Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malabo ‘la nuit’

El editor y escritor Alberto Marcos viajó a Guinea Ecuatorial y quedó impresionado

Es uno de los editores que selecciona los títulos que leemos cada año en el sello Plaza-Janés, pero además de leer vorazmente, Alberto Marcos saca tiempo para escribir: su libro de relatos La vida en obras (Páginas de espuma, 2013) lo prueba. El año pasado viajó a Guinea Ecuatorial y quedó impresionado.

¿Viajó por motivos literarios?
No, pero sí culturales. En Malabo, la capital, se organizaron las primeras jornadas LGTB en julio de 2016. Había representantes de colectivos españoles como el Cogam o la librería Berkana. Lo organizaba la Embajada de España y allí se habló de sexualidad, cine, historia y de la situación de los colectivos en Guinea.

¿Se celebraron actividades en las calles de Malabo?
No: todo tuvo lugar dentro del recinto del Centro Cultural de España. Estábamos expectantes porque no se habían organizado nunca unas jornadas así. La sorpresa es que atrajeron a mucha gente, sobre todo a los jóvenes.

¿Los lugareños les sacaron de paseo?
Nos llevaron a conocer Malabo la nuit. Hay una vida nocturna muy intensa, pero protagonizada por los extranjeros que trabajan allí, principalmente. A nosotros nos llevaron a ver locales más escondidos y fue muy enriquecedor. Descubrimos que había una escena drag importante, por ejemplo.

Aparte de Malabo, ¿visitó algo más?
Fui a un pueblo que me gustó mucho. Se llama Rebola y su población es de la etnia bubi. En Guinea hay dos grupos étnicos principales: los bubi y los fang, estos últimos mayoritarios, de ahí que la actitud de la gente del pueblo sea rebelde y contestataria. La virgen negra de Montserrat es el icono de Rebola.

Eso no me lo esperaba...
Se nota que Guinea fue una colonia española, entre otras cosas, en el sincretismo religioso. Rebola es muy pintoresco: hay secaderos de cacao, venta de fruta y alimentos locales.

¿Algún sabor inolvidable?
El de la piña: nunca había comido una tan rica. La probé en la finca donde rodaron la película Palmeras en la nieve, de Fernando González Molina, que habla sobre la Guinea colonial.

Más información