Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alfombras de serrín en Guatemala

La periodista nicaragüense Claudia Neira nos cuenta unas vacaciones que pasó con un grupo de amigas en el país centroamericano

La periodista nicaragüense Claudia Neira. Ampliar foto
La periodista nicaragüense Claudia Neira.

Periodista nicaragüense, Claudia Neira dirige el festival Centroamérica Cuenta, de Managua, el evento literario más importante de América Central. Aficionada a viajar por esa región del continente, toma conciencia del inmenso potencial de los países de la zona al recorrerlos. Aquí nos cuenta unas vacaciones que pasó con un grupo de amigas en Guatemala.

¿Hay algo distintivo de Guatemala?
En algunos aspectos, sí, pero no en la comida. El maíz es el rey de esta zona: es la base de las tortillas, los tamales y las pupusas, originarias de El Salvador pero que se comen en toda la región. La gente dice que todos hablamos igual, pero nosotros reconocemos los distintos acentos. Los guatemaltecos son más parcos en palabras. En Nicaragua, en cambio, somos más querendones.

Guatemala es más solemne, entonces.
Pero es muy colorista: para empezar, hay mucha población indígena y sus trajes se caracterizan por su riqueza cromática. Y coloridas son también las alfombras de serrín de la ciudad de Antigua, típicas de Semana Santa.

Cuénteme más de esas alfombras.
Es una tradición de Semana Santa. Cubren las calles de la ciudad con serrín teñido de colores que forma unos dibujos; a veces también se usan flores. Cuando pasa la procesión, las alfombras desaparecen. Enseguida lo limpian todo para que no quede lleno de polvo.

Aparte de visitar Antigua, ¿qué paisajes vieron?
Hicimos un resumen de Centroamérica en un solo país: visitamos volcanes, las ruinas mayas de Tikal, y Livingston, una ciudad del Caribe guatemalteco.

¿Se cruzaron con muchos turistas?
Desde luego. Guatemala en Semana Santa siempre se llena de viajeros.

¿Cuál fue la banda sonora del viaje?
El sonido del agua nos acompañó todo el tiempo: la escuchamos ya desde la primera noche en el hotel, que era una construcción de madera con columnas apoyadas sobre el agua, tipo palafito. Después tomamos una lancha y ahí también escuchamos sonidos acuáticos.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información