Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Can Verdera, sueños campestres en Mallorca

Una ‘possessió’ del siglo XIX con jardines escalonados en la sierra de Tramontana

Piscina del hotel Can Verdera, en Mallorca. Ampliar foto
Piscina del hotel Can Verdera, en Mallorca.

Esta possessió mallorquina con más de un siglo y medio de antigüedad respira aires serranos, embelesos botánicos y la quietud de su aislamiento geográfico en plena sierra de Tramontana. Desde cualquier punto de la finca, el espec­táculo natural se vislumbra, se palpa en su dimensión verde, se huele desde el fragor de las lavandas y las buganvillas, se escucha en las notas encadenadas de Chopin, se lee en los renglones equinocciales de George Sand.

Puntuación: 7,5
Arquitectura 7
Decoración 8
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 8
Aseos 8
Ambiente 8
Desayuno 6
Atención 9
Tranquilidad 8
Instalaciones 7

Esto es Mallorca y bien lo sabía el belga William Pehle cuando descubrió la casa a principios de la década de los noventa y la soñó como un hotel con encanto. En su rehabilitación no escatimó esfuerzos. Gastón y Daniela puso sus telas y lencerías. El galerista Josep Pinya encontró el emplazamiento ideal para sus valores artísticos. La firma alemana de interiorismo Leptien 3, con Frank Ziegler a la cabeza, veló por que todo el rompecabezas plástico conformara el escenario Instagram. Y el maestro de obra Pepe Frontera recompuso los muros y tejados, engastó las escaleras de piedra, formalizó los balaustres de madera que dan escala a los ventanales e imprimió el acento constructivo que antes había logrado en otras casas rústicas de la isla.

Así, conservada la esencia mediterránea con el toque minimalista que hoy vuelve habitables los espacios antiguos de las cuadras y los pajares, Can Verdera abraza el paisaje desde sus jardines en cascada, sus láminas de agua para el baño, sus dormitorios miradores y desde su garden lounge, que utiliza la cubierta de unos antiguos aljibes para el solaz de los huéspedes, a la sombra de una pérgola de forja con volutas y enguatados por unos cojines multicolores que avivan incluso los crepúsculos soñados.

Can Verdera, en Fornalutx. ampliar foto
Can Verdera, en Fornalutx.

El patio interior está cuajado de palmeras y fuentes. El salón social ­exhibe las vigas de madera originales y una obra de François Ripoll. El bar aúna la tradición del pavimento de barro cocido con el manierismo de las lámparas diseñadas por Philippe Starck y la pintura vitalista de Diana Palaci.

Anna Celma, la anfitriona, ejerce como maestra de ceremonias en momentos clave. Los desayunos, los almuerzos de verano en la terraza, los refrescos vespertinos en rincones casi insospechados o los paseos por los recovecos de magnolias y palmeras que modelan el perímetro del jardín.

Can Verdera

  • Categoría: 4 estrellas.
  • Dirección: Carrer des Toros, 1. Fornalutx, Mallorca.
  • Teléfono: 971 63 82 03.
  • Web: www.canverdera.com.
  • Instalaciones: jardines, piscina, garden lounge, galería de arte, sala de reuniones con capacidad para 50 personas, salón, bar, comedor en terraza.
  • Habitaciones: 9 dobles, 2 suites.
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos; alquiler de bicicletas.
  • Precios: desde 150 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluidos; tasa turística, 1,65 euros por persona y noche. Reserva mínima: tres noches.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información