Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 11 pistas de esquí más divertidas de la Península

Buscar animales, competir contra el crono, esquiar de noche o con una cometa. Diversión asegurada para niños y adultos, debutantes o expertos

Un 'snowboarder' en las pistas de Baqueira.
Un 'snowboarder' en las pistas de Baqueira. AGE

1. El bosque encantado

Pista El bosque encantado, en Cerler, valle de Benasque.
Pista El bosque encantado, en Cerler, valle de Benasque.

Así se llama esta pista inaugurada en Cerler, valle de Benasque, en la temporada 2014-2015 y que busca, sobre todo, la seguridad y la diversión de los niños. Los pequeños, acompañados de sus padres, se internan por un precioso bosque de pino negro donde les aguardan numerosas sorpresas a ras de suelo o en las copas de los árboles, incluidas las imágenes de algunos animales de la zona. Es un recorrido interactivo en el que no faltan retos (hay que atravesar un túnel) y en el que los niños mejoran su técnica sin darse cuenta, más pendientes de lo que se van encontrando por el camino que de esquiar. La pista es de color verde (muy fácil), está situada en la principal zona de debutantes de la estación, en el sector Cota 2.000, y se accede por la pista Fontanals. Los que aún no estén muy seguros sobre las tablas pueden regresar tranquilamente a la cafetería en telesilla pero si tienen un poquito más de técnica y fuerza, Les Planes (fácil, azul) les llevará hasta la base de la estación y al aparcamiento de El Molino.

Más información estación de esquí Cerler: www.cerler.com

la pista Trampolí, en La Molina.
la pista Trampolí, en La Molina.

2. Para campeones

¡Qué esquiador no ha querido sentirse alguna vez como un corredor profesional! La Molina, en Girona, ofrece esa posibilidad con una pista fácil de 634 metros de longitud y cien de desnivel equipada con 12 puertas, sistema de cronometraje y grabación de vídeo situada en la pista Trampolí. El esquiador accede a la línea de salida con el forfait normal de remontes; al iniciar el descenso el cronómetro se pone en marcha y a la llegada un panel luminoso informa del tiempo empleado y de la velocidad alcanzada. Unas cámaras graban la bajada íntegra; el vídeo se puede descargar después a través de la página web de la estación (www.lamolina.cat). Conviene no tirar el forfait al acabar el día porque se necesita su número para acceder a las imágenes. Quienes se sientan animados a intentarlo deben saber que los mejores tiempos registrados rondan los 33 segundos y una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora. Hay pistas similares en Formigal, Baqueira Beret y Sierra Nevada, entre otras.

El nuevo 'snowpark' Era Marmota, en Baqueira Beret.
El nuevo 'snowpark' Era Marmota, en Baqueira Beret.

3. El reino de los saltos

Saltar con esquís o con una tabla de snow es la primera tentación cuando se alcanza un cierto nivel. Pero no es fácil encontrar en las pistas convencionales lugares adecuados y seguros para hacerlo. Desde esta temporada, el nuevo snowpark Era Marmota, en Baqueira Beret (Valle de Arán), ofrece la posibilidad de iniciarse en el freestyle con todas las garantías. Está en la pista Marmòtes, en Beret, a la que se llega con el telesquí Fernández Ochoa o los telesillas De la Reina y Jesús Serra. Tiene tres partes. La primera, la más fácil, tiene un pequeño boardercross, una línea de saltos y cajones muy sencillos; es accesible a deportistas medios. En la segunda hay una gran línea de saltos, cajones, tubos y barandillas que requieren mayor dominio; es territorio para buenos esquiadores o snowboarders de pista. La tercera parte, y más difícil, es el reino de los riders de alto nivel con saltos grandes y módulos de gran dificultad, un espectáculo tanto para los que saltan como para quienes lo observan. Los dos primeros están abiertos siempre, el tercero según las condiciones climáticas. La distribución y saltos disponibles dependen de la cantidad de nieve y del trabajo diario de los cuidadores del parque.

Más información, estación de Baqueira/Beret: www.baqueira.es

Esquiadores practicando el 'ski ratrack' en la estación de Formigal, en Huesca.
Esquiadores practicando el 'ski ratrack' en la estación de Formigal, en Huesca.

4. Arrastrado por una máquina

Dejarse arrastrar por una máquina pisapistas hasta una zona casi virgen de la montaña, a la que no llegan los remontes, y después descender prácticamente en soledad por una pista de dificultad media (Pipos, roja) o atreverse con recorridos para expertos (Cueva, Infierno, Losa o Brocuso, negros). El ski ratrack es una de las actividades más atractivas de Formigal, en Huesca. Está disponible todos los días y es gratuita con el forfait de la estación. La máquina transporta en cada viaje a 30 esquiadores que se dejan llevar como si fueran en un telesquí. Se toma al final del telesilla Espelunciecha, en la zona de Portalet, y sube cada 25 minutos hasta los 2.228 metros a través de un paisaje espléndido de montaña. Aunque la atención hay que llevarla puesta en el cable que arrastra al esquiador y en el recorrido, vale la pena observar la impresionante pared del pico Anayet (2.574 metros de altura) con sus cortados verticales de roca y hielo. Utilizar este servicio es, además, la opción más rápida para volver al centro de la estación de Formigal porque evita tener que tomar otros remontes.

Pistas de esquí en la Masella abiertas de noche.
Pistas de esquí en la Masella abiertas de noche.

5. A la luz de la Luna (y de los focos)

En Masella, Girona, está la mayor superficie de la Península para esquiar de noche: 13 pistas, 10 kilómetros y 7 remontes entre la base de la estación a 1.600 metros y el sector de La Pleta, a 2020; en total, 420 metros de desnivel. La iluminación se mantiene durante dos horas así que hay que ir rápido para recorrerla toda. Vale la pena la pista Davallada, de dificultad media (roja) y homologada por la Federación Internacional de Esquí para disputar competiciones nocturnas de slalom gigante; pero también, Estadi, el snowpark, Pastors y Pastorets, estas dos últimas en la zona del Pla para debutantes. Todas están entre bosque. El esquí nocturno está disponible los jueves de 18.15 a 20.15 y los sábados de 18.30 a 21.30. El precio del forfait de noche, más el del día siguiente, es de 55 euros para adultos, 40 para niños. Es recomendable llevar unas gafas con cristal claro o incoloro para proteger los ojos del viento y del frío. Las bajas temperaturas de la noche y el repaso de las máquinas suelen mantener en buenas condiciones la nieve. Último día de la temporada abierto, el 10 de marzo.

Más información sobre el esquí nocturno en Masella: www.masella.com

'Speed riding' en Cerler.
'Speed riding' en Cerler.

6. Volar sobre la nieve

Parapente con esquís sin llegar a volar, al menos al principio. El speed riding es una divertida variante del esquí convencional en la que se sustituyen los bastones por una minivela que, en realidad, hace de freno y añade flotabilidad al esquiador. De ahí que sobre nieve virgen los esquís se enganchen menos y sea más sencillo pasar. Cuanto más inclinada es la ladera sobre la que se practica más seguridad aporta, aunque también es posible despegarse del suelo y realizar pequeños vuelos. En Cerler se puede practicar en la zona de Cogulla, entre las pistas Tubo de Cogulla, Royero y Liebre. Para iniciarse hay que tener un nivel medio-alto de esquí y preferiblemente llevar unas tablas anchas que floten bien en cualquier tipo de nieve. El curso de iniciación, obligatorio, está disponible todos los días e incluye cuatro horas diarias de clase durante cuatro días, material, emisora para comunicar con el monitor (el alumno va solo con la vela) y clases teóricas. El precio es de 350 euros para el nivel 1 y de 450 para el nivel 2 (avanzado).

Información y reservas: 696 803 089.

7. En busca de los animales

Una de las paradas del Funpark en Baqueira Beret.
Una de las paradas del Funpark en Baqueira Beret.

Es la novedad de esta temporada en Baqueira Beret; un recorrido destinado a niños, familias y grupos de debutantes cuajado de monstruos, flores gigantes y reproducciones de animales con los que interactuar a medida que se desciende. El FunPark está en el sector de Beret junto al telesilla para iniciación Clot Der Os. Aquí lo importante no es la velocidad sino la diversión. Al principio de la pista hay que atravesar una zona de peraltes fáciles adornados con grandes flores de goma. Más abajo, en el bosque, esperan 11 figuras de animales representativas de la fauna local (marmotas, búhos, lobos, ciervos, rebecos, zorros y urogallos entre otros). Algunas son fáciles de encontrar, otras se esconden entre los árboles y hay que buscarlas. Además, hay que abrir bien los ojos y los oídos porque muchas emiten sus sonidos característicos.

8. ¿Te atreves a pasar por el túnel?

El Funny truck es un nuevo concepto de pista y está recién estrenado en Formigal y Cerler. Sobre una ladera convencional se han preparado con nieve peraltes, saltos, túneles y otros divertidos retos para niños y adultos. En la de Formigal, por ejemplo, hay un doble túnel, un puente, manos gigantes para chocar al pasar, un xilófono y varios gongs a los que hay que golpear con los bastones. Se trata de poner a prueba la habilidad de los esquiadores haciéndoles pasar por un recorrido determinado pero sin mayores riegos. La pista está en la zona de Izas a una altura de 1.975 metros, es roja (nivel medio) y tiene una longitud de 1.224 metros; se accede mediante el telesilla Sarrios y en las inmediaciones hay un original iglú-cafetería para tomar un tentempié.

Snow en el Sunset Park Henrik Harlaut, en Grandvalira, Andorra.
Snow en el Sunset Park Henrik Harlaut, en Grandvalira, Andorra.

9. Único en el Pirineo

Solo hay un snowpark en el Pirineo abierto de noche. Es el Sunset Park Henrik Harlaut en el sector Grau Roig en Grandvalira, Andorra, en la zona de Bordes d’Envalira. Se puede llegar hasta él por carretera y dispone de un aparcamiento a pie de pista. Está abierto, si las condiciones climáticas lo permiten, de 15.00 a 21.00 (un poco más en primavera) de martes a domingo. El forfait de día normal o el de temporada sirven para usarlo pero, si no se tienen, se puede adquirir un pase específico en las mismas instalaciones por 25 euros. Está equipado con barandillas, saltos y cajones pensados para usuarios de nivel medio y alto. Dispone de un telesquí propio y se permiten rondas de un minuto y medio.

Campeonato Mundial de FIS Freestyle Ski & Snowboard en Sierra Nevada, en marzo de 2017.
Campeonato Mundial de FIS Freestyle Ski & Snowboard en Sierra Nevada, en marzo de 2017. getty images

10. Competición en estado puro

El ski cross es una disciplina espectacular en la que varios deportistas bajan a la vez por una pista llena de cambios de rasante, saltos, peraltes y curvas con el fin de llegar el primero a la meta. Es frecuente verlo en competiciones de élite pero no tanto en pistas abiertas al gran público. En Sierra Nevada, Granada, hay uno de estos descensos. Utilizado durante el Mundial de Freestyle y Snowboard de la temporada pasada, ahora disponible para los clientes de la estación granadina. Está en la zona de Loma de Dílar, en el parque Sulayr, tiene una longitud de 750 metros y un desnivel de 155 con una superficie total de 30.000 metros cuadrados. Se puede utilizar con el forfait normal de día y se recomienda tener como mínimo un nivel D (alto) de esquí o snowboard.

Información y reservas de la estación de Sierra Nevada: sierranevada.es / 902 708 070.

Un esquiador practica 'freeride' en las pistas de Ordino-Arcalís.
Un esquiador practica 'freeride' en las pistas de Ordino-Arcalís.

11. Aventura total

120 kilómetros de esquí fuera de pista. La oferta para freeride de Ordino-Arcalís, dentro del dominio Vallnord, en Andorra, no tiene igual dentro de la Península. La calidad y abundancia de descensos en nieve virgen por terreno salvaje ha sido reconocida por el Freeride World Tour, el campeonato en el que compiten los mejores esquiadores y snowboarders mundiales de la especialidad. Este año Ordino acoge por cuarta temporada consecutiva una de las cinco pruebas que celebra cada invierno esta organización. Para practicar esta disciplina en terreno controlado, la estación dispone de dos áreas freeride señalizadas, de 3,4 kilómetros de longitud total, en las zonas de la Coma y Creussans (esquiadores expertos). Además, hay cinco itinerarios marcados para esquí de montaña (skimo); todos fáciles salvo el de La Coma, que es de nivel medio-alto.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información