Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Posada El Azufral: desayuno con bizcocho casero en Liébana

Flores en la solana de madera y calor hogareño en el pueblo cántabro de Cambarco

Fachada de la Posada El Azufral, en Liébana (Cantabria). Ampliar foto
Fachada de la Posada El Azufral, en Liébana (Cantabria).

Yolanda Sierra es una mujer habituada a superar cualquier obstáculo que se le ponga por delante. El más comprometido, quizá, convencer al excursionista para que le parezca una insignificancia recorrer el litoral cantábrico desde su posada, ya que el viaje exige salvar en uno y otro sentido el desfiladero de La Hermida, el más largo de la Península.

Puntuación: 6,5
Arquitectura 6
Decoración 4
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 6
Ambiente 5
Desayuno 8
Atención 9
Tranquilidad 9
Instalaciones 5

Al hotelito, heredero de una arquitectura rusticana desmayada al pie de Peña Sagra, le faltan por pulir algunos detalles. Cierto es que la solana de madera decorada con maceteros de flores atrae a los automovilistas desde la carretera. Los arcos y alféizares rubrican la tradición montañesa de los sillares de arenisca esquinados y la mampostería sin aplacados. Los aleros de madera con modillones resguardan la casa de inclemencias exteriores, y también de alguna vista inoportuna.

Pero a la propietaria le resta aún empeñarse en mejorar la decoración interior, resuelta aceleradamente. Y también ampliar el relato de la historia del lugar y contar a los huéspedes lo que pueden esperar y disfrutar durante su estancia aquí. A guisa de ejemplo, el esmero que se percibe en las cenas que ella misma elabora, los cocidos lebaniegos de almuerzo y, especialmente, unos desayunos servidos siempre en mesa. Zumo de naranjas recién exprimidas. Pan con tomate, queso y jamón. Bizcochos caseros. Porque ella aquí lo hace todo. Es el alma de la casa. Cocina y ordena las habitaciones. Toma las reservas y mantiene las redes sociales. Atiende personalmente a los huéspedes en la entrada y en la despedida.

Habitación de la Posada El Azufral, en Liébana (Cantabria). ampliar foto
Habitación de la Posada El Azufral, en Liébana (Cantabria).

Los seis dormitorios son sencillos en su equipamiento mobiliario, aunque el aislamiento térmico es tan exigente como el acústico. No se oye ni el canto de los pájaros al amanecer. Sin pausa, Yolanda Sierra acomete cada año reformas que el hospedaje agradece. Como la introducción de una bañera doble de hidromasaje en la habitación 201, en rojos, platas y negros. La 202, en tonos teja y cuero, insinúa la luz del atardecer. La 203, en blanco y orquídea, destila fantasía. La Hornera, con entrada independiente, situada en un antiguo horno de pan. La 011, vintage a la moda, ofrece buenas vibraciones. La 101, en dorados, rojos y crudos, nos parece más sedante. Mientras que la 102, con sus tonos tostados y fucsias, lleva impresa sobre su cabecero la definición del amor según la RAE.

Posada El Azufral

  • Categoría: alojamiento rural.
  • Dirección: Barrio de Abajo, s/n. Cambarco, Liébana, Cantabria.
  • Teléfono: 678 43 79 17.
  • Internet: www.elazufral.com.
  • Instalaciones: jardín, salón, comedor.
  • Habitaciones: 7 dobles, 1 apartamento de dos habitaciones.
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos.
  • Precios: desde 50 euros la doble, IVA incluido; desayuno incluido en el precio si se reserva directamente por teléfono o a través de info@elazufral.com

Más información