Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sutiles paisajes aromáticos

En el Ourive Doña Branca 2016 dialogan la flor con el fruto, la hierba de campo con las sutiles especias

Ourive en gallego significa orfebre, y en Ronsel do Sil, la bodega más arriesgada e innovadora de Ribeira Sacra, gobernada con inteligencia y sensibilidad por María José Yravedra, lo son. Porque pura orfebrería es este vino nacido en el Val do Bibei a partir de cepas nonagenarias de la variedad autóctona dona branca, resilientes al abandono, en simbiosis irrepetible con el suelo de pizarra y el húmedo susurro del río Sil, donde los vinos encuentran su grandeza. Y no era fácil, porque el cultivo de esta variedad, de madurez precoz, es arriesgado, ya que pierde su elegancia con la sobremaduración. Pero Ourive sortea hábilmente los riesgos con una elaboración exquisita: larga maceración previa a la fermentación en barricas de roble francés de 300 litros y posterior crianza sobre lías durante ocho meses. Ahora bien, este no es un vino para quienes buscan exuberantes y descarados aromas de macedonias frutales. Sí lo es para quienes prefieran dejarse llevar por una pausada narración de paisajes aromáticos cambiantes, donde dialogan la flor con el fruto, la hierba de campo con las sutiles especias, la grácil hondura sápida con el regusto final ligeramente goloso. Corra, porque solo producen 800 botellas.

Ourive Doña Branca 2016

  • Bodega: Ronsel do Sil. Parada de Sil (Ourense)
  • Teléfono: 988 98 49 23
  • Web: ronseldosil.com
  • DO: Ribeira Sacra
  • Tipo: blanco crianza, 12,5%
  • Cepas: dona branca
  • Precio: 23 euros
  • Puntuación: 9,3

Más información