Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete anfitriones en Sudáfrica

Sarah Dodd, conferenciante y 'coach', despidió 2017 en Sudáfrica, dentro de su proyecto personal de visitar todos los países del mundo

Sarah Dodd, conferenciante, 'coach' y viajera. Ampliar foto
Sarah Dodd, conferenciante, 'coach' y viajera.

Esta joven estadounidense de Arkansas se ha marcado una meta muy ambiciosa con su proyecto The Nomadic Dreamer: visitar todos los países del mundo. Durante sus viajes da charlas motivacionales y ejerce como coach. Terminó el año 2017 en Sudáfrica y nos cuenta lo que aprendió allí.

¿Visitó ciudades o espacios naturales?

En esta ocasión no iba con mucho tiempo para explorar lugares, porque tenía claro lo que buscaba: pasar allí los días de Navidad y Nochevieja con familias locales. Durante mi viaje a Sudáfrica tuve siete anfitriones distintos, todos desconocidos.

¿Quién le presentó a tanta gente?

Fue gracias al couchsurfing, un modo de viajar que empleo a menudo: te vas quedando en casa de anfitriones que te acogen y comparten tiempo contigo. Es una comunidad internacional muy numerosa.

¿Pasó la Navidad con una familia sudafricana?

Así fue. En Durban, una ciudad costera. Mis anfitriones eran de origen indio. Como no eran cristianos, sino hindúes, durante la cena rezaron a sus deidades. Cocinaron bunny chow, una especie de bol hecho de pan relleno de un guiso caldoso.

Y de Durban, ¿qué destacaría?

La playa y sus mercados. En ellos se pueden comprar remedios naturales y cosas extrañas como insectos muertos. Olía regular, pero mereció la pena ir.

¿Qué plan encontró para fin de año?

La Nochevieja la pasé en Ciudad del Cabo. En la casa donde me quedé vivían dos personas, pero en la cena éramos un grupo grande de gente internacional. Las 12 campanadas nos dieron en la playa, viendo los fuegos artificiales.

Denos pistas sobre la ciudad.

Tiene las mejores vistas que conozco. Y aunque resulte sorprendente, ¡llegué a ver pingüinos! Te puedes bañar junto a ellos. Uno se me acercó tanto que no sé si quería besarme o comerme.

¿Es valiente para probar sabores nuevos en sus viajes?

Sí. Por ejemplo, comí por primera vez avestruz en ese viaje.

Más información