Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Vega Asador, una parrilla asturiana casi secreta

Carnes de calidad hechas al carbón en un polígono industrial de Granda

Comedor del restaurante De Vega Asador, en Granda (Asturias). Ampliar foto
Comedor del restaurante De Vega Asador, en Granda (Asturias).
Puntuación: 6
Pan 5,5
Bodega 6
Café 6,5
Ambiente 6
Aseos 6,5
Servicio 6
Cocina 6
Postres 5

Lo difícil es llegar sin perderse, localizar este asador medio escondido entre las naves del polígono industrial en el que se encuentra. Y algo tan importante como recordar sus horarios de cierre, más frecuentes que sus días de apertura. Corría el año 2013 cuando los hermanos Jorge y Víctor González, propietarios de Vegastur, distribuidora de carnes a la hostelería, acometían la inauguración de este lugar forzados por un extraño exceso. “Nos sobraban lomos bajos de vacuno mayor que nuestros clientes rehusaban. Solo nos solicitaban lomos altos y nos vimos obligados a buscar salida a los sobrantes”, afirman sonrientes. Nació así De Vega, por imperativo del negocio matriz de remoto origen familiar, con honda raigambre en Asturias y clientes repartidos por media España.

Y de este modo surgió su menú del día, de precio imbatible al que se apunta el 80% de su clientela. Por 27 euros, la casa ofrece un plato de cecina, porciones de chorizo criollo, un chuletón de lomo bajo con patatas y pimientos, y un postre de la carta, aparte de media botella de vino tinto.

“Nuestra raza favorita es la simmental, cuyos costillares maduramos entre 25 y 30 días en nuestras cámaras justo debajo del restaurante, al lado de la tienda gourmet en la que también vendemos a particulares”, afirma Jorge González, responsable de la parrilla. “Si algún cliente desea maduraciones más prolongadas no nos plantea reparos. Lo mismo que si nos solicitan secreto ibérico, previo encargo. O rubia gallega que comercializamos en cantidades menos relevantes”, dice.

Un chuletón servido en De Vega Asador. ampliar foto
Un chuletón servido en De Vega Asador.

Su oferta, aunque sucinta, resulta más que aceptable para el nivel de precios de la casa. Es sabrosa la cecina; algo anodino el chorizo criollo a la parrilla; buenos los puerros en vinagreta, y agradable el carpaccio de solomillo. Aparte, anchoas, ensalada de tomate o queso provolone. Entre las carnes, un chuletón premium en calidad de pieza maestra. Como el resto, se asa en parrillas de carbón y se sirve en compañía de patatas fritas y pimientos del piquillo mejorables. Y como alternativa, el solomillo de vacuno o una gruesa hamburguesa.

De los postres, ya preparados, no cabe esperar grandes cosas. Junto al arroz con leche y el sorbete de limón al cava, una anodina cuajada con miel y nueces. Todo dentro de la informalidad que preside la casa.

En la lista de vinos, que acaparan un puñado de riojas y riberas del Duero, figura una sidra natural, Cabañón, que pasa por estar entre las mejores del Principado.

De Vega Asador

  • Dirección: calle de los Robles, 5. Polígono Granda II, Granda (Asturias)
  • Teléfono: 984 04 00 74
  • Web: devegatienda.com/asadordevega/
  • Cierra: lunes, martes y miércoles, noches de jueves y domingos
  • Precio: 30 y 45 euros por persona. Menú de 27 euros. Anchoas, 17 euros. Carpaccio de solomillo, 13,50 euros. Chuletón Premium Vegastur, 39 euros el kilo. Arroz con leche, 3,50 euros.

Más información