Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abadía Samitier, montañas de calma y sabores de la huerta

Un pequeño hotel que reúne tranquilidad y buena mesa a 10 minutos de Aínsa

Una de las habitaciones del hotel Abadía Samitier, en el Pirineo aragonés. Ampliar foto
Una de las habitaciones del hotel Abadía Samitier, en el Pirineo aragonés.

Arturo Gastón es un profesional de la comunicación gastronómica con una dilatada carrera en Aragón. Y, como relator en esencia, su cometido en este proyecto que nace en las montañas próximas a Aínsa, en pleno Pirineo de Huesca, pretende revivir la historia del mosén que habitó una casa de piedra señalada como de 1653 en el dintel de la entrada. La pequeña localidad de Samitier aporta silencio a los pies de la colina homónima, desde cuya torre albarrana del siglo XI se domina el cauce del río Cinca y el embalse de Mediano. La experiencia de ascender al mirador del castillo es difícil de olvidar.

Puntuación: 8,5
Arquitectura 8
Decoración 8
Estado de conservación 9
Confortabilidad habitaciones 8
Aseos 8
Ambiente 10
Desayuno 9
Atención 10
Tranquilidad 10
Instalaciones 6

Piedra sobre piedra, arco tras arco, la casa del mosén fue vistiéndose con ropajes gregorianos, revocos cuidadosos, lechadas de cal natural, saneamiento de las viejas vigas de roble macizo y abrigamiento de las ventanas y los ventanucos que los siglos respetaron aquí pese a los rigores serranos. No hubo que hacer ninguna obra singular tras la restauración que inició un acólito de las rehabilitaciones románicas antes de que Gastón se hiciera cargo de la vivienda y la transformara en hotel con encanto. Su estado de conservación deparó tantas alegrías que en la intervención apenas hubo que colgar cuadros alegóricos de la época de san Emeterio y algún aguafuerte contemporáneo. En su afán de agasajo invirtió en unos colchones que debían ofrecer el más eficiente somnífero y en una pérgola que aproxima el huerto a la mirada curiosa de los huéspedes.

Su esposa, Raquel Martínez, que le aguzó en el empeño, despliega tal dominio del campo, la huerta y la cocina que deja a los comensales sin ganas de levantarse de la mesa. Para qué abundar en detalles si todo el mundo añora en estos tiempos de espumas y gelatinas las viejas recetas de pueblo.

Pero entremos en la casa si el jardín se pone otoñal y el calor de la chimenea invita a ver caer las hojas tras los cristales. En la planta baja se encuentra el comedor, la cocina y el hogar propiamente dicho. Arriba se distribuyen las dos suites familiares, rotuladas como la Alcoba del Mosén y la Alcoba de la Torre. Más arriba, en el tercer piso, la suite Alcoba de la Iglesia nos obliga a una genuflexión ante la bañera, provista de sales de baño gratuitas, y a la elevación del espíritu por su acceso directo a la biblioteca de la abadía. Con las ventanas abiertas de par en par, el espíritu sale de excursión hacia el campanario de la iglesia de San Miguel Arcángel, siglo XVII, y la dentellada de escualo que dibujan en el horizonte las cresterías pirenaicas.

Abadía Samitier

  • Categoría: 3 estrellas.
  • Dirección: Única, 7. Samitier, Huesca.
  • Teléfono: +34 676 99 66 52.
  • Web: www.abadiasamitier.com
  • Instalaciones: aparcamiento, jardín con huerto, pérgola cenador, salón, biblioteca, comedor.
  • Habitaciones: 3 suites.
  • Servicios: carece de habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos.
  • Precios: 150 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluidos.

Más información