Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escapada palaciega a Portugal

Casa da Ínsua, un barroco edificio del siglo XVIII en Penalva do Castelo, es el primer parador hispano-luso

El parador Casa da Ínsua, en la localidad portuguesa de Penalva do Castelo.
El parador Casa da Ínsua, en la localidad portuguesa de Penalva do Castelo.

La red pública de Paradores de Turismo ha tardado casi un siglo en salir de las fronteras nacionales y expandirse en un mundo cada día más hambriento de alojamientos históricos y experiencias monumentales. Ningún otro país ha logrado conformar una red tan amplia de establecimientos con semejantes valores culturales, sensoriales y emocionales. Sus incondicionales piden ya un acelerón hacia otros continentes con tesoros arquitectónicos que preservar y dar viabilidad económica.

Puntuación: 8
Arquitectura 9
Decoración 8
Estado de conservación 7
Confortabilidad habitaciones 8
Aseos 6
Ambiente 9
Desayuno 6
Atención 10
Tranquilidad 9
Instalaciones 8

Casa da Ínsua, el primer parador portugués en un país que cuenta también con una nutrida red de Pousadas históricas, mantiene dos años después de su apertura unos niveles de ocupación y satisfacción del viajero mayores incluso de los esperados. La iniciativa turística supone también un inspirador experimento de hibridación hispano-lusa.

El edificio de Ínsua es poesía barroca desde que se avistan los tejados de Penalva do Castelo, a unos 25 kilómetros de Viseu, en el centro del país. Fue mandado construir en 1780 por Luis de Albuquerque de Mello Pereira y Cáceres, gobernador del Estado brasileño de Mato Grosso. Sus habitaciones, cosidas entre dos torres almenadas con flores de lis (emblema de la casa Albuquerque), guardan el aroma de aquellas estancias solariegas que se nutrían de unos jardines románticos a la vista, con fuentes, secuoyas y estanques. Entre los altos cortinajes, las puertas de cuarterones y otras reminiscencias pombalinas destacan unas camas de columnas con volutas que remiten el sueño a un pasado más proceloso y rígido en sus protocolos. Lástima que en su estilo antañón los cuartos de baño no funcionen como es debido por unos desagües no siempre bien atendidos. La cocina merece igualmente un ajuste en sus elaboraciones.

Terraza del parador Casa da Ínsua.
Terraza del parador Casa da Ínsua.

Si el edificio principal abre sus arcos, patios y jardines a otras dependencias subsidiarias —como la antigua herrería, convertida hoy en un museo etnográfico; una bodega de vinos propios, una fábrica de quesos y una tienda de productos locales—, las salas históricas del palacio representan la apoteosis de una prosapia imaginada por Nicola Bigaglia. Qué inolvidable sobremesa de lectura frente a la chimenea esculpida por el arquitecto, acuarelista y escultor veneciano.

Casa da Ínsua

  • Categoría oficial: 5 estrellas
  • Dirección: 3550-126 Penalva do Castelo, Portugal
  • Teléfono: +351 232 640 110
  • Web: www.parador.es
  • Instalaciones: jardín francés e inglés, museo etnográfico, bodega de vinos, fábrica de quesos y mermeladas, salones históricos visitables como museo, sala de reuniones para 50 personas, sala de lectura, restaurante
  • Habitaciones: 19 dobles, 6 júnior suites, 9 suites, 5 apartamentos
  • Servicios: una habitación adaptada para discapacitados; animales prohibidos
  • Precios: desde 76,50 euros la doble, IVA incluido.

Más información