Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la catedral de la Sal a Bogotá

@enriquealex termina su estancia en Colombia disfrutando de la reformada mina de sal de Zipaquirá, de la artesanía de Ráquira, de la colonial Villa de Leyva y de la capital del país

Cuando Colombia tuvo que presentar un candidato para las 7 Maravillas del Mundo Moderno lo tuvo claro, y la elegida fue la catedral de Sal de Zipaquirá. No consiguió competir contra las elegidas finalmente, pero permanece desde entonces como la primera Maravilla de Colombia. En esa lista no está Villa de Leyva, uno de los llamados Pueblos Patrimonio, pero no hay colombiano que no hable con pasión de este pueblo colonial, preservado desde su construcción y decorado con fósiles de ammonites. Terminamos nuestra visita en Bogotá, la capital del país, desde lo alto del cerro de Monserrate.

Más información