Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez experiencias para disfrutar intensamente de Menorca

Un faro, una playa o tomar un cóctel en Casa Venecia, la antigua residencia del magnate Richard Branson en la isla balear

De junio a octubre, el disco-bar Cova d'en Xoroi se abre al mar en un acantilado de la costa sur de Menorca. Ver fotogalería
De junio a octubre, el disco-bar Cova d'en Xoroi se abre al mar en un acantilado de la costa sur de Menorca.

En mountain bike, o caminando, hacia Cala Escorxada, o una parada para picar o beber en Casa Venecia, la edificación sobre las aguas del puerto de Mahón ahora convertida en lounge. Diez experiencias para disfrutar intensamente de Menorca.

1 Playa de Cavalleria  

En la zona norte de la isla, es una de las playas más bonitas, de fácil acceso y parking gratis. Con más de 500 metros de longitud, en verano es aconsejable llegar pronto para poder disfrutar de ella sin gente durante unas horas. Y con gafas de buceo para ver el fondo del mar.

Un consejo: si te gusta el senderismo Menorca te ofrece el Cami de cavalls, que bordea la isla entera. Uno de los tramos más destacados es el que va de la playa de Cavalleria a la de Binimel.là. Son 3,6 kilómetros, aproximadamente (poco más de una hora). No te olvides de la crema solar total, una botella de agua y unos frutos secos.

2 Cala Presili y el faro de Favàritx

Una playa de arena blanca muy cerca del faro de Favàritx. Se accede por el Camí de Cavalls desde la carretera y se llega a ella en 15 minutos caminando. No es una playa de gran extensión, así que para los meses de verano hay que madrugar.

Un consejo: acercarse al atardecer hasta el faro en coche. El faro es uno de mis lugares favoritos en la isla. Tiene un paisaje lunar muy distinto al resto de Menorca. Un lugar perfecto para sentarte en una roca mirando al mar y con el faro a tus espaldas poner cara de intenso y hacerte una de tus fotos molonas para Instagram.

Un callejón del pueblo de Binibeca Vell, en Menorca. ampliar foto
Un callejón del pueblo de Binibeca Vell, en Menorca.

3 Binibeca y cena en el Náutico

¿Se puede ir a París y no visitar la torre Eiffel? Pues casi pasa lo mismo con Binibeca en Menorca. Te propongo una tarde estupenda y completa. Espera a que sean las siete de la tarde y no haga tanto calor. Sube al coche y mete en Google Maps Binibéquer Vell o Binibeca. Es un pueblo construido en los años sesenta, obra del arquitecto Francisco Juan Barba Corsini y el aparejador Antoni Sintes. Un paseo muy divertido para perderse por sus estrechísimas calles. Los autores quisieron recrear un antiguo pueblo de casitas de pescadores. Eso hace que a muchos menorquines y puristas no les guste, al no tener un sabor auténtico. En mi humilde opinión, creo que es un sitio lleno de encanto. A los instagramers y bloggers de moda les recomiendo ir a primera hora del día, cuando los turistas están durmiendo, para poder salir en la foto a solas, sin nadie por detrás. Las tomas son increíbles.

Un consejo: después de este paseo, nada mejor que sentarse en la terraza del Náutico (+34 971 35 77 41) para ver atardecer mientras cenas. Mejor desplazarse en coche, aunque no está lejos del pueblo. Es un sitio que siempre recomiendo a mis amigos y todos salen encantados. Conviene reservar con antelación.

4 La torre de Fornells

Todo el mundo conoce Fornells por el restaurante donde el rey Juan Carlos iba a comer la famosa caldereta de marisco (Es Cranc). Pero yo prefiero destacar el bonito paseo al atardecer desde el pueblo a la torre, construida los dos primeros años del XIX por los ingleses, que en esos momentos ocupaban la isla (hasta 1802). Las vistas son increíbles, siéntate un rato a pensar mientras miras la inmensidad del mar.

Un consejo: al regresar, haz una pequeña parada en el pueblo y entra a Pasearte (Rosario, 24), un antiguo hangar reformado donde se pueden comprar esos regalos isleños para los amigos y familiares. Algunos de los mejores artesanos de Menorca se concentran en un espacio agradable y a menudo con música en directo.

5 Desayuno en Pipet & Co y cena en El Mirador

Por la mañana, en Mahón, antes de hacer las compras típicas (ensaimada, queso, sobrasada…), puedes tomar un buen desayuno en Pipet (Plaça Bastió, 10). Sitio recomendable por su decoración y su carta.

Un consejo para cenar: con unas vistas increíbles al puerto de Mahón y una terraza muy agradable, El Mirador (Plaza Espanya, 2) se ha convertido en uno de mis sitios favoritos para la noche. Una carta singular, unos camareros muy simpáticos y un ambiente divertido. Como siempre, llamar para reservar (+34 971 35 21 07).

Tienda de 'souvenirs' en el municipio de Es Castell (Menorca), cerca de Mahón. ampliar foto
Tienda de 'souvenirs' en el municipio de Es Castell (Menorca), cerca de Mahón.

6 Una copa en el puerto de Es Castell (Cales Fonts)

Es Castell es un pueblo de pescadores a cinco kilómetros de Mahón. Es la población más oriental de Menorca. Tiene un encantador puerto antiguo y pintoresco. Así que si por cualquier cosa la noche se alarga debes saber que será el primer sitio en España donde amanezca y puedas ver el sol.

Un consejo: disfrutar del buen ambiente alrededor del puerto para poder cenar o tomar una copa. Creo que hay pocos sitios como este en la isla.

7 Sa Mesquida

Espectacular playa de la zona norte de fácil acceso en coche (aunque no tiene un gran aparcamiento). Una de las más cercanas a Mahón. Una playa de la que no se suele hablar mucho y frecuentada por los habitantes de la zona. No se ha puesto tan de moda como otras, aunque ya se sabe que en agosto… al que madruga Dios le ayuda. También es una buena playa para los amantes del snorkel, por sus interesantes fondos rocosos.

Un consejo: si te gusta comer bien, sobre todo pescado y marisco, tiene un restaurante, Cap Roig (+34 971 18 83 83), donde sirven platos muy ricos mientras se disfruta de las espectaculares vistas de la bahía de Sa Mesquida. Eso sí, no vayas sin reservar con tiempo y acuérdate de pedir una mesa con vistas.

8 Jardí de Ses Bruixes

¿Buscas un hotel con encanto? ¿Buscas un lugar donde desayunar tranquilamente hasta las 12.30? Podrás alojarte en el corazón de Mahón, pero cuidado, porque es tan exclusivo que solo hay ocho habitaciones. Una decoración llena de detalles y magia que te fascinará. En su web encontrarás toda la información.

Un consejo: recomendable el brunch del domingo, con productos locales y repostería casera.

Bañistas en la menorquina Cala Fustam. ampliar foto
Bañistas en la menorquina Cala Fustam.

9 Alquilar un barco y pasar un día en cala Escorxada

Cala Escorxada es lo más parecido a un edén playero en la zona sur. De muy difícil acceso y muy aislada de cualquier pueblo. Se trata de una playa muy bonita, con arena fina y blanca y con aguas color turquesa que caracterizan toda la costa sur de Menorca. Se puede llegar a cala Escorxada caminando o en mountain bike. No se te puede olvidar llevar mucha agua y comida, porque allí, en pleno paraíso, los chiringuitos no existen.

Un consejo: ¿cómo llegar? Es una playa de muy difícil acceso. El año pasado conocí. Y fue uno de los mejores descubrimientos. Por tan solo 25 euros te desplazan a varias de las calas más remotas.

10 Casa Venecia

Un lugar inaugurado hace un par de meses. Si quieres ir en coche hace falta paciencia y un buen buscador. Métete en Google, busca la dirección y a la aventura (Carrer Venècia). Y si tienes un barquito, entonces estás de enhorabuena. Puedes amarrar en la misma terraza de la casa y tomarte un cóctel al atardecer antes de llegar al puerto de Mahón. También puedes alquilar la casa para un evento privado. Esta temporada estará abierto más o menos hasta finales de septiembre. Perteneciente a la Autoridad Portuaria, durante muchos años la concesión como vivienda la tuvo Richard Branson, el magnate británico del grupo Virgin, que la rehabilitó.

Un consejo: es un sitio muy pequeño, así que te arriesgas a llegar y que no haya sitio. Mejor reservar (+34 635 33 14 43).