Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Rutas Urbanas

La barbería del rock

El barbero don Curro era un gran amigo de Silvio, el mítico rockero sevillano que inspira esta guía más allá del flamenco en la capital andaluza

Curro Rodríguez, actual peluquero de la Barbería Curro, en Sevilla, un lugar emblemático para los seguidores del músico Silvio. Ampliar foto
Curro Rodríguez, actual peluquero de la Barbería Curro, en Sevilla, un lugar emblemático para los seguidores del músico Silvio.

El visitante amante del rock, el jazz o el blues que recale en Sevilla despistado, y que solo pase aquí un par de días, puede llevarse la impresión equivocada de que en esta ciudad tan bella y luminosa todo el interés musical se centra en el flamenco. En los barrios más turísticos —Triana, Santa Cruz o El Arenal— abundan los locales con tablaos, y es frecuente encontrar bodeguitas en las que se improvisan cantes y bailes. Sin embargo, esta Sevilla coexiste con otra repartida en salas de conciertos, tiendas de discos de vinilo y bares donde se puede escuchar buena música en directo. No en vano, Sevilla es la ciudad que vio nacer a Smash, a Triana, a Silvio, a Veneno y a Pájaro, por citar solamente unos cuantos.

La barbería del rock ampliar foto

El lugar imprescindible para las compras es la céntrica calle Amor de Dios, donde en el número 4 se encuentra Discos Latimore, la mejor tienda de discos de vinilo de la ciudad, que además de una exquisita selección de la mejor música también ofrece artículos de regalo para todo buen amante de la cultura pop —parches, chapas, camisetas, etcétera—. Si quieres además vender tus viejos vinilos, este es el lugar adecuado. Como dato curioso, en este singular establecimiento tendremos la posibilidad de encontrar tras el mostrador a Miguel Ángel Campos (aka Goyo), señero batería de la ciudad, o a Charly Riverboy, el cantante de The Milkyway Express. Por su parte, Record Sevilla, otra tienda de discos (vinilos y CD) y merchandising pop situada en la misma calle, en el número 17, está regentada por Juano Azagra, el líder de All La Glory, una de las bandas punteras del rock sevillano actual. Y en pleno corazón del barrio de Triana, en la calle de Castilla, 95, aquel que guste de mancharse los dedos de polvo rebuscando —o “enredando”, en terminología local— tiene visita obligada en Don Cecilio, un establecimiento de discos antiguos y rarezas de mercadillo, entre las que se cuentan revistas, libros, cómics y pósteres de todo tipo: un viaje al pasado en toda regla en el que uno puede saber qué busca, pero es imposible anticipar qué va a encontrarse.

Cuando acaba el día, hay que estar atentos a la programación cultural, porque es rara la noche que en Sevilla no se celebra algún concierto. Así, espacios como el Teatro Alameda, el Teatro Central o el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo dedican parte de su calendario al rock, al jazz, al blues, al soul y al country. Además, a pesar de la reciente —y triste— desaparición del Festival Territorios, Sevilla es escenario de otras citas musicales de relevancia, como la Monkey Week (en octubre), Nocturama (en verano) o el ciclo de Jazz del CICUS, el centro cultural de la Universidad de Sevilla.

Concierto en el Café Jazz Naima de Sevilla. ampliar foto
Concierto en el Café Jazz Naima de Sevilla.

Una antigua nave

Más allá de esta agenda, existe vida musical, y alguna muy reciente. Así, la Sala X (José Díaz, 7), situada muy cerca de la calle del Torneo en una antigua nave industrial y con un llamativo rótulo estilo Broadway, se ha convertido en tan solo dos años en el pulmón musical de la ciudad. Por allí han pasado, entre otros muchos, Daniel Romano, Os Mutantes, The Pretty Things y Fred Wesley. Otra sala de conciertos indiscutible es Fun Club, en plena Alameda de Hércules (en el número 96), que acaba de celebrar su 30º aniversario. Fundada en 1987, la sala Fun Club convirtió la Alameda en el centro neurálgico del rock en Sevilla en los años ochenta y noventa y todavía hoy sigue siendo un lugar de referencia.

Mítico es ya también el Café Jazz Naima (Conde de Barajas, 2), que se sitúa por la misma zona y que vive ahora su mejor momento, ofreciendo prácticamente todas las noches conciertos de jazz en directo al más puro estilo del Greenwich Village, es decir, pasando la gorra al final. Su dueño, Jorge Moreno, es el fundador del sello Blue Asteroid, que está publicando en la actualidad algunos de los mejores discos de jazz del país. Y mucho más reciente pero igualmente atractivo resulta el Vinilo Rock Bar, en la calle del Relator, 21, otro lugar donde acabar la noche con pinchadas en vinilo de soul, funky, garage y power pop.

Por último, una deliciosa curiosidad para connaisseurs, la Barbería Curro (Virgen del Valle, 95), también conocida como Primera Cabellería de Sevilla, situada en Los Remedios, el barrio en el que vivió el rockero Silvio y en el que una callecita anecdótica se atribuye desde hace algunos años su nombre. Esta peculiar barbería decorada al estilo de los cincuenta fue fundada por don Curro, un pionero del rock and roll en la ciudad que se fabricaba sus propias guitarras eléctricas, y que ha permanecido en la memoria colectiva como amigo íntimo de Silvio. Barbería Curro, que ahora abre solo bajo demanda, se ha convertido en una especie de mausoleo para los fans de Silvio, con sus paredes llenas de un horror vacui de cachivaches, fotos, lemas y portadas de discos, y un letrero en la puerta anunciando que “La entrada sólo vale 11 euros, el corte o arreglo del cabello es totalmente gratis”. Hermanada con la barbería de Penny Lane, en Liverpool, Barbería Curro es uno de los rincones insólitos de esta ciudad efervescente y musical cuya Feria de Abril se celebra tan solo a unos cientos de metros. Larga vida al eclecticismo.

Sara Mesa es autora del libro de relatos Mala letra (Anagrama).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información