduriz en el barrio de Gros de San Sebstián. Ampliar foto
La barra de Topa Sukaldería, restaurante de Andoni Luis Aduriz en el barrio de Gros de San Sebstián.

Al este de San Sebastián se asienta el barrio de Gros, una zona noble y serena conocida por el deambular de surferos por la popular playa de la Zurriola y los aledaños. Estos días la zona se agita además con el Festival Internacional de Cine, que desde hoy y hasta el 29 de septiembre convoca en su 66ª edición a la industria cinematográfica, incondicionales del séptimo arte y curiosos. Donosti entera es una ciudad entregada a la buena vida, y Gros, un buen lugar para el tapeo.

Surf, ‘pintxos’ y cine en Gros ampliar foto

Espacios de película

Iniciamos el recorrido en el Auditorio Kursaal (avenida de la Zurriola, 1), sede del festival de cine. El arquitecto navarro Rafael Moneo lo proyectó y lo encajó entre la desembocadura del río Urumea y el brumoso mar Cantábrico. Se inauguró en junio de 1999, justamente sobre la playa de la Zurriola. De noche, las estructuras de vidrios translúcidos de los cubos diseñados por el premio Pritzker se encienden generando una imagen ya icónica. Barrio adentro se encuentran dos sedes más del festival: el esquinazo de la Sede Keler (paseo de Ramón María Lili, 2) y los cines Trueba (Secundino Esnaola, 2), con dos salas para proyecciones de películas indies.

La tienda Pukas Surf Shop, en San Sebastián. ampliar foto
La tienda Pukas Surf Shop, en San Sebastián.

Tablas y más

Dejamos atrás la playa, un largo arenal con un moderno espigón de piedras para conducir las mareas, no sin antes echar en falta la rústica caseta de una firma de surf que era parte inevitable del paisaje. Sobre la avenida principal y playera queda la tienda Pukas Surf (avenida de la Zurriola, 24), que además es escuela. También se asientan aquí la tienda Hawaii Donostia (en el número 20) y la pionera Marujo Surf Shop (en el 22). Enfrente, Indie Basque Surfing (en las galerías del Kursaal), y en segunda línea de playa, Bluemotion Surf (Ramón y Cajal, 1) y Zurriola Surf Eskola (Usandizaga, 14), donde Xabier Aramendi, donostiarra y surfero de 35 años, lo tiene claro: “Gros está en auge. Bares y surf son siempre una buena opción”.

Pistas gastronómicas

A la hora de comer, nos acercamos a las tascas o jatetxeas de la calle de Peña y Goñi, donde tentadores ­pintxos se aglomeran en las barras. Lobo (Peña y Goñi, 6) propone los de queso de cabra, jamón y frambuesa; o de atún rojo y brandada de bacalao. También hay txacas al whisky, y se puede probar el clásico de txangurro. Similar estampa se repite en las cercanas Bodega Donostiarra (Peña y Goñi, 13), Ramuntxo Berri (en el número 10) o La Notaría (en el 11). Conviene no abandonar la calle sin probar los mejillones al vapor de Le Comidare (en el 4).

Ceviche de bonito en Topa Sukaldería, en la calle Agirre Miramon.
Ceviche de bonito en Topa Sukaldería, en la calle Agirre Miramon.

Si buscamos ricos pescados, un sitio recomendable es Topa Sukaldería (Agirre Miramon, 7), el local que abrió en 2017 el estrellado chef Andoni Luis Aduriz. Sirven tiraditos y ceviches, pero también rosbif con salsa macha y txoripan de chistorra o los tacotalos al pastor vasco.

Proseguimos la ruta hacia el monte Ulía, entre avenidas residenciales, fruto de la remodelación urbanística del siglo XIX que bautizó el barrio: el ensanche de Tomás Gros. En honor al arquitecto quedó una calle y, en el número 2 de esta, el Café Bar Tomás Gros. A 200 metros, Tedone (Corta, 10) es un restaurante ecológico.

El epicentro de Gros es la plaza de Cataluña y su gótica parroquia de San Ignacio de Loyola (Zabaleta, 18), con vidrieras francesas de Maumejean. En la placita anexa de Biteri, Abaceria Balanzategui tienta con jamón extremeño. También hay tentaciones dulces, como la bomba de crema de Casa Aramendia (Usandizaga, 8) o el rascacielos de hojaldre de la panadería de Gros Marquet (Secundino Esnaola, 8).

Una tortilla muy genuina espera en el Bar Zabaleta (Zabaleta, 51) y pintxos excelentes en el Bergara (General Artetxe, 8). Los vermús entran mejor con gildas en el vecino Bar Roberto (en el número 2). Más allá, los jueves hay pintxopote (pincho gratis con la copa) en locales como el Viura (Gran Vía, 12).

Bao del restaurante Ekeko, en San Sebastián ampliar foto
Bao del restaurante Ekeko, en San Sebastián

De nuevo cerca de la Zurriola, el limeño Chesko Salas ha puesto una sandwichería con la cocina peruana como inspiración: Ekeko (avenida de la Zurriola, 18), con una carta con croquetas de ají de gallina, hamburguesas de quinua y baos de hongo shitake. Comparte local con la panadería The Loaf, que sirve brownies y cafés de especialidad. Toques exóticos en un barrio donde reinan los sabores autóctonos.

Más información