Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco direcciones que te encantarán en Gijón

El comercio de autor prospera en la ciudad asturiana

La Cósmica, en Gijón, tienda-galería fundada por la ilustradora asturiana Ana Junquera.
La Cósmica, en Gijón, tienda-galería fundada por la ilustradora asturiana Ana Junquera.

Sin prisa pero sin pausa, prospera en Gijón un comercio de autor que busca subrayar el talento autóctono. Un adjetivo que, en este caso, no es sinónimo de folclórico.

Mimosa Café Lanar

Travesía del Convento, 9.

Hace menos de un año que Laura Menéndez abrió este coqueto espacio donde, además de disfrutar de un cafetín acompañado por repostería artesanal, se dan clases de ganchillo y costura. Una de las últimas fue impartida por otra gijonesa y referente de DIY (las siglas en inglés de “hazlo tú mismo”): Laura Martínez del Pozo, fundadora de la firma Peseta.

Su comunidad de tejedoras también es precursora en el Principado de la elaboración y donación de pulpitos de ganchillo: cada vez más unidades neonatales españolas están adoptando una práctica importada de Dinamarca que consiste en utilizar estos muñecos para reconfortar a los bebés prematuros, ya que encuentran en sus tentáculos un sustituto del cordón umbilical. Además, la tienda cuenta con una versión online donde venden ovillos, agujas y patrones.

La Cósmica

Calle del Instituto, 23.

La ilustradora asturiana Ana Junquera fue una de las fundadoras de Compango, una boutique que reunía los diseños de otros jóvenes creadores del Principado como Costas Mongolas o Campo Furniture and Design. Tras su desaparición, decidió seguir adelante en solitario y su último proyecto es una tienda-galería donde se mezclan las obras de dibujantes como Catalamitad o Eli García con productos artesanales y singulares, que van desde piezas de cerámica hasta una serie de alpargatas hechas a mano en colaboración con la firma Tormentaknit y en la que cada par tiene un estampado único.

La Troupe

Calle del Instituto, 27.

Laura García comenzó haciendo tocados y sombreros. Luego abrió una pequeña tienda en la que también ofrecía una delicada selección de vestidos y complementos de otras marcas, pero hace unos años decidió centrarse en la suya propia. Por supuesto, todas sus piezas están elaboradas a mano con exquisitos materiales: sombreros panamá personalizados con las iniciales de sus propietarios, canotiers decorados con flores secas y pamelas retro de rafia… Como la mayor parte de sus encargos terminan luciéndose en eventos (bodas, bautizos, comuniones), la diseñadora ofrece un servicio de citas personalizadas para adaptar sus piezas a las necesidades y gustos de novias e invitados.

Jo! Mami

Calle de la Merced, 25.

Ana Muñiz entendió que en lo que a moda de niños se refiere debe haber vida más allá de los petos tiroleses, los vestidos de nido de abeja y los calcetines con pompones. Desde 2013 reúne en su divertida tienda gijonesa mobiliario, accesorios y ropa con un denominador común: ser prácticos, bonitos y modernos. Desde las mochilas suecas Fjällräven Kanken (que fueron diseñadas en 1978 para niños con problemas de espalda y hoy son un éxito de ventas entre consumidores de todas las edades) hasta calcetines con forma de zorro de la marca coreana Mini Dressing, pasando por firmas españolas como Bobo Choses.

La Gijonesa Comestibles

San Bernardo, 6.

No todos los souvenirs tienen por qué ser rancios o kitsch. La marca La Gijonesa comercializa algunos de los productos más populares de la gastronomía asturiana -fabada, pote- y derivados actuales -mermelada de sidra, paté de centollo- en cuidados y modernos envases que no desentonarían en el universo Instagram. Sus galletas se venden en cajas de cartón que evocan las icónicas casetas de rayas marineras que salpican la playa de San Lorenzo

Más información