Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Rutas Urbanas

Los mejores billares de Madrid

Del Círculo de Bellas Artes a Pippo’s y Tilt, nueve salas para emular a Paul Newman

Mesas del Club de Billar Eddie Felson, en el madrileño barrio de Vallecas. Ampliar foto
Mesas del Club de Billar Eddie Felson, en el madrileño barrio de Vallecas.

A tres bandas, pool, snooker, no importa la modalidad de juego, el billar es de los pocos deportes que asocian tanto elegancia como espíritu irreverente, cálculo y concentración con un cierto golferío canalla. En Madrid, debido a la subida de los alquileres en la zona centro, han desaparecido muchas de las antiguas salas, aquellas por la Costa Fleming o la Gran Vía. Pero aún quedan un buen puñado de locales donde echar una partida alrededor de una mesa de billar de paño azul oceánico y dejarse cautivar por la magia infinita de la coreografía, la precisión del juego y el sonido hipnotizante de las bolas. Y en los que una hora de juego cuesta entre 8 y 10 euros.

Los mejores billares de Madrid ampliar foto

Círculo de Bellas Artes

La sala del Círculo de Bellas Artes (calle de Alcalá, 52), abierta también a no socios que siempre son muy bienvenidos, es quizá la de más solera de la capital. Abrió a principios de la década de 1950 en la cuarta planta del edificio y cuenta con nueve preciosas mesas de billar francés y tres de americano. Aún conserva algunos elementos originales, como los marcadores de muelle y los ábacos y aquellos interminables tacos de chapó que Manuel Valenzuela, el encargado, cuida al menor detalle. Él cuenta que aquí jugaban José Luis Coll (del dúo Tip y Coll), quien fue presidente de la federación; el actor Manuel Alexandre o el campeón mundial de billar a tres bandas Daniel Sánchez. Silencio y respeto absoluto garantizados desde hace más de 60 años.

Pippo’s

El Pippo’s (Santa Hortensia, 10) de Julián Retuerto es tan mítico y auténtico como el barrio de Prosperidad donde se encuentra: una sola mesa de snooker sobre suelo ajedrezado, buenas cervezas y aún mejor música de Sam Cooke desde hace la friolera de 30 años. Una vez que entras es difícil salir.

Gran Match

En el número 19 de la calle de Brescia (detrás de Las Ventas), Gran Match es un enorme espacio diáfano con 16 mesas, barra y zona de restauración con una ambientación muy americana. Con un largo recorrido (aquí han jugado el actor y director Óscar Ladoire o el cantante Antonio Carmona), tiene un público variado, desde jubilados por las mañanas hasta estudiantes a media tarde y gente de treinta y tantos por la noche. Los martes y jueves se juegan torneos, y hay tarifas especiales para quien quiera aprender. También ofrecen clases particulares.

Tilt

El Tilt, en el número 75 del paseo de Santa María de la Cabeza, es un clásico propiedad de Gerardo Molina, quien empezó siendo cliente allá en 1990. Cuenta con un restaurante justo encima, ocho mesas de pool y tres de billar francés donde juegan desde abuelos hasta nietos, y donde los campeones Luis Alaminos y Kristina Zlateva imparten clases gratuitas para principiantes. El martes es el día habitual de campeonato, y se llena con jugadores de todas las nacionalidades y profesiones. Un lugar donde no te aburres jamás y nunca estás solo.

La sala de billar del Círculo de Bellas Artes de Madrid. ampliar foto
La sala de billar del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Billarnet

Billarnet (Capitán Haya, 49) es otra sala recién renovada de la que hoy es propietaria Verónica Guzmán, pero que lleva 20 años de estupenda reputación. Situada cerca de varios hoteles y de Azca, es frecuente encontrar turistas y gente de las oficinas de alrededor. Tiene cuatro mesas de pool recién puestas. Otro de sus puntos fuertes son los dardos, de los que hay seis dianas coreanas para competir online con jugadores de todo el mundo.

Ibiza Pool Café

En el corazón de Móstoles encontramos el Ibiza Pool Café (Salamanca, 1), también recién remozado y ahora en manos del caraqueño y billarista Luis Gabriel Mundaray. Los jueves es el día oficial de torneo semanal, y los domingos, de competición mensual. Además de una barra para tomar unas copas, en este billar hay dos dianas de dardos y cuatro mesas de pool donde es fácil que te sorprendan jugando campeones de la talla de Jessica G. Bascuña.

Club de Billar Eddie Felson

En Vallecas se encuentra el Club de Billar Eddie Felson (Arboleda, 2), un club privado sin ánimo de lucro con Pablo Fernández al frente y que abrió hace 20 años teniendo en mente la ambientación más flemática y polite del snooker (del que hay dos mesas, más tres de pool). Con aire de pub inglés y fotos de Paul Newman jugando al pool, te transporta muy lejos. Para Iván Sepúlveda (propietario de la tienda Sport Republic, en Alcorcón, perfecta para reparar y comprar material de billar) y Javier Alienes, dos de los socios, el local es una segunda casa de la que tienes las llaves y puedes entrar en cualquier momento del día o de la noche a echar una partida y quedarte mil horas, y con el buen tiempo, montar una barbacoa en la terraza de la cuarta planta.

Y más...

Hay muchos más locales con mesas de billar en Madrid, se encuentran en las federaciones española y madrileña y son habituales en pubs irlandeses como el Pool and Beer (Joaquín María López, 17) o el Prada (Ballesta, 26). Ahora también por el barrio de Usera, en la calle de los Ferroviarios, han abierto varios billares asiáticos frecuentados por los vecinos. Los chinos, coreanos y filipinos se suman así a los asiduos de este deporte que en Madrid cuenta con campeones mundiales como el malagueño David Alcaide, Francisco Sánchez y Pakito Díaz.

Esther García Llovet es autora de Cómo dejar de escribir (Anagrama).