Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Música y pintas en Galway

La dibujante Inma Serrano se trajo de su viaje a la ciudad irlandesa un cuaderno lleno de coloridas ilustraciones

Su nuevo libro de dibujos será una ruta personal por su ciudad, Sevilla (lo publicará la editorial Gustavo Gili en primavera), pero los cuadernos de dibujo de Inma Serrano están llenos de escenas captadas en países diversos, como las de su viaje a Galway, en Irlanda.

¿Qué le llevó allí y cuándo?

Fue justo hace un año, en verano de 2017. Una ilustradora local organizó un taller de dibujo urbano y nos llamó a varios colegas para que lo impartiéramos.

¿Galway responde a la idea que tenemos de Irlanda?

Sí, especialmente en una zona de fiordos que hay cerca: el paisaje es todo verde y el mar choca contra unos acantilados. A solo 10 o 15 kilómetros de Galway ya hay playa.

¿Encontró lugares dibujables?

Sí. Uno de los talleres lo hicimos en el mercado callejero, junto a una iglesia antigua. Había puestos de comida y artesanía, y también vendían esos abrigos de lana que hacen a las teteras para que no se enfríe el té, la tea cosy. Allí hice muchos dibujos de gente.

¿Demasiados cielos grises?

Llovió dos días de los cinco que estuvimos, pero es lo normal. De todas formas, hay muchos colores, por ejemplo en los marcos de las ventanas y las puertas de las casas. Los dibujos que hice son muy coloridos.

¿Se come rico en Galway?

Bastante bien. Casi siempre comí en el mercado: bocadillos de pan de pita con un montón de cosas dentro. Aunque el día de la toma de la Bastilla, el 14 de julio, cenamos en el restaurante francés Rouge. Había un piano y la gente salía a cantar muy animada.

Música irlandesa escucharía…

Muchísima. Hay grupos que van allí a tocar expresamente desde otros lugares de Irlanda. Al cruzar el río había un pub fantástico, en una zona sin turistas. Allí se reunían un montón de señores mayores a tocar música irlandesa con violines, flautas, acordeones.

¿Se tomó alguna cerveza?

Todos los días terminábamos en un pub llamado The King’s Head con nuestra Guinness. Si pides un tamaño menor que una pinta te miran raro.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información