Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las heladerías más originales de Madrid

Limón con romero, galleta, mascarpone y otros sabores tentadores. Con texturas cremosas o sorbetes. Una ruta madrileña muy refrescante

Carrito en Flower Experience, frente al mercado de Barceló de Madrid.
Carrito en Flower Experience, frente al mercado de Barceló de Madrid.

Hay helados para casi todos los gustos, aunque la tendencia actual apuesta por las creaciones divertidas y ajustadas a las necesidades de cada cliente, celiacos y veganos incluidos. En Madrid, además de las heladerías de esta lista, destacan otras ya clásicas como Mistura (con cuatro tiendas para sus helados hechos en una plancha de -30 grados), La Romana (que ha abierto su tercer local en Rosario Pino, 6) o Rocambolesc, la heladería de Jordi Roca (con cuatro locales en España) en el espacio gourmet de El Corte Inglés de Serrano. Lolo Polos, de Azmina Khanbhai, añade a su local original del barrio de Malasaña otro en la plaza de Santa Bárbara, en Alonso Martínez. Su receta: “Fruta, un palo y al congelador”. Una ruta por la almendra madrileña y su variada oferta heladera perfecta para combatir el calor veraniego de estos días.

Carritos de helado

Flower Experience. Mejía Lequerica, 9. 914 47 55 50. 

Una fusión de productos ecológicos, flores y carritos de helados, que sirven con tarrinas y cucuruchos, conforman la oferta de Flower Experience. Se trata de una terraza en el espacio Street Market, frente al Mercado de Barceló. Entre los sabores que se pueden escoger se encuentran el limón con romero o el de queso Idiazabal.

El 'Infierno', según la heladeria La Commedia.
El 'Infierno', según la heladeria La Commedia.

¿Paraíso o infierno?

La Commedia. General Pardiñas, 7. 918 27 91 32. 

Esta heladería del barrio de Salamanca inspira sus creaciones en la Divina Comedia. Así, es posible pecar con el Inferno (helado de bizcocho, mascarpone y chocolate blanco) o redimirse con el Purgatorio (chocolate, vainilla, cereza y cacahuetes). No faltan sabores que ellos denominan “paradisiacos”, como fior di latte (crema de leche) y un helado con galleta dedicado a Beatriz, la protagonista de la obra de Dante. Algunos se elaboran con leche cruda de oveja y otros son aptos para veganos (sin leche), celiacos (sin gluten) e intolerantes a la lactosa.

Un brioches rellenos de helado de Kalúa.
Un brioches rellenos de helado de Kalúa.

Crepes con extra

Kalúa. Fuencarral, 131 y 149. 914 45 42 92. 

“No es más feliz el que más tiene, sino el que más helados come”, reza la web de este espacio italo-argentino en Chamberí. En Kalúa son tentadores los crepes coronados con una bola y los brioches rellenos de helado. Sus sabores top: mascarpone, cookies (galleta) y carrot cake (tarta de zanahoria). Es impactante el Cono Max, un cucurucho de cuatro bolas. Los sirven sin lactosa y sin bases de gluten. Para veganos hay sorbetes y granizados.

Mostrador de Di Angelo Gelateria.
Mostrador de Di Angelo Gelateria.

Madrid Río

Di Angelo Gelateria. Paseo de las Yeserías, 41. 918 70 99 03.

Angelo De Santis, original de Sicilia, abrió en 2003 Di Angelo, una moderna tienda con helados hechos en el día a orillas de Madrid Río. Además de los clásicos, los hay sin leche, azúcar, lactosa o gluten, y también para diabéticos (sin sacarosa ni fructosa). Y además, batidos y refrescos.

Copas con barquillo

Bajocero. Travesía Bringas, 1. Príncipe de Vergara, 204. 911 38 50 09. 

Joaquim Vilaseca y María Antón preparan en sus dos locales de Madrid helados tentadores que suman a su línea de repostería. Conos, tarrinas y bolas de cremas heladas servidas en copa de cristal. Entre varios o en solitario, es posible darse un capricho dulce con el Banana Split o con la Oscura Tentación (chocolate blanco, menta-chocolate, nata y frutos secos). En Bajocero también hay polos de fruta y chocolate negro.

Una bola gigante

Freddo Freddo. Padre Damián, 15. Mayor, 53 y 80. 914 58 20 56.

Residentes y turistas suelen elegir en esta heladería de Chamartín el Fredillo, un helado que lleva de todo. Una bola gigante sobre tulipa de galleta o chocolate (a elegir), azúcar, barquillo, cucharilla y conete de papel (para no mancharse). En Freddo Freddo, con seis locales, triunfan en verano los sabores afrutados (piña, arándanos, mandarina o manzana verde), y también pistacho, after-eight, leche merengada, tutti frutti… Y así hasta 50 sabores diferentes. El llamado Freddo Freddo lleva vainilla, chocolate, canela y un toque de ron.

Yogur helado de Llaollao.  ampliar foto
Yogur helado de Llaollao. 

Yogures escultóricos

Llaollao. Carmen, 6. Preciados, 40. Montera, 36. 915 23 05 10.

Son la nueva sensación, con sinuosas formas escultóricas a gusto del consumidor, que puede crear su propia obra de arte. Mezcla la esencia cremosa del yogur helado con tres tipos de toppings (añadidos al gusto del cliente): fruta fresca, crunch (crujientes) y diferentes salsas (mango, miel o fresas silvestres). El ingeniero mediterráneo Pedro Espinosa introdujo esta franquicia en 2009 en España, donde ya cuenta con 103 tiendas (39 de ellas en Madrid). Se sirven también granizados, tarrinas y la línea Sanum, con varias capas de ingredientes.

Más información