Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planes de interior en Alicante

La comarca de la Marina Alta ofrece rutas para caminar, pedalear o ir en mula, pozas para bañarse y pueblos colgados de la roca

Vista de Campbell, pueblo encaramado sobre un cerro en el Vall de Laguar (Alicante). Ampliar foto
Vista de Campbell, pueblo encaramado sobre un cerro en el Vall de Laguar (Alicante). Alamy

En la cima del Montgó, a casi 800 metros de altura sobre Dénia, se ve todo el cabo de San Antonio entrando al mar como una enorme proa. Al otro lado, tierra adentro, la comarca de la Marina Alta despliega hasta las sierras una sucesión de valles de un rugoso color esmeralda. El norte de Alicante, montañoso, abrupto y fértil, contradice esa etiqueta de tradicional destino playero que acompaña siempre a la región, y ofrece otro tipo de planes en un entorno más agreste: mercados en pueblos encantadores, gastronomía sencilla de la tierra, vías ciclistas y rutas de senderismo que surcan barrancos y montes coronados de miradores y antiguas murallas.

En dirección a Pego, se puede empezar por recorrer el marjal del parque natural de Pego-Oliva un extenso humedal con una red de canales y antiguas acequias, cuyo ecosistema es además zona de especial protección de aves. Hay pasarelas de madera para caminar sobre arrozales ecológicos y cultivos experimentales, donde además del tradicional arroz bomba se produce una deliciosa variedad autóctona que llaman bombón. En los meses de verano el parque ofrece barcas para remar por los canales, y también los amantes de la bici disponen de una vía ciclista que parte desde la Muntanyeta Verda y discurre junto al río Salinar entre juncos y cañas. Desde Pego, la carretera CV-712 asciende por un puerto de montaña con espectaculares vistas sobre las sierras de Alfaro y los campos de la Vall d’Ebo desgarrados por el Barranco del Infierno. Al llegar arriba, una reserva ofrece burros y mulas con itinerarios guiados por los desfiladeros. Hay multitud de rutas, con más o menos dificultad, para adentrarse en este increíble cañón horadado durante siglos por el río Girona; quizá la más conocida sea la senda que desde la ­Vall de Laguar desciende por 6.800 peldaños en piedra de la época morisca hasta el fondo del barranco. Un poco más fácil, en la Vall d’Ebo hay un sendero que parte desde la fuente de La Serra y el Lavadero y va bordeando la ladera hasta Els Tolls; allí el nacimiento del río forma pozas y cascadas de agua limpísima para darse un baño si el tiempo acompaña.

Escalones de la senda mozárabe en el Barranco del Infierno, en la Vall de Laguart (Alicante). ampliar foto
Escalones de la senda mozárabe en el Barranco del Infierno, en la Vall de Laguart (Alicante). Getty

Picos y cuevas

La orografía de la comarca es un auténtico nirvana para espeleólogos, montañeros y escaladores: picos rocosos, paredes verticales, cuevas y hasta simas que abren su boca a 130 metros de profundidad, como las de Els Avencs, en la carretera que viene de Pego. La cueva del Rull, una gigantesca gruta con formaciones calcáreas de gran belleza, fue descubierta a principios del siglo pasado por un cazador y su perro, se abrió en los años sesenta y desde entonces es uno de los reclamos turísticos del valle.

Quizá menos turísticas pero más extraordinarias —y también emocionantes— son las pinturas rupestres conservadas en concavidades y grutas por todo el norte de la provincia, donde se han hallado hasta 40 abrigos de comunidades neolíticas con restos de arte levantino macroesquemático exclusivo de la zona, que fueron declarados patrimonio mundial en 1998. Castell de Castells posee el yacimiento más importante en el santuario de Pla de Petracos, al que puede llegar en coche o, si prefiere caminar hasta allí, tomando una ruta circular de unos 13 kilómetros que parte del pueblo, cruza el río y pasa junto a los restos de antiguos molinos. El santuario, datado en más de 8.000 años de antigüedad, consta de cinco abrigos protegidos por vallas en la pared de la montaña a gran altura, decorados con motivos que los arqueólogos interpretan como rituales que invocaban la fertilidad de estas tierras: figuras, plantas, semillas y animales dibujados con los trazos simples y gruesos de pintura roja característicos del arte macroesquemático.

Planes de interior en Alicante ampliar foto

Cuando atraviese estos valles, que parecen dormir al abrigo de las altas moles calcáreas, quizá piense como yo que en realidad con sus ritos los pobladores prehistóricos no invocaban la fertilidad, sino que la celebraban: largos bancales de olivos, vides, cerezos y almendros que en la primavera reventarán de flores. Las delicadas cerezas de montaña de la Vall de Gallinera, en la vecina comarca de Comtat, tienen su merecida denominación de origen. Hay que detenerse uno a uno en los encantadores pueblos de este valle hermanados por sus nombres árabes: Benimar­full, Benilup, Benimassot, Benilloba; en sus calles se respira un sosiego luminoso. Gorga conserva un olivo monumental y milenario, tan grande que en su tronco vivió una familia durante años, y en las viejas piedras de Millena, Balones y Tollos hallará petroglifos y misteriosos símbolos grabados. Siéntese al sol en alguna de sus plazas tranquilas a degustar un plato típico de pericana o a probar algún tinto de monastrell acompañado de olivas de la tierra.

Si aún quiere caminar, en Planes hay una senda que recorre el barranco de l’Encantà y llega hasta las estribaciones del pantano de Beniarrés, donde además hay otro importante yacimiento neolítico en la Cova d’Or. Pero si prefiere pedalear, en L’Orxa podría incorporarse a la Vía Verde del Serpis que viene desde Muro d’Alcoi por el primitivo trazado ferroviario atravesando increíbles desfiladeros, túneles y apeaderos fantasmas para llegar hasta Gandia.

Ana Esteban es autora del libro de relatos Peces de charco (editorial Baile del Sol).

Más información