Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LO MÁS ÚTIL

Viajes en ferri a Irlanda, Italia o Marruecos, con el coche a bordo

De la nueva línea que se estrena en mayo entre Santander y Cork, el último puerto que vio el 'Titanic', a travesías muy apetecibles a Cerdeña o Nador

Coches embarcando en un barco de Grimaldi Lines en el puerto de Barcelona.
Coches embarcando en un barco de Grimaldi Lines en el puerto de Barcelona.

Una de las ventajas de vivir en un territorio rodeado de mares y océanos es la posibilidad de salir de sus fronteras en barco. Una de las ventajas de viajar en ferri es que, en muchos casos, existe la posibilidad de llevar el coche (y hasta las mascotas) a bordo. Esta opción abre, por ejemplo, conexiones con destinos en Italia, Reino Unido, Irlanda y el norte de África. Y además del destino, la travesía en sí misma se convierte en otro aliciente del viaje. Con un poco de suerte se pueden hasta observar aves y cetáceos con la ayuda de unos prismáticos. Y si no tenemos ganas de salir de territorio español, existen un sinfin de rutas domésticas con la misma filosofía. Hemos seleccionado algunas de las más apetecible desde la Península. Y para buscar más puntos de salida y destinos, siempre es buena opción consultar metabuscadores especializados como Direct Ferries, Click Ferry, Ferries o A Ferry, o incluso agencias online con un apartado dedicado a las travesías en ferri como, por ejemplo, Logitravel

Catedral de San Finbar, en la ciudad irlandesa de Cork. ampliar foto
Catedral de San Finbar, en la ciudad irlandesa de Cork. Getty

RUTAS INTERNACIONALES

1 Santander-Cork (Irlanda)

El pasado enero, Brittany Ferries anunciaba esta nueva línea que a partir del próximo 6 de mayo unirá Santander con la ciudad de Cork, en Irlanda. Es la primera y única línea directa de ferri entre los dos países. Desde Cork, una ciudad universitaria con un centro muy recomendable, salpicado de pubs, tiendas y galerías, se puede iniciar una atractiva ruta por Irlanda en coche. Una vez se haya visitado la abadía de Timoleague, es muy recomendable visitar West Cork, las playas cercanas, castillos como el de Blarney y pueblos como Kinsale. Solo hay que conducir una hora y media para visitar la isla de Garinish y, poco más allá, la bahía de Bantry. A dos horas y cuarto de Cork está la península de Dingle, con unos acantilados que sin ser los de Moher, son todo un espectáculo de la naturaleza.

El viaje cuesta desde 433 euros por persona y con coche. Hay dos trayectos semanales disponibles de 28 horas de duración.

Desde Santander y con la misma naviera, Brittany Ferries, también zarpan rutas en ferri a las ciudades inglesas de Plymouth y Portsmouth.

Puerto de Savona,en la región italiana de Liguria. ampliar foto
Puerto de Savona,en la región italiana de Liguria. Getty

2 Barcelona-Savona (Italia)

Esta ciudad pequeña de la costa noroeste de Italia, en la pintoresca región de Liguria, conserva en su imponente puerto crucerista un baluarte medieval, la fortezza Priamar, del siglo XVI, con vistas al Mediterráneo. Justo al lado del puerto donde aguarda el ferri se encuentra el barrio pesquero. Tiene iglesias y catedrales que merece la pena visitar, como la Iglesia de San Juan Bautista, del siglo XVI, y los frescos de la catedral de Santa Maria Assunta. En la piazza Chabrol se encuentra la Pinacoteca Civica Savona, con una gran colección de arte religioso del siglo XIV y XV, así como dos pinturas de Picasso. Savona es un buen punto de salida para visitar Niza, San Remo, Portofino y Génova.

Savona es una de las propuestas de Grimaldi Lines desde Barcelona. Los precios van desde 162 euros (ida y vuelta dos personas en butaca y sin coche) hasta 262 euros (en camarote y con vehículo). La naviera ofrece una salida semanal y el trayecto dura 20 horas.

Desde el puerto de Barcelona -donde operan navieras como Transmediterránea, Balearia, Grimaldi Lines o Grandi Navi Veloci- hay muchas más rutas internacionales disponibles, como Mostaganem, en Argel; Tánger y Nador, en Marruecos, así como diversos puertos italianos. Entre los destinos españoles están, por ejemplo, Ibiza, Ciutadella, Alcúdia, Palma y Mahón.

Vista de la laguna de Sebka Bou Areg, o Mar Chica, en Nador (Marruecos). ampliar foto
Vista de la laguna de Sebka Bou Areg, o Mar Chica, en Nador (Marruecos). Age fotostock

3 Almería-Nador (Marruecos)

La ciudad de Nador, situada en la región del Rif, al noroeste de Marruecos y a pocos kilómetros de Melilla, es un destino perfecto para llegar con coche propio desde el puerto de Almería (acceso desde el parque de Nicolás Salmerón). El centro urbano de la ciudad marroquí no tiene demasiado interés –exceptuando su Ayuntamiento, de estilo art déco–, pero sus alrededores proponen visitas interesantes, especialmente para los aficionados a los deportes náuticos y la naturaleza. Por ejemplo, la laguna de Sebka Bou Areg (o Mar Chica), de agua dulce y salada, entorno de gran valor ecológico y un verdadero espectáculo de aves como gaviotas, abubillas, chorlitos y flamencos rosas. O la playa de Kariet-Akmane, que cuenta con campin, y el cabo de Trois Fourches, con increíbles vistas al litoral. Ras Kebdana y el faro de cabo de agua, o las gargantas del Zegzel.

Tanto la Naviera Armas como Transmediterránea conectan Almería con Nador, esta segunda compañía con tarifas desde 146 euros (dos personas) ida y vuelta en butaca y sin coche hasta 452 euros que sale el viaje en camarote y con vehículo propio. Hay 30 travesías semanales con entre 4 y 6 horas de duración.

Desde el puerto de Almería y con las navieras Balearia,Transmediterránea y Naviera Armas uno se puede también embarcar a otros destinos internacionales como Orán, Ghazaouet. Y a ciudades españoles como Valencia, Alcúdia, Ciuatadella, Melilla o Algeciras.

Vista de la ciudad medieval de Castelsardo, en Cerdeña (Italia). ampliar foto
Vista de la ciudad medieval de Castelsardo, en Cerdeña (Italia). Getty

4 Barcelona-Cerdeña (Italia)

Cerdeña es uno de los destinos italianos más populares, a tiro de ferri, desde la Península con Grimaldi Lines. Al llegar, el barco atraca en Porto Torres (al noroeste de la isla), enclave construido sobre una ciudad romana del siglo I. Aunque turística, especialmente sus apetecibles playas y calas de agua turquesa, Cerdeña también conserva un lado salvaje, en lugares como el pueblo de Tíscali, escondido en una montaña calcárea. Los habitantes de la isla presumen de mantener sus tradiciones casi intactas (sus bed & breakfast son muy populares), como el carnaval ecuestre de Oristano, las fiestas de Sant’Efisio, en Cagliari, o la Arcadia di Sedilo. Es recomendable no perderse las salinas de Cagliari, la costa Esmeralda, castillos como el de Castelsardo o el bosque petrificado de Martis.

El viaje cuesta entre 243 euros (ida y vuelta dos personas en butaca y sin coche) y 493 euros (dos personas en camarote y con coche). Hay cinco salidas disponibles cada semana y la travesía dura 12 horas.

Otros destinos italianos disponibles desde Barcelona son Génova, Civitavecchia o Porto Torres.

Pubs cercanos al puerto de Portsmouth, en la costa sur de Inglaterra. ampliar foto
Pubs cercanos al puerto de Portsmouth, en la costa sur de Inglaterra. Getty

5 Bilbao-Portsmouth (Inglaterra)

La ciudad que vio nacer a Dickens es uno de los destinos por los que comenzar a visitar Inglaterra, pues se encuentra a 120 kilómetros de Londres, 140 de Bristol y 135 de Oxford. Es la única ciudad isla de Inglaterra, y tiene una animada vida alrededor de su paseo marítimo; sus calles, galerías, museos y parques invitan a quedarse, pero sus alrededores también ofrecen bonitas excursiones de un día desde aquí, en coche o tren. Por ejemplo, Arundel, en el valle del río Arun, a media hora en tren, con un castillo medieval propiedad del duque de Norfolk y una preciosa catedral del gótico francés. A unos 50 minutos en coche de Portsmouth está el Highclere Castle, famoso porque aparece en la serie de televisión Downton Abbey.

El viaje, con Brittany Ferries, cuesta desde 568 euros, ida y vuelta para dos personas. Hay tres salidas a la semana y el trayecto tiene una duración que oscila entre 24 y 32 horas.

El faro del Cabo Espartel, en Tánger (Marruecos). ampliar foto
El faro del Cabo Espartel, en Tánger (Marruecos). Getty

6 Barcelona-Tánger (Marruecos)

Tánger es uno de los destinos más populares entre Barcelona y el norte de África. La ciudad marroquí mantiene su esencia a pesar de que la influencia europea ha dejado huella en la urbe. Visitas recomendables son la mezquita de Sidi Bu Abid, el palacio de La Mendubia, con sus jardines de dragos centenarios, y el cementerio musulmán. En los alrededores se puede visitar el monte de Tánger, Jebel Lekbi, y disfrutar de la flora y la fauna del bosque de Rmilat, con el castillo de Perdicaris y, a sus pies, el parque natural de Alrahrah. En el extremo oriental del monte está la playa de los Judíos Mercala y el faro del Cabo Espartel. También son recomendables las cuevas prehistóricas de Hércules y Achacar, las de la playa de Sidi Kacenlas, y las ruinas romanas de Cotta.

Tanto Grimaldi Lines como Grandi Navi Veloci ofecen la ruta entre Barcelona y Tánger, con precios entre 316 euros (ida y vuelta dos personas en butaca y sin coche) y 900 euros (en camarote y con coche). Hay seis salidas semanales y el trayecto dura unas 28 horas.

Otras posibles rutas entre Barcelona y el norte de África llevan a Nador (Marruecos) y Mostaganem (Argelia).

Patio del museo Bardo, en Argel.
Patio del museo Bardo, en Argel. Flickr

7 Alicante-Orán (Argelia)

Orán es una de las ciudades argelinas que más huella española conserva, pues fue conquistada en el siglo XVI: en sus caserones del barrio viejo, cerca de los muelles, en el folklore musical, en los hábitos nocturnos y en la comida. Este puerto al norte de Argelia invita a conocer su agitado pasado bélico en enclaves como el fuerte de Santa Cruz, conectado por túneles y construido por los otomanos. Desde Orán merece la pena viajar a Argel para perderse en dos de sus museos, el MaMa –arte moderno y contemporáneo de artistas argelinos, africanos y del mundo árabe– y el Museo Bardo, de etnografía y prehistoria argelina, cuya colección permanente muestra pinturas, cerámicas y fósiles.

Algérie Ferries ofrece cuatro salidas a la semana y el trayecto dura 12 horas. Los precios empiezan en 440 euros (ida y vuelta para dos personas en butaca incluyendo vehículo).

Desde Alicante también se puede viajar o los puertos argelinos de Argel y Mostaganem.

RUTAS NACIONALES

Existe un sinfín de rutas en ferri sin salir de España. Aquí algunas muy tentadoras. 

Bahía de El Golfo, en Lanzarote. ampliar foto
Bahía de El Golfo, en Lanzarote. Getty

1 Cádiz-Canarias

Las rutas de ferri conectan la capital gaditana con Canarias, concretamente con los puertos de Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de La Palma, Santa Cruz de Tenerife y Arrecife, situado al este de la isla de Lanzarote. Está útima travesía, operada por Trasmediterránea, funciona una vez a la semana con trayectos de ida y vuelta. Desde la Terminal Marítima Metropolitana de Cádiz, conectada con ferrocarril y autobús (quienes embarquen con vehículo propio deben acudir con más de una hora de margen), la travesía dura más de 30 horas. El precio para dos personas cuesta alrededor de 900 euros con vehículo y en butaca (1.300 en camarote) y 570 euros cuando se viaja sin coche (900 euros si se reserva camarote).

2 Melilla-Andalucía

Desde el puerto de la ciudad autónoma hay rutas con destino a Motril, Almería y Málaga, esta última realizada por dos compañías: Balearia y Trasmediterránea. La primera tiene seis servicios semanales y la segunda siete, con trayectos de seis horas y media. Hay trayectos desde 107 euros ida y vuelta (dos personas, vehículo a bordo y butaca reservada). Existe la posibilidad de elegir una butaca superior. La terminal marítima de Melilla está en el Muelle Ribera s/n (de lunes a domingo desde las 7.30 hasta las 1.30; martes de 5.00 a 23.00). Las personas que viajen con coche propio deben llegar 60 minutos antes al puerto para embarcarlo.

Playa de Calo des Mort, en Formentera. ampliar foto
Playa de Calo des Mort, en Formentera. Getty

3 Dénia-Baleares

La compañía Balearia cuenta con tres rutas a Baleares desde Dénia: Mallorca, Ibiza y Formentera, trayecto de cinco horas y media de duración con frecuencia diaria. El precio medio para dos personas (con vehículo propio en butaca, única opción), es de 160 euros, y tanto bicicletas como motos de hasta 125 centímetros cubícos viajan gratis. En función del día que viajemos, opera la travesía un servicio exprés que realiza el trayecto en dos horas y media desde 322 euros (dos personas con coche y butaca). El puerto de Dénia dispone de aparcamiento (Marina El Portet) y permite acceder con el coche propio hasta el puerto de ferris, desde el que salen todos los barcos. Y aunque hasta hace dos años era el único punto de salida, ahora desde Gandía también se puede embarcar hacia Ibiza con Transmediterranea. El trayecto, de dos horas y media, culmina en el puerto de San Antonio, a unos 20 minutos de la ciudad de Ibiza.