Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Magníficos espetos a pie de playa en Marbella

El restaurante La Milla destaca por la calidad de pescados y mariscos, las frituras y sus demandados arroces

Restaurante La Milla, en Marbella.
Restaurante La Milla, en Marbella.

Antes que un chiringuito, La Milla es un sólido restaurante que trabaja al lado de la playa de marzo a noviembre. Lo inauguraron César Morales y Luis Miguel Menor en mayo de 2015, y en tan solo tres años se ha convertido en uno de los lugares más interesantes de Marbella.

Puntuación: 7,5
Pan 4
Bodega 7,5
Café 8
Ambiente 6,5
Aseos 6
Servicio 6,5
Cocina 8
Postres 5

Si algo orienta su actividad es la intransigente actitud que ambos demuestran en la selección de su despensa. Pescados y mariscos de calidad óptima por los que pujan en las lonjas andaluzas, aparte de algunos que reciben de Galicia y de Francia, de donde proceden sus yodadas ostras creuses atlánticas. De entrada, sin embargo, la carta desorienta. A la vista un interminable listado de sopas frías, ensaladas, arroces, pescados, mariscos, frituras, espetos, carnes al horno o la brasa, y hasta hamburguesas, pizzas, y platos de pasta convencionales, en puro alarde de desmesura. No hay que equivocarse, sus auténticos tesoros figuran en la hoja anexa de la carta, en la que se detallan las sugerencias del día, apoteosis de proteínas marinas que fluctúan con frecuencia. Cada pescado o marisco con preparaciones concretas: los moluscos (ostras, escupiñas o berberechos) crudos; las navajas a la plancha con lascas de jamón ibérico, dúo poco convincente; los carabineros se sirven abiertos y asados en el horno, especialidad memorable, y las quisquillas de Motril, crudas, cocidas y a la plancha, son una gran trilogía.

Tres apartados integran el tronco de los platos más demandados. En primer término, sus arroces, secos o caldosos, incluidos el de carabineros, el negro y el ibérico como estrella. Son magníficas sus frituras de pescados y de mariscos, realizadas en aceites limpios, bien sean de tallas pequeñas (chopitos; boquerones) o de grandes piezas (urtas; brecas; besugos) que se presentan enteras con los lomos troceados en porciones y sus espinas y la cabeza curruscantes. Quedan para el final sus famosos espetos, estandarte de La Milla, técnica de asado que maneja el maestro Juan Miranda, y que, más allá de las sardinas, emplean para asar con soberbios resultados rodaballos enteros, lubinas y besugos, aparte de carabineros y langostinos o lo que se tercie. Un hito de esta casa.

Espetos de sardinas del restaurante La Milla.
Espetos de sardinas del restaurante La Milla.

En plena vorágine del verano, cuando el lugar soporta presiones notables, sorprende que la cocina y el servicio de sala mantengan la compostura con una regularidad infrecuente. Desmerecen el pan y los postres, rutinarios, solo para salir del paso. Por el contrario, el café y la bodega, bien gestionada, se encuentran a la misma altura de lo salado.

La Milla

  • Dirección: urbanización Los Verdiales (en la playa, entre el hotel Marbella Club y el hotel Puente Romano)
  • Teléfono: 952 00 90 80
  • Web: lamillamarbella.com
  • Cierra: no cierra
  • Precio: entre 50 y 90 euros por persona. Cigalas a la brasa, 16 euros. Sardinas al espeto, 11,90. Salmonetes al espeto (250 gramos), 16 la unidad. Tarta fina de manzana con helado, 6,50 euros.

Más información