Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mermelada de cactus

El músico Mario Díaz recuerda su inspirador viaje a la isla canaria de Fuerteventura

El pasado mes de abril, Mario Díaz viajó por primera vez a Fuerteventura para grabar Sol del sur, el vídeo que acaba de lanzar y que se anticipa al álbum que llegará a finales de verano. El viaje le resultó muy inspirador.

¿Por qué eligieron Fuerteventura?

Buscábamos paisajes diferentes y nos fuimos a Cofete, al sur, que tiene un rollo muy fin del mundo.

¿Cómo se llega a ese fin del mundo?

En coche se conduce casi una hora por un camino de tierra en un paisaje volcánico donde el negro contrasta con el cielo azul y el océano. Apenas hay algún pueblito en el camino.

¿Dónde grabaron Sol del sur?

Eso fue al norte, en las espectaculares dunas de Corralejo.

¿Se alojaban a la orilla del mar?

No, en un pueblito del interior llamado Lajares. Era justo lo que me gustaba: tiene un par de calles, un bar y una tienda de alimentación. Viniendo del centro de Madrid, eso es un regalo. Al final decidí quedarme dos noches más en el pueblo con mi chica. Llegó un temporal de viento y la gente se recluyó en sus casas.

Entonces se les estropeó el plan…

¡Qué va! Fue genial para componer. Alquilamos una casita pequeña que tenía un porche con vistas a las montañas, y ahí había una paz increíble. El cielo era como hacía años que no lo veía, lleno de estrellas. A la hora de componer era de gran inspiración. Los estímulos eran muy diferentes a los que tengo habitualmente. Todo era mucho más espiritual y natural.

¿Algún estímulo gastronómico?

Sin duda, el queso de cabra majorera curado. Lo sirven con una mermelada de cactus que estaba espectacular.

Más información