Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tapas de alta cocina en Barcelona

En Gresca Bar, la segunda marca del chef Rafa Peña, se sirven mariscos a la brasa, casquería y buenos postres

Puntuación: 7
Pan 7
Bodega 7,5
Café 7
Ambiente 6
Aseos 7
Servicio 6
Cocina 7,5
Postres 7

Gresca Bar no es un bar de tapas como tantos otros. Equivale a la segunda marca del cocinero Rafa Peña, que en complicidad con su esposa, Mireia Navarro, y desde octubre de 2016, gestiona también este espacio comunicado con su primitivo restaurante a través de una cocina abierta dotada de minibarra y seis taburetes. En realidad, se trata de un pasillo ruidoso con mesitas incómodas en las que se disfruta de especialidades escandalosamente buenas. A veces tapas, en ocasiones bocaditos o medias raciones, frituras, salazones, mariscos a la brasa y postres que superan, incluso, a las propuestas saladas. Recetas rescatadas de la cocina tradicional, popular, clásica o moderna, que Peña reinterpreta con un instinto que emociona.

Alta cocina informal en el sentido más riguroso de la frase, que numerosos clientes acuden a disfrutar en todos los turnos. “Nunca me hubiera imaginado que íbamos a tener semejante éxito”, asegura el patrón, quien, con la ayuda de una brigada joven, termina a la vista especialidades destinadas a ambos negocios. En el bar, recetas bien presentadas sin adornos que desdibujen los productos. Ingredientes caros o baratos que se cocinan con idéntico desparpajo. Desde ostras a la brasa, berberechos con vinagreta de verduras y chuletas de vaca vieja, hasta recetas de casquería como las mollejas de ternera con puré o el sabroso hojaldre relleno de tuétano y oreja de cerdo.

Hojaldre de terrina de oreja y foie, plato del Gresca Bar. ampliar foto
Hojaldre de terrina de oreja y foie, plato del Gresca Bar.

Algunas de sus propuestas parecen inspiradas en escenarios lejanos. Si las carnosas gildas de bacalao miran a la parte vieja donostiarra, los boquerones en vinagre de doble filete, monumentales, husmean en las tascas madrileñas, y las berenjenas lacadas, deliciosas, en las tabernas japonesas. Hace falta mucha personalidad para ofrecer un seso de ternera entero con mantequilla y limón como plato de peso, símbolo de la gran casquería olvidada. Por supuesto, el celebrado biquini de panceta de ibérico y queso comté alcanza el sobresaliente. Entre tantos aciertos queda un poco desairada su anodina ensalada de colmenillas y brócoli. Lo mismo que la de remolacha con frutos secos, sobrada de aceite. La codorniz en salsa agridulce precede a los postres. Delicadísimo el pastel de chocolate con helado de vainilla; enorme su torrija, y menos golosa la pavlova con cítricos. La bodega, bien gestionada, con vinos rastreados con criterio, es otro de sus puntos fuertes. Gresca Bar juega en territorios ajenos a sofisticaciones, en los que comida y bebida conforman un todo que entusiasma.

Gresca Bar

  • Dirección: Provença, 230 (Barcelona)
  • Teléfono: 934 51 61 93
  • Cierra: nunca
  • Precio: entre 30 y 50 euros por persona. Gilda de bacalao, piparra y pimiento, 4,50 euros. Bikini de lomo ibérico y comté, 10. Colmenillas con butifarra de perol, 12. Pastel de chocolate con helado de vainilla, 7.

Más información