Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Rutas Urbanas

N17, el código cervecero de Londres

De Beavertown a Redemption, ruta por las microcervecerías artesanas que han convertido el barrio industrial de Tottenham en una zona de ocio

El bar Pressure Drop, en el Lockwood Industrial Park de Tottenham (Londres). Ampliar foto
El bar Pressure Drop, en el Lockwood Industrial Park de Tottenham (Londres).

Cada vez más personas visitan los polígonos industriales del distrito londinense de Tottenham. ¿Por qué acuden a esta zona que parece todo menos un destino de ocio? Entre almacenes de comida al por mayor, centros de construcción, garajes, palés y furgonetas de reparto, se visitan las microcervecerías de este barrio al norte de Londres. Estas fábricas abren sus puertas cada sábado para aquellos que buscan nuevos sabores alejados de la tradicional cerveza rubia.

La creatividad, la experimentación y la pasión son las principales bazas de unos emprendedores que intentan encontrar un espacio entre las tradicionales marcas. Redemption fue la primera en instalarse en Tottenham, en 2010. Desde entonces otras han seguido la estela, convirtiendo el código postal N17 en una de las zonas cerveceras más originales de Londres. El boca a boca hace que los curiosos aumenten cada fin de semana y ya son muchos los que se dedican a hacer esta ruta polígono-cerveza.

Pressure Drop ofrece cada sábado 10 tipos de cerveza artesanal en su bar en el Lockwood Industrial Park

Beavertown

“No podemos competir en precio con las productoras industriales, pero sí en calidad y en sabor”, explica Chris Lewington, maestro cervecero de Beavertown. Y añade: “Durante más de 20 años se ha consumido cerveza rubia de barata producción. Es la vieja escuela y es difícil cambiar esa visión”. Pero las nuevas generaciones están innovando para consolidar su sello particular y un producto que cale en los consumidores.

Logan Plant ideó Beavertown en la cocina de un restaurante y tras su paso por Hackney Wick (un barrio al este de la capital británica), finalmente se asentó en Tottenham en 2014. En la actualidad su fábrica en Lockwood Industrial Park es uno de los grandes atractivos de la zona, y las calaveras, marca distintiva de su imagen, ya toman terreno en los pubs independientes de Londres. Aquí, en Tottenham, sus creaciones también se pueden degustar en carpas y puestos de comida callejera que instalan al aire libre si el tiempo acompaña para el disfrute de un plan de sábado acompañado de buena cerveza. La afluencia de público en busca de su icónica pale ale Gamma Ray (cerveza obtenida mediante fermentación templada empleando principalmente malta clara) o la Lupuloid (una indian pale ale, un estilo de cerveza de tradición inglesa con un alto nivel del alcohol y de lúpulo) beneficia también al resto de microcervecerías de la zona en una competencia saludable.

La fábrica de Redemption utiliza el agua de los embalses de Lea Valley, al norte de la capital británica

Pressure Drop

Muchos de los que llegan a Beavertown descubren también Pressure Drop, cervecera situada en el mismo parque industrial (Lockwood Industrial Park). Sus artífices, Ben Freeman, Graham O’Brien y Sam Smith, ya barruntaban la idea de hacer una producción a pequeña escala cuando producían esta bebida en una caseta de jardín. Pero dejó de ser un pasatiempo hasta que el proyecto acabó por convertirse en el trabajo principal de sus socios. Abierta desde el pasado verano, Pressure Drop ofrece hasta 10 variedades de cervezas artesanales cada sábado en su bar. “Rellenamos el hueco que las grandes marcas dejan. Hacemos cervezas de alta calidad, nos podemos permitir lotes más pequeños y ediciones especiales, por lo que mantenemos a nuestros clientes entusiasmados”, dice Freeman mientras bebe una Pale Fire, una de las protagonistas de su carta.

Brewheadz

Atrevimiento y buen rollo son las señas de identidad de Brewheadz, una pequeña fábrica convertida en otra de las paradas esenciales en este itinerario cervecero del norte de Londres. Cuatro amigos de la localidad italiana de Fondi se iniciaron en el sector en el piso de 42 metros cuadrados que compartían. Todo de forma muy amateur, hasta que descubrieron que tenían un buen producto entre manos. “Mejoramos la receta hasta que vimos que podíamos comenzar el sueño”, dice Stefano Rotunno, uno de sus fundadores. Brewheadz, en Rosebery Industrial Park, invita a probar unas cervezas con personalidad. Su Kitchen Porter ha sido recientemente galardonada, mientras que S’our Gym es refrescante y ácida, perfecta en los últimos coletazos del verano. “Es una pasión y no queremos crecer a costa de la calidad”, dice Rotunno.

Jaega Wise, maestra cervecera de Wild Card Brewery. ampliar foto
Jaega Wise, maestra cervecera de Wild Card Brewery.

Redemption

Próxima a la estación de Northumberland Park está Redemption. Su fundador, Andy Moffat, utiliza el agua de los embalses locales de Lea Valley para sus cervezas artesanales. Hay espacio para la experimentación en esta cervecera, como demuestra su nueva indian pale ale 46 Degrees North. “Buscamos nuevos retos”, explica el cervecero Alistair, que ve en las microcervecerías una oportunidad para reunirse con los amigos y crear comunidad. Aunque en este caso hay que ser paciente: su bar, punto de encuentro para los aficionados del Tottenham por la cercanía con el estadio de fútbol White Hart Lane, se encuentra en fase de remodelación y esperan poder abrirlo tras el verano.

Otras opciones

Otras cervecerías de Tottenham son Five Miles, Bohem o Wild Card Brewery. Todas ofrecen un plan para sumarse al efervescente mercado de la cerveza artesana y continúan con el modelo iniciado por Evin O’Riordain con The Kernel, en el barrio londinense de Bermondsey. “La gente quiere saber de dónde viene la cerveza y quiénes la elaboran”, apunta Chris Lewington.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información