Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una gran boda griega

El actor Pepe Ocio dedica sus veranos a descansar, como hizo en su viaje a Grecia en 2015

Hasta el 19 de noviembre lo podemos ver en el teatro Pavón de Madrid en la versión escénica de Smoking Room, con la que saldrá de gira más adelante. Mientras tanto, el actor se prepara para rodar la esperada película Tiempo después, de José Luis Cuerda. Los veranos, en cambio, los emplea para descansar: prueba de ello es su viaje a Grecia en 2015.

¿Grecia en julio debe de ser turística?
En mi caso no tanto, porque fui a una boda. Estuve cuatro días en Atenas y después en Paros y Mikonos.

Una boda griega, ¡cuéntenos!
Fue muy divertida. Se celebró en mitad de la montaña, cerca de Atenas. La finca tenía una capillita ortodoxa, pero era muy pequeña y la ceremonia tuvo lugar fuera. La ofició el típico pope barbudo. Me sorprendió que a los novios se les recibiera con carracas y pitos. Les tocan, les tiran cosas… Y durante la ceremonia todo el mundo habla a la vez. Al final los familiares hicieron un trenecito, como una conga alrededor del pope ortodoxo. Muy gracioso.

Y de vuelta a Atenas, ¿arqueología?
Inevitablemente volví a visitar el Partenón, al que había ido hace 20 años. También descubrí el Museo de la Acrópolis, una pasada. Y fui a la playa de Atenas, a media hora y sin turistas.

¿Y por qué eligió esas dos islas?
Paros me la recomendaron unos amigos griegos. Estaba bastante llena, ­pero no a rebosar. En Mikonos fui a casa de unos amigos también de allí. La diferencia entre ambas es que Paros se conserva más virgen y Mikonos es más Ibiza. Paros tiene una zona que da a la playa donde podías cenar pescado allí mismo, con el rompeolas a 10 metros. En Mikonos esto ya no es posible.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información