Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vietnam en bicicleta

Cuando el actor Manu Baqueiro se tomó unas vacaciones improvisadas entre rodajes, se encontró con arrozales y diluvios espectaculares y con una ciudad de cuento de hadas

El actor Manu Baqueiro. Ampliar foto
El actor Manu Baqueiro.

Lleva más de una década encarnando a Marce Gómez en Amar en tiempos revueltos, pero ahora representa al gallego Andrade en la comedia agridulce El plan de Ignasi Vidal, que se puede ver en el teatro Marquina de Madrid. Entre rodajes y ensayos teatrales, Manu Baqueiro tuvo tiempo de escaparse unos días a Vietnam sin planificarlo demasiado.

Así que llenó su mochila y se plantó en Vietnam…

Sí, con un amigo. Hablamos y nos sacamos un billete a Hanói vía Moscú sin preparar nada. Nos habían hablado bien de Sapa, al norte. Es una zona montañosa. Nos gustó la travesía en tren nocturno de Hanói a Sapa. Viajamos en literas, en un compartimento para seis.

¿Qué buscaban en Sapa?

Nos apetecía ver arrozales y la vegetación diversa de la zona. Había paisajes que me parecían de Apocalypse Now, y unos diluvios espectaculares: se te viene el cielo encima y has de buscar un árbol con hojas grandes para resguardarte.

¿Cómo se movieron por allí?

Al llegar conseguimos alquilar un par de motos rusas de posguerra. Se llaman Minsk y son míticas. Lo que se olvidaron de contarnos era que se averiaban cada dos por tres, así que en cada poblado hubo que parar y pedir ayuda. La idea era ir hasta la frontera con China, pero no fue posible porque se tardaba más de lo previsto por aquellos senderos.

¿Y cuando les entraba hambre?

Pues seguimos un gran consejo: “Huid de los restaurantes bien puestos: comed por la calle”. Y eso hicimos. La comida vietnamita está siempre riquísima. Según parábamos, comíamos donde encontrásemos un sitio.

¿El sur lo dejaron para otro viaje?

También visitamos algo, y sin duda nos quedamos con Hoi An. Es una ciudad de cuento de hadas: con calles empedradas, un río que cruza la ciudad, su puentecito. Es un lugar muy tranquilo y las calles están muy cuidadas y limpias. Hay gente en bici, galerías de arte, mercados espectaculares de pescado y especias. Está todo como preparado para un rodaje.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información