Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arepas en Medellín

Estrella Benito viaja todos los años a la ciudad colombiana, y para la arquitecta lo imprescindible es su gastronomía y el museo de Antioquia

La arquitecta Estrella Benito.
La arquitecta Estrella Benito.

Esta arquitecta venezolana afincada en Barcelona forma parte del equipo multitarea llamado La Embajada Tropical. Cada año viaja a Medellín a impartir talleres de arquitectura efímera en la Universidad Pontificia Bolivariana y a empaparse de lo que ofrece la ciudad colombiana.

¿Tiene ya sus lugares favoritos?

Los lugares que me gustan los hace la gente de allí. Medellín está floreciendo, se está recuperando de una historia muy intensa. Ahora, cualquier rincón que visitas es maravilloso. Además, todo está lleno de vegetación. Lo más delicioso es ir a comer a lugares tradicionales y también visitar museos.

¿Qué museo no debemos perdernos?

Sobre todo el de Antioquia, por su colección de obras de artistas colombianos consagrados. Y lo interesante es que sus salas temporales se dedican a lo que allí llaman “la práctica artística”. Consiste en huir un poco del objeto artístico clásico y volcarse en construir proyectos artísticos en comunidad. Quieren involucrar el arte en la vida. Allí vi una exposición interesantísima sobre venta ambulante.

Como arquitecta, ¿qué destacaría de la ciudad?

Las bibliotecas nuevas que han ido construyendo en los barrios situados en los cerros, por ejemplo, la Biblioteca de España. Esto forma parte del trabajo de entender esta ciudad y sus peculiaridades geográficas. Pero mi espacio favorito de Medellín son los taxis.

¿He oído bien?

Sí, los taxis y sus conductores. Entras en su mundo y en su historia y así te haces a la idea de lo que pasa realmente alrededor. Van hablando por teléfono, ponen música local, compran cualquier vaina por la ventana… Son muy cultos y simpáticos.

¿Se atrevió con la comida callejera?

¡Por supuesto! Mi favorito es el jugo de lulo que te venden en carritos por todas partes. Y el agua de panela, que es agua con limón y caña de azúcar. Se toma fría porque Medellín es caluroso.

¿Y algún plato que debamos probar?

Las arepas de la Hacienda Junín. Te sirven unas gigantes con mantequilla. ¡Algo inolvidable!

Más información