Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mejor café de Londres

El emprendedor Jorge Bolea vivió el inicio del movimiento cafetero de la capital británica en 2005, cuando residía en la ciudad

El emprendedor empresarial Jorge Boleas. Ampliar foto
El emprendedor empresarial Jorge Boleas.

En 2015, el barcelonés Jorge Boleas y su hermano David crearon la marca Fred, un proyecto empresarial para elaborar café y té mediante cold brew, una técnica de maceración en frío. La idea surgió en una estancia en Londres de Jorge en 2005.

¿De verdad encontró buen café en Londres?
Yo sabía que tenía mala fama, pero es que en los últimos 15 años ha mejorado mucho. Cuando fui allí a vivir en 2005, mi primer buen café londinense lo probé en Monmouth Coffee Company: un café de un solo origen, nada de mezclas o torrefactados con azúcar. Era el comienzo del movimiento cafetero allí. El local estaba cerca del Borough Market, en la orilla sur del Támesis. Me encantaba pasear por los puestos del mercado y descubrir productos. Es un hervidero de sabor y olores, de cosas que probar.

¿Había más edenes cafeteros?
Ahora hay muchos más, pero de hace años recuerdo The Attendant, que es un bar muy gracioso, subterráneo, del barrio de Fitzrovia. Son unos antiguos baños públicos victorianos alicatados por dentro, que conservan el espacio para los urinarios.

Haría algo más que tomar café…
Claro: trabajaba de asistente del fotógrafo Liam Bailey. Gracias a mi trabajo visité los Kew Gardens, el jardín botánico de Londres. Allí hicimos una campaña para Xerox: necesitábamos paisajes con flores y nos dieron permiso para tomar fotos. Recuerdo un pequeño accidente: no llevábamos las tarjetas de memoria y tuvimos que pedirle una a unos turistas. Teníamos de todo: cámaras buenas, objetivos, trípodes, pero ninguna tarjeta donde guardar las fotos.

¿Dónde más le llevó Liam?
Fuimos a un parque temático que representaba toda Inglaterra en pequeño: la estación de tren típica, el castillo típico… Se llama Bekonscot y es de los años treinta. Él iba a hacer un libro de fotografía sobre ese lugar y yo le ayudé.

¿Podían meterse dentro de las casitas del parque?
No, eran miniaturas. Las figuras eran una especie de clicks de Playmobil de cerámica, pero muy bien hechas.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información