Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

El ‘dalí’ que vive en Escocia

La restauradora de pintura Majo Prieto revive un viaje escocés que terminó en Glasgow e incluyó el descubrimiento del célebre 'Cristo de San Juan de la Cruz', de Dalí

Majo Prieto. Ampliar foto
Majo Prieto.

Por las manos de la asturiana Majo Prieto han pasado lienzos de Van Dyck y Rubens, entre otros muchos. Majo trabaja en un taller londinense de restauración de pintura y en sus días libres explora la isla entera. Su viaje a Escocia en furgoneta con su pareja y sus dos perros le trae buenos recuerdos.

¿Qué tal conviven dos perros y dos personas en una furgoneta?

Estupendamente. Mi pareja de entonces y yo pusimos un colchón detrás para Lola yÓscar, nuestros perros, y recorrimos Escocia saliendo desde Lincoln, que era donde vivíamos. A veces dormíamos todos juntos en la furgoneta, y cada dos días íbamos a un bed & breakfast para poder ducharnos. Buscábamos alojamientos donde dejasen entrar aÓscar y Lola, pero en Reino Unido esto es relativamente fácil.

Como restauradora de pintura, ¿qué buscaba en su viaje?

Me gusta ver los lienzos-estrella de los museos que visito. En Glasgow fuimos primero a un museo con colecciones mixtas de pintura, muebles y vidrieras: la Burrell Collection, que ahora está cerrada por restauración. Y en otro gran museo de Glasgow llamado Kelvingrove encontré el célebre Cristo de San Juan de la Cruz, de Dalí. Allí vive desde que el museo lo compró.

¿Esperaba ver ese dalí en Kelvingrove?

No, fue una sorpresa. Di la vuelta a una sala que estaba un poco oscura y de repente me topé con él. Resulta que Dalí les vendió el cuadro, pero también los derechos de imagen, cosa que no suele suceder. Se pagó mucho por él y la gente de la ciudad se quejó al principio: preferían haber invertido ese dinero en artistas locales.

¿Glasgow fue el principio?

Fue el final. Veníamos de Lincoln, por la zona este de Inglaterra. Cruzamos Hull y su puente colgante sobre el estuario del Humber. Después fuimos a Scarborough, que nos encantó y nos trajo recuerdos de la canción de Simon y Garfunkel, Scarborough Fair. Atravesamos el parque nacional North York Moors, cerca de unos acantilados de impresión, para llegar a Durham, donde visitamos su impresionante catedral románica. De ahí seguimos a Edimburgo y, por fin, a Glasgow.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.