Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Al Sol

Vida de ‘beach club’ en La Barrosa

Verano en el Vavá, en Chiclana de la Frontera, donde se programa música en directo y se puede pedir un cóctel desde la arena

Música en directo en el chiringuito Vavá Beach Club, en La Barrosa (Cádiz).  Ampliar foto
Música en directo en el chiringuito Vavá Beach Club, en La Barrosa (Cádiz). 

El Vavá Beach Club de Chiclana de la Frontera (Cádiz) ha inaugurado la temporada de verano buscando repetir la grata impresión que causó tras abrir sus puertas en 2017 con un relajante y sofisticado veraneo en la playa de La Barrosa. Dunas y beach clubs como este nos esperan en las cercanías de la urbanización Novo Sancti Petri. El acceso por una pasarela nos avanza un imperio arenoso en el que se mimetizan las maderas color tostado del Vavá. Este se reivindica con tres filas de camas balinesas orientadas al sol de la tarde, además del sector de sombrillas y hamacas sonorizado por un dj residente. Haciendo uso del pulsador inalámbrico, los camareros acuden, mientras la cabaña de masajes abunda en el lema de la casa: “Lujo discreto”.

Sobra decir que el crepúsculo tiene un papel preponderante a finales de junio y principios de julio, cuando el disco solar se derrumba detrás del islote de Sancti Petri. Otro día podremos acercarnos al puerto y embarcarnos en el crucero Puesta de sol que rodea dicha isla. Sea como fuese, cada atardecer en el Vavá se ultima con una salva de aplausos.

A finales de junio y principios de julio, el sol se pone cada día entre aplausos justo detrás del islote de Sancti Petri

El bañista encuentra espacio de sobra para extender la toalla. La playa fue castigada en marzo por la borrasca Emma, pero acaba de ser regenerada con 300.000 metros cúbicos de arena. Pese a recibir el oleaje sin estorbo, la rompiente resulta segura y representa un constante estímulo para la mirada. La visión del Atlántico no debería restar importancia gastronómica ya fuera a la ventresca de atún de almadraba o al solomillo de retinto preparados en horno-parrilla de carbón. Y la salsa de ceviche vegetal siempre tiene rasgos diferenciales. Los precios: un solomillo de retinto cuesta 22,90 euros. En el capítulo de copas (se sirven hasta las dos de la madrugada; cócteles, 12 euros; combinados, a partir de 8,30 euros), el bartender apuesta por el cóctel Rum Runner, mezcla de rones, naranja, sirope casero y canela. En el Vavá se programan actuaciones de martes a domingo, destacando el flamenquito de los jueves.

A dos pasos hay más atractivos. El pulmón verde de la zona se encuentra muy cerca de la playa, en el pinar público de La Barrosa, de 36 hectáreas, equipado con mesas, área infantil, sendero de albero y fuente. Y del 30 de junio al 30 de agosto hay que combinar cualquier zambullida chiclanera con la primera edición del Concert Music Festival Sancti Petri.

Los que reserven mesa en el Vavá para la cena disponen de aparcacoches gratuito en el hotel Valentín Sancti Petri. El resto puede usar la zona de aparcamiento situada delante del restaurante El Farito (acceso frente a la entrada del pinar público). Ocupar una cama balinesa en primera línea cuesta 50 euros por día (precio que incluye un plato de fruta y dos botellas de agua). Hay paquetes para parejas que incluyen hamaca/cama balinesa, cóctel, almuerzo y masaje.

Más información