Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El palacio maldito de Venecia y otros 14 lugares donde pasar la noche en vela

Del hotel de 'El resplandor', en Estados Unidos, al bosque encantado de Orrius, en Barcelona, una ruta por destinos misteriosos y repletos de leyendas

El palacio Ca'Dario, a la derecha, en el Gran Canal de Venecia. Ampliar foto
El palacio Ca'Dario, a la derecha, en el Gran Canal de Venecia.

Dicen que pasar miedo genera adrenalina e incluso es bueno para la salud. Para comprobarlo, proponemos pasar una noche en algunos lugares que parecen extraídos de las novelas góticas más aterradoras, pero que son reales. Son destinos especiales, misteriosos y repletos de leyendas, que nos descubren tanto fantasmas olvidados como paisajes y rincones bellísimos. Castillos, islas, cementerios y hoteles con un pasado lóbrego y misterioso, que muestran luces y sombras de lo más atractivo… y aterrador.

MÁS INFORMACIÓN

1 Palazzo Ca’Dario (Venecia)

Este bellísimo palacio renacentista situado en el Gran Canal de Venecia es uno de los clásicos en todas las listas de lugares históricos con leyenda negra. A pesar de su belleza exterior, con su colorida fachada y sus chimeneas de época, el edificio arrastra una fama de sombrío y lúgubre, y de acumular una carga de energía negativa a lo largo de los siglos. Hay quien lo llama el palacio que asesina, leyenda que arranca de 1486 cuando fue remodelado para para una hija ilegítima (y su nuevo esposo) de la familia Dario. Al poco tiempo, el yerno cayó en la ruina y su joven esposa murió joven de un ataque al corazón. Así comenzó una leyenda que se cobraría muchas más víctimas a lo largo de los siglos: sus sucesivos propietarios. Todos los que se han atrevido a vivir entre sus muros se han arruinado, han muerto trágicamente o se han suicidado (uno de los últimos, el manager de The Who). En la actualidad el palacio está a la venta. Quienes lo visitan aseguran que no hay nada especial dentro del edificio que haga pensar en su maldición, salvo que provoca cierto malestar. 

Fachada del Hotel Stanley, en Estes Park (Colorado, EE UU). ampliar foto
Fachada del Hotel Stanley, en Estes Park (Colorado, EE UU).

2 Hotel Stanley (Colorado, EE UU)

El archiconocido hotel de la película El Resplandor existe. Está en el Estado de Colorado, en plenas Montañas Rocosas, y da tanto miedo como en la película de Stanley Kubrick. Cuando se inauguró en 1903 era uno de los más lujosos de su tiempo y hasta aquí llegaban grandes personalidades de la época, como el presidente Theodore Roosevelt o el emperador japonés Hirohito. Fue Kubrick quien lo convirtió en un sitio de miedo, escogiéndlo para el rodaje de la película basada en la novela de Stephen King. En la película, la habitación misteriosa era la 237; en la realidad es la 407 (que jamás se alquila), donde fue asesinado un terrateniente llamado Dunraven y que, al parecer, sigue alí “alojado” y se dedica a encender y apagar las luces o bajar la temperatura del cuarto. Los huéspedes también se asoman a la habitación 418 porque se escucha a niños llorando o jugando (igual que las gemelas Burns de la película). En los grandes salones del hotel se oye música de orquesta (cuando no hay nadie) y los empleados aseguran que las cosas se mueven de sitio sospechosamente.

El hotel está abierto todo el año excepto en invierno, cuando el clima es extremo y se queda aislado, periodo en el que se ubica la película de Kubrick y durante el que Jack Torrance, personaje interpretado por Jack Nicholson, queda a cargo del establecimiento cerrado y comienza a enloquecer. Pese a la leyenda, el hotel es un destino espectacular para disfrutar de la naturaleza circundante.

Vista del Parador de Cardona (Barcelona). ampliar foto
Vista del Parador de Cardona (Barcelona).

3 El parador de Cardona (Barcelona)

Instalado en una fortaleza del siglo IX levantada en lo alto de una colina del interior de la provincia de Barcelona, el de Cardona es uno de los alojamientos más espectaculares de la red de Paradores. Tiene unas vistas espléndidas desde sus ventanales que alcanzan incluso los Pirineos. Aquí vivieron los duques de Cardona y permaneció en ruinas hasta 1976, cuando se reconstruyó para funcionar como parador. Pero durante las obras los trabajadores notaron ciertos fenómenos extraños; objetos que se movían, voces de ultratumbas y ruidos extraños. Dicen quienes han estado allí que en la habitación 712 mora un fantasma –probablemente de algún miembro de esta familia nobiliaria– al que las empleadas de planta le han bautizado como Celedonio, un mártir católico decapitado. Se cuenta que una mañana, cuando las camareras llamaron a la puerta para proceder a la limpieza del cuarto, alguien les respondió “espere”. Nuevamente golpearon la puerta, y la voz volvió a repetir lo mismo, “espere”. Después comprobaron que la habitación no había sido ocupada por ningún huésped y que era imposible que alguien se hubiera colado en esos momentos.

También se asegura la presencia de una bella y joven mujer con atuendos medievales en el parador, a la que se vislumbra deambular tristemente por el pasillo del mismo piso. Se achacan estos fenómenos a los muchos asesinatos, torturas y masacres que ocurrieron entre los muros del castillo. Leyendas aparte, y aunque hoy se puede dormir cómodamente en este parador, la habitación 712 permanece cerrada a no ser que se solicite expresamente por algún visitante.

El RMS Queen Mary, en Long Beach (California). ampliar foto
El RMS Queen Mary, en Long Beach (California). Getty

4 RMS Queen Mary (California)

Fue un lujoso transatlántico botado en 1936 pero hoy permanece atracado en la costa de Long Beach (California). Los fenómenos paranormales que tienen lugar en esta nave están relacionados con fantasmas de tres huéspedes muertos en el buque: un bebé fallecido en la guardería de la tercera clase, cuyos llantos todavía se oyen; John Pedder, quien murió aplastado por una enorme puerta en 1966, a los 18 años, cuando se dedicaba al mantenimiento de la embarcación (hay quien asegura haberle visto deambular con el rostro destrozado), y por último la llamada Dama de Blanco, a la que se ha visto en el Salón de la Reina.

Actualmente, el RMS Queen Mary es un moderno hotel flotante con restaurantes, spa y salones para celebraciones de bodas. Es posible reservar una habitación para pasar la noche en él, siempre con el riesgo de toparnos con alguno de sus fantasmas. ¿Quién sabe?

El castillo de Chillingham, en Inglaterra. ampliar foto
El castillo de Chillingham, en Inglaterra. Getty

5 Chillingham Castle (Inglaterra)

En el límite entre Inglaterra y Escocia, el castillo de Chillingham es un lugar evocador, con una larga, larga historia, en la que cada piedra es un recuerdo de muchas generaciones de dolor, miedo y misterio. El castillo está cerca del pueblo del mismo nombre, siempre ha pertenecido a una familia noble local, los condes de Tankerville, y su historia nos habla de héroes de otro tiempo, como William Wallace, el escocés que dirigió la revolución contra el rey inglés Eduardo I, Piernas Largas, que pernoctó entre estos muros. Al ser un lugar tan estratégico, las batallas fueron constantes y los muertos no podían descansar en paz. Fue a principios de los años ochenta del siglo pasado cuando se decidió reformar el castillo y al remover tanta piedra parece que se despertó la dimensión paranormal que escondía el castillo. La web de este castillo del siglo XII ofrece un tour para conocer a sus fantasmas al tiempo que invita a alojarse en sus apartamentos. El de Lady Mary Berkeley es uno de ellos. Muerta por desamor al ser abandonada por su marido, deambula por este hotel junto a John Sage, un despiadado torturador, y el Chico Triste, cuyos gritos, dicen, hielan el alma de los huéspedes.

Exterior de la capilla Roslyn, en Escocia. ampliar foto
Exterior de la capilla Roslyn, en Escocia. Getty

6 Rosslyn, la capilla de los códices (Escocia)

Esta iglesia del siglo XV se hizo famosa por su aparición en El código da Vinci. Está en Escocia y es una de las capillas más extrañas y eclécticas del mundo. Originariamente llamada Collegiate Chapel of St. Matthew, junto al pueblo de Roslin (a unos 14 kilómetros al sur de Edimburgo), es famosa por sus curiosas decoraciones, como los hombres verdes de significado desconocido que surgen de sus arcadas, el Pilar del Aprendiz, el Pilar de los Masones, las mazorcas de maíz. Pero sobre todo se hizo conocida por su relación con los templarios y los francmasones. De este lugar se ha dicho que guarda los Evangelios Apócrifos, el Santo grial o incluso la cabeza momificada de Jesús. También dicen que por sus galerías pasea el espíritu de un caballero templario, que normalmente permanece tranquilo bajo una lápida pero que en ocasiones sale a pasear.

Tras la adaptación al cine de la novela de Dan Brown, la capilla se ha convertido en uno de los destinos turísticos más populares de Escocia.

Iglesia de San Martín de Tours, en Belchite. ampliar foto
Iglesia de San Martín de Tours, en Belchite. Getty

7 Belchite, hogar de las voces sin rostro (Zaragoza)

Este pueblo de Zaragoza está maldito, pero por ninguna leyenda ni fantasma legendario, sino porque la Guerra Civil se cebó con sus casas y con sus gentes: durante la famosa batalla de 1937 murieron más de seis mil personas y dicen que entre sus ruinas todavía se escuchan los sonidos del combate: tanques, disparos, gritos, aviones, bombas, ametralladoras... Para muchos investigadores, Belchite es el santuario de las psicofonías, es decir, las voces sin rostro. Aunque se levantó una nueva localidad cerca de las ruinas, estas se conservaron como recordatorio del conflicto. El pueblo arrasado, con sus paredes en ruinas llenas de agujeros de balas, está dominado por la estructura desnuda de la iglesia de San Martín de Tours, donde todavía hoy es posible apreciar los boquetes que provocaron las bombas.

Aunque se puede entrar al interior del edificio (una simple carcasa), otras zonas del pueblo están cerradas a los visitantes por ser poco seguras. Pasear por este lugar sirve de recordatorio conmovedor de lo que supuso la Guerra Civil española.

Galería del abandonado asilo de Trans-Allegheny, en Weston (Estados Unidos). ampliar foto
Galería del abandonado asilo de Trans-Allegheny, en Weston (Estados Unidos). alamy

8 Trans-Allegheny Lunatic Asylum (Estados Unidos)

Este hospital psiquiátrico de Weston, en el estado norteamericano de West Virginia, construido en 1864, permaneció en funcionamiento hasta 1994. Actualmente acoge Ghost Tours, rutas nocturnas durante el fin de semana, de enorme éxito, que invitan a conocer los fenómenos anómalos que,  supuestamente, tienen lugar en sus habitaciones y galerías. La causa fundacional del complejo fue buena: una adinerada mujer de esta zona próxima a la costa este quiso ofrecer un lugar más agradable para enfermos psiquiátricos, pero finalmente derivó en un enorme centro donde se trataba a los internos como si fueran animales salvajes y peligrosos. El elevado número de muertos hizo que, poco a poco, fuera creciendo la (mala) fama del lugar.

Dicen que las almas de los muertos entre sus paredes vagan todavía por sus salas y galerías reclamando justicia, e incluso hay grabaciones en las que parecen contemplarse esferas luminosas surgiendo de la oscuridad, se han registrado bruscos e inexplicables cambios de temperatura y se han éscichado gritos y lamentos.

Una de las estatual del jardín de Bomarzo, en Viterbo (Italia). ampliar foto
Una de las estatual del jardín de Bomarzo, en Viterbo (Italia). Getty

9 Bomarzo, el jardín de los monstruos (Viterbo, Italia)

Cuando Salvador Dalí visitó el llamado jardín de los monstruos de Bomarzo, su cicerone, el escritor surrealista André Bretón, le dijo: “aquí está todo tu universo, cuatrocientos años antes de que a ti se te ocurriera”. Este jardín fantástico, envuelto en musgo y bosque, fue creado por el excéntrico príncipe Pier Francesco Orsini, que pidió que fueran representadas criaturas conocidas, animales exóticos, pero también bestias de pesadilla. Así surgieron, extraídas de la piedra bruta por grandes escultores, ogros, gárgolas o criaturas antropomorfas de varios metros de altura. Al jardín no le falta tampoco una oscura leyenda ligada a una muerte trágica, la de la amada del príncipe. Los jardines nunca fueron inaugurados: Orsini, que debía de ser bastante feo, construyó este lugar para plasmar la belleza de su joven esposa, pero antes de que estuviesen terminados, ella murió. El príncipe se encerró en su palacio de Bomarzo y nunca salió. Así comenzó la leyenda.

Los jardines están en Viterbo, a unos 90 kilómetro de Roma y son un juego sorprendente de arboleda y piedra. Lo que más llama la atención de los viajeros es la boca que parece que nos invita a sumergirnos en las entrañas del propio Francesco Orsini.

Panorámica de los bosque de Orrius, en la comarca barcelonesa del Maresme. ampliar foto
Panorámica de los bosque de Orrius, en la comarca barcelonesa del Maresme. Getty

10 Bosque encantado de Orrius (Barcelona)

El bosque de Orrius, en la comarca barcelonesa del Maresme, es uno de los lugares más conocidos entre los amantes de los misterios y leyendas. En la espesura del bosque se esconden extrañas figuras talladas en la piedra y en este entorno tan propicio a los duendes y seres misteriosos, no es extraño que se hayan celebrado desde antiguo rituales mágicos y aquelarres. De hecho, muchos expertos en fenómenos paranormales acuden en busca de psicofonías y encuentros con otras realidades. No se sabe quién, ni cuándo, ni por qué se esculpieron estas tallas, aunque la mayoría tiene más de un siglo. Entre todas las figuras, llama la atención una que recuerda a los famosos moáis de la isla de Pascua, y que mira hacia el infinito, impertérrito. Y así se llama: el Moái.

Hay otras formaciones interesantes, como la Roca de las Cruces, cubierta por cruces que dicen que representan a cada una de las víctimas de una especie de Robin Hood catalán del siglo XVII, Perot Rocaginarda, que asaltaba los caminos entre Barcelona y Gerona y se refugiaba en el bosque. Otro misterio es el de la Roca Agujereada (Foredada), que aunque parezca una cueva o habitáculo natural es, seguramente, una obra del hombre aunque no se sabe muy bien con qué finalidad. Hay en la zona una serie de símbolos relacionados con el fenómeno ovni y tallas de animales gigantes.

El bosque tiene un sendero bien señalizado y muchos dicen que las corrientes telúricas que circulan bajo el bosque ayudan a meditar. Pero los expertos aconsejan: cuando cae la noche, los habitantes ocultos del bosque salen de sus escondrijos para sembrar el terror.

Biblioteca del monasterio de El Escorial (Madrid). ampliar foto
Biblioteca del monasterio de El Escorial (Madrid).

11 Monasterio de El Escorial (Madrid)

El conjunto arquitectónico de El Escorial, construido entre 1563 y 1584, es uno de los entornos más misteriosos de nuestro país. Este monasterio, palacio real, basílica, panteón y biblioteca, fueron construidos por orden de un rey especialmente enigmático, Felipe II, que no solo decidió su emplazamiento tras escuchar a un grupo de expertos, sino que participó muy activamente en su construcción. Parece ser que todo en este complejo está pensado según conceptos de magia y religión. Se encuentra en una zona en la que el magnetismo terrestre hace que las brújulas se alteren, un vórtice energético. También parece ser que la silla de Felipe II está construida sobre un altar vetón (pueblo celta prerromano), donde se celebraban sacrificios humanos en la Antigüedad. Felipe II estaba muy interesado por la alquimia y mandó construir la llamada Mansión de las Aguas, destinada a enfermería y botica, pero que en realidad funcionó como un enorme laboratorio de alquimia, donde entre otras cosas, se intentó encontrar la piedra filosofal.

La biblioteca es un lugar clave en la historia esotérica de El Escorial. Felipe II puso al frente de ella a Benito Arias Montano, que forma parte de una sociedad secreta y a quien el duque de Alba había encargado en 1569 la elaboración de un nuevo Index librorum prohibitorum, el catálogo de libros prohibidos por la Iglesia. En la biblioteca se acumulan más de cuarenta mil libros y dos mil quinientos manuscritos de los siglos V al XVII, miles de ellos dedicados a la brujería, la alquimia, la demonología y los conjuros, lo que la convirtió en la biblioteca más importante de libros de magia, muchos de ellos prohibidos por la Iglesia. El toque final lo ponen las reliquias: El Escorial reúne más de 7.000 reliquias procedentes de toda España, a las que se atribuía el poder de salvación de cuerpos y almas.

Exterior del castillo de Glamis, en Escocia. ampliar foto
Exterior del castillo de Glamis, en Escocia. Getty

12 Castillo de Glamis (Escocia)

Escocia es, probablemente, el rincón del mundo con más fantasmas, castillos misteriosos y leyendas. Pero si vamos a buscar del espectro más longevo hay que dirigirse al espectacular castillo de Glamis, en el valle de Strathmore, en el corazón de un triángulo formado por tres aldeas de nombre bíblico (Jericó, Zoar y Pandarán) que los habitantes de la zona interpretan como una especie de amuleto para protegerse de los malos espíritus que emanan de la fortaleza. Durante 600 años, el castillo familiar de los Condes de Strathmore y Kinghorne fue el escenario legendario del Macbeth de Shakespeare, así como el hogar de infancia de la reina Isabel I. Dentro, cada habitación está relacionada con una leyenda, un secreto o un fantasma retenido entre sus muros.

Actualmente, convertido en centro turístico, los guías van explicando cada pequeño detalle, cada cuadro y cada rincón, no solo en relación con su vertiente legendaria, también con la historia real de la fortaleza, que ha sido escenario de buena parte del devenir escocés. Entre los habitantes especiales del casillo se encuentra un espectro, Jack el Corredor, una misteriosa dama de blanco o un paje negro, fantasma de uno de los muchos esclavos que sirvieron aquí en el siglo XVIII, procedentes de las Antillas. Hay historias de aparecidos, de espectros noctámbulos y de damas que penan por su dolor, pero sobre todo pesa sobre el castillo una maldición familiar que todavía recae sobre sus descendientes. 

Salto de Tequendama, en Cundinamarca (Colombia). A la derecha, sobre el precipicio, el hotel El Salto. ampliar foto
Salto de Tequendama, en Cundinamarca (Colombia). A la derecha, sobre el precipicio, el hotel El Salto. alamy

13 Hotel El Salto (Colombia)

El Salto de Tequendama, en el departamento colombiano de Cundinamarca, es uno de los puntos más turísticos del país. Es un espectacular salto de agua con una caída de casi 160 metros que en otros tiempos atrajo a muchos habitantes adinerados de la capital, que acudían de vacaciones al Hotel Salto, desde 1928, cuando abrió sus puertas, conocido por sus aguas termales. La contaminación del río Bogotá hizo que perdiera su atractivo turístico y el gobierno decidió convertirlo en una estación de tren. El lugar se fue abandonando, pero su posición privilegiada al borde del precipicio hizo que se convirtiera en el lugar ideal para saltar al vacío desde las balaustradas.

Además, en los últimos años, los amantes de lo paranormal, han convertido el hotel en el centro de investigaciones: dicen que por la noche se escuchan lamentos que hielan la sangre, gritos en medio de la noche, y espíritus de los suicidas que se asomaron al confín del barranco y saltaron. Hoy se visita solo alguna de sus alas, aunque hay un proyecto para rehabilitarlo completamente.

Exterior de la mansión Rose Hall, en Montego Bay (Jamaica). ampliar foto
Exterior de la mansión Rose Hall, en Montego Bay (Jamaica). alamy

14 Rose Hall (Jamaica)

Hay que viajar a Jamaica, y concretamente hasta Montego Bay, la segunda ciudad del país, para visitar una de las mansiones más embrujadas del mundo. Por fuera, parece una amable mansión colonial, pero dentro podemos escuchar la historia de una amplia relación de crímenes y rituales de todo tipo. La casa fue levantada en el siglo XVIII, época de plantaciones y esclavos, por el empresario inglés George Ash, que la bautizó en honor a su esposa Rose. Eso sí, no la disfrutaron mucho: Ash falleció poco después y Rose decidió volver a casarse (lo hizo en tres ocasiones). A su muerte, su viudo decidió acoger en su casa a una joven haitiana, Annie Meae Patterson, que acabaría convirtiéndose en su nueva pareja y en la llamada bruja blanca de Rose Hall. Aunque era británica, había vivido de pequeña en Haití, donde se cuenta aprendió los secretos del vudú y desarrolló el gusto por la tortura y la sangre. Dicen que disfrutaba torturando a los trabajadores y asesinando a quienes intentaban escapar. Fue matando sucesivamente a sus maridos, cuyos cadáveres encerraba a cal y canto en una habitación. Finalmente fueron los propios esclavos quienes decidieron revelarse contra ella, estrangulándola. Pero el fantasma de Annie nunca abandonó la casa y sus sucesivos propietarios fueron muriendo en raras circunstancias.

Actualmente es una de las atracciones turísticas de Jamaica, repletan de turistas que intentan encontrarse con la espectral figura de Annie. Hay incluso una siniestra visita nocturna que termina en el sótano de la mansión bebiendo un "brebaje de brujas”.

Sillas en el porche de la hacienda Myrtles, en Saint Francisville (Luisiana). ampliar foto
Sillas en el porche de la hacienda Myrtles, en Saint Francisville (Luisiana). Getty

15 La hacienda Myrtles (Luisiana)

Nueva Orleans y en general el estado de Luisiana son uno de los lugares más embrujados del mundo. Abundan las mansiones misteriosas, con sus fantasmas y sus espectros, y se han convertido en meca de muchos amantes de lo insólito. Una de estas casas es la hacienda Myrles, en Saint Francisville, en pie desde 1766, y que hoy se puede visitar en un tour realmente sanguinario que va narrando la historia de estas paredes. Los especialistas aseguran que aquí se han cometido hasta 12 asesinatos, algo que la pone a la cabeza entre las mansiones con leyenda negra de Norteamérica. Se dice que en las estancias se escuchan pisadas y lamentos de los esclavos afroamericanos que poblaron en otro tiempo la plantación.

Dicen que son doce los fantasmas que la habitan, entre la que destaca Chloe, una bella esclava que fue sometida a mil y un castigos y maltratos, hasta que un día, harta de violaciones e insulltos, se tomó la justicia por la mano y envenenó a la familia del hacendado. Ella fue asesinada poco después por los propios esclavos y hoy su espíritu vaga con un turbante verde, acompañada de los llantos de las hijas de su amo, y dicen que por las noches sale en busca de una nueva víctima.

Más información