Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia recupera el arte

La Comunidad Valenciana y la capital alcanzan la excelencia en calidad e innovación cultural. El IVAM, con el Joan Miró más reivindicativo, impulsa una oferta turística más allá de la playa

El comisario de 'Joan Miró, orden y desorden', Joan Maria Minguet, presenta la exposición en el IVAM.
El comisario de 'Joan Miró, orden y desorden', Joan Maria Minguet, presenta la exposición en el IVAM. Efe

El sol es patrimonio perpetuo e identitario de la Comunidad Valenciana. Un factor impuesto que ha moldeado una sociedad hasta hacerla coincidir plenamente con la idea de lo mediterráneo en toda su profundidad. Pero el sol puede cegar, y durante años la oferta cultural valenciana ha sido una pequeña silueta difícil de advertir entre la luz resplandeciente del turismo de playa. Ahora parece regresar el equilibrio. La región vuelve a presumir de una constelación artística en auge. La Comunidad Valenciana es la que más aumenta su valoración en el Observatorio de la Cultura en España, elaborado por casi cuatrocientos expertos e impulsado por la Fundacíón Contemporánea.  Fue presentado a finales de enero de este año y constituye una referencia en el análisis de la gestión cultural nacional. La ciudad de Valencia también es la capital que más mejora y se sitúa solo por detrás de Madrid, Barcelona y Bilbao en cuanto a calidad e innovación en sus espacios.

El Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) es un buen ejemplo de este resurgimiento que Francesc Colomer, secretario autonómico de Turismo, define como "un renacimiento del ecosistema cultural". El centro cerró 2017 con más de 135.000 visitantes, un 80% más que solo tres años antes. Y en 2018 ha puesto en marcha la exposición más amplia de sus casi 30 años de historia, Joan Miró, orden y desorden, que podrá visitarse hasta mediados de junio. "Tratamos de contar que la obra de Miró sigue viva, que todavía interroga al espectador en nuestros tiempos. Es uno de los referentes de las primeras vanguardias, además con un mediterranismo bestial, y se resiste a ser colocado en un mausoleo", explica Joan Maria Minguet, comisario de la muestra y uno de los mayores especialistas en la obra del artista catalán.

El comisario de 'Joan Miró, orden y desorden' explica las líneas maestras de la exposición del IVAM.

"Es una exposición que intenta ir más allá del catálogo habitual y sobradamente analizado de Miró. Tratamos de mostrar a un artista radical, con piezas que provienen de grandes centros pero también de colecciones privadas, algunas nunca vistas. Es un Miró combativo que plantea preguntas al público y también hemos querido evidenciar esa actitud con un montaje atrevido", expone Minguet. Orden y desorden reúne cerca de 200 obras entre pinturas, esculturas, dibujos, cerámicas, carteles, material audiovisual o piezas tan singulares como las que realizó para Mori el Merma, espectáculo teatral creado en 1978 por el colectivo catalán La Clacla, que celebraba la muerte de Franco y que revela la conciencia política del pintor barcelonés. "Él mismo decía que quería traspasar las paredes de la galería, comparaba sus carteles con grafitis y siempre tuvo inquietud por hacer reflexionar al espectador", profundiza el comisario.

El Observatorio de la Cultura destaca otros espacios de la región como el Teatro Principal y el Museo de Arte Contemporáneo en Alicante, el festival Sagunt a Escena, el FIB o la Mostra Internacional de MIM en Sueca.

La temporada del IVAM, que también explorará el arte feminista de la francesa Annette Messager, se complementa con la programación del resto de espacios destacados de la Comunidad Valenciana. Cerca del IVAM se encuentra Bombas Gens Centre d'Art, el rupturista espacio gratuito que ha recuperado una antigua fábrica de estilo modernista. Acoge exposiciones con un concepto innovador de visitas guiadas, apoyadas en elementos como la danza o la música. Y más cerca todavía el Centre del Carme combina exposiciones de artistas contemporáneos como Okuda San Miguel o la valenciana Paula Valero con instalaciones y performances en las que el arte cobra vida. El Observatorio de la Cultura destaca en su encuesta otros espacios de la región, como el Teatro Principal y el Museo de Arte Contemporáneo en Alicante, y eventos como el festival de teatro Sagunt a Escena, el archiconocido Festival Internacional de Benicàssim (FIB) o la Mostra Internacional de MIM en Sueca.

Valencia recupera el arte ampliar foto

La actividad turístico-cultural valenciana se completa con una extensa propuesta de rutas por municipios de la región. "La Ruta de la Seda en Valencia nos muestra la importancia de la ciudad como centro del comercio de este tejido entre los siglos XIV y XVIII, con la Lonja de Mercaderes y El Colegio del Arte Mayor de la Seda como escenarios principales", explica el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer: "La Ruta del Grial recorre la vinculación de 18 localidades de nuestra tierra con la mítica reliquia, analizada por Javier Sierra en El fuego invisible, la novela con la que obtuvo el Premio Planeta". Otros senderos bucean en la historia de los íberos y de los últimos cátaros en el territorio levantino, o permiten conocer la historia de la familia "más universal" que ha dado Valencia. "Doce municipios componen el Territorio Borgia, un camino que se puede seguir a través de una aplicación móvil con realidad aumentada", desarrolla Colomer.

"El turismo de sol y playa es fundamental y es a perpetuidad, y contamos con ello, pero necesitamos acentuar el relato cultural", sostiene el secretario autonómico de Turismo, que enfatiza el empeño en la "remontada reputacional" de la Comunidad Valenciana. "A través de la cultura mostramos el genio artístico valenciano y se manifiesta una tierra con talento creativo. Y sin duda nos permite afrontar el reto de desestacionalizar nuestras visitas con actividades complementarias a las del turismo estival".

Esta noticia, patrocinada por Agència Valenciana del Turisme, ha sido elaborada por un colaborador de EL PAÍS.