Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Escapadas

Seis tascas auténticas para comer rico y barato en Lisboa

Platos sabrosos en la capital portuguesa por 10 euros o menos

Terraza del restaurante Pão de Canela, en la plaza de las Flores (Lisboa). Ampliar foto
Terraza del restaurante Pão de Canela, en la plaza de las Flores (Lisboa).

El caldo verde, las sandes, las bifanas o los platos de influencia africana se sientan a la mesa de los lisboetas diariamente y, sin embargo, son pocos los viajeros que los incluyen en sus experiencias gastronómicas. Descubrir la verdadera forma de vida lisboeta puede ser una tarea complicada cuando se visita la capital lusa, cada vez más plagada de establecimientos faltos de autenticidad y dirigidos exclusivamente al turista. Si quiere comer codo con codo con un portugués, aquí va una lista de seis sitios en los que disfrutar de la sencilla comida local a buen precio.

Comedor de la tasca lisboeta A Merendeira. ampliar foto
Comedor de la tasca lisboeta A Merendeira.

Sabroso y popular

Pan con chorizo. Esta combinación fácil y sabrosa es, también, una de las más populares de la gastronomía portuguesa. En los hornos de barro de A Merendeira (avenida del 24 de Julho, 54) se fabrican, desde hace 35 años, unos de los mejores de la capital. Al contrario que la mayoría de tascas tradicionales, la amplitud del local permite comer sin agobios y, aunque la decoración no sea demasiado acogedora, ofrece un aspecto renovado de estilo rústico. Pero lo mejor, sin duda, es el precio. El menú completo vale 5,50 euros e incluye caldo verde —una tradicional crema a base de patata y berzas—, un recién horneado pão com chouriço y arroz con leche de postre. Todo ello acompañado de bebida y café.

Interior del comedor de A Provinciana, en Lisboa. ampliar foto
Interior del comedor de A Provinciana, en Lisboa.

La autenticidad escondida

Después de atravesar una calle atestada de camareros a la caza del turista, adentrarse en A Provinciana (Travessa do Forno, 25) es volver a tomarle el pulso a la Lisboa auténtica. A la entrada, un cartel improvisado de papel anuncia los platos del día, que rara vez superan los seis euros. En el interior, las mesas atestadas de trabajadores de la zona se agolpan bajo una característica colección de relojes de madera. Si las estrecheces no son un problema, este es el lugar ideal para comer un pescado a la parrilla o un cocido con el portugués como único sonido de fondo. Todo ello regado, a ser posible, con una copa de vino verde. Dada la gran afluencia es probable que toque hacer cola, por lo que se recomienda llegar con tiempo.

Seis tascas auténticas para comer rico y barato en Lisboa

Codearse con diputados

Además de con turistas y vecinos del barrio, en el Pão de Canela (plaza de las Flores, 25-29), uno puede en ocasiones compartir espacio con diputados del Parlamento portugués, situado a pocos metros del local. Algunos lisboetas aseguran, incluso, haber visto al primer ministro, António Costa, en su agradable terraza. En la carta, además de especialidades portuguesas, se puede encontrar una amplia variedad de ensaladas, tostas y bocadillos. Mención aparte merece el brunch del fin de semana, uno de los mejores de la ciudad. Por poco más de 20 euros se puede disfrutar de un bufé libre que incluye todo tipo de dulces y platos salados como los huevos benedictinos.

Muy cerca de la tasca Casa das Bifanas está la Pastelaria Suiça, perfecta para tomar de postre un pastel de nata

Herencia colonial

Tres siglos de pertenencia al imperio portugués han conseguido que platos como la cachupa de Cabo Verde, un estofado con alubias, sea una opción habitual en las mesas de todo Portugal. Uno de los sitios más auténticos donde probarla es la Associação Caboverdeana (Rua Duque de Palmela, 2). Casi oculta en el séptimo piso de un edificio de oficinas, la modesta sala de comidas ofrece buenas vistas de la ciudad con música en directo los martes y jueves. El menú diario ofrece tres platos para elegir por unos ocho euros la media ración —suficiente para una persona—, e incluye algunas recetas de la gastronomía lusa como el arroz de pulpo. Solo hay que tener en cuenta su reducido horario: abre de lunes a viernes de 12.00 a 15.00.

Mostrador de la Padaria Beira Tejo, en el barrio lisboeta de Príncipe Real. ampliar foto
Mostrador de la Padaria Beira Tejo, en el barrio lisboeta de Príncipe Real.

Comer en una panadería

De sus cafeteras y planchas salen, cada mañana, decenas de bicas —así se llama al café solo en Lisboa— y tostadas con mantequilla, pero muchas panaderías portuguesas son, además, la opción elegida por cientos de lisboetas para comer. Situada en uno de los enclaves más exclusivos y turísticos de la capital, el barrio de Príncipe Real, la Padaria Beira Tejo (Rua da Escola Politécnica, 41) es una de ellas. La fórmula es básica: sopa del día acompañada de un bocadillo, sándwich o un salgado —empanadillas y hojaldres— por menos de cinco euros. Para los que prefieren algo más contundente, también se sirven platos del día. El local solo tiene tres mesas, pero existe la opción de pedir la comida para llevar y disfrutarla en los jardines de Príncipe Real.

A cualquier hora

A simple vista, la bifana puede parecer un simple bocadillo de cinta de lomo, pero existen tantas versiones de la salsa en la que se marina la carne como establecimientos que la preparan. La jugosidad de las de la Casa das Bifanas (plaza de Figueira, 6) convierten a esta tasca lisboeta en uno de los mejores sitios para probarlas por menos de tres euros. El local es modesto y algo ruidoso, pero cuenta con una pequeña terraza con vistas al Castelo de São Jorge y gracias a su amplio horario —desde las 6.00 hasta medianoche— se pueden evitar las horas punta. Muy cerca se encuentra la Pastelaria Suiça (plaza de Dom Pedro IV, 96), perfecta para rematar con un pastel de nata de postre, y A Ginginha, para cumplir con la tradición local de bajar la comida con un chupito de licor de cereza.

Más información