Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Propuestas

11 sueños que puedes hacer realidad

Desde conducir un coche de carreras hasta volar o sumergirte en las profundidades marinas, aventuras para este verano en España

Un buceador junto a un pecio en la costa de Lanzarote. Ampliar foto
Un buceador junto a un pecio en la costa de Lanzarote. agefotostock

01 Bucear hasta un barco hundido

En España hay una treintena de pecios hundidos cercanos a la costa y a profundidades accesibles para los buceadores. La mayoría son restos de naufragios como el Llanishen, torpedeado por un submarino alemán, que yace bajo las aguas del Cap de Creus, en la Costa Brava, o el Sirio, vapor transatlántico que cubría la ruta entre Génova y Buenos Aires, que en 1906 naufragó frente a las costas del cabo de Palos, en Murcia, dejando más de 400 muertos. En Puerto del Carmen, en Lanzarote, se pueden ver seis pecios en una sola inmersión. En Tenerife, en Tabaiba, un veterano remolcador de 35 metros, El Peñón, fue hundido expresamente para crear arrecifes artificiales. Está escorado 30 grados a estribor a una profundidad de 32 metros; ya ha sido colonizado por pólipos, pulpos y grandes morenas, y es uno de los puntos de inmersión favoritos en Tenerife. Los clubes de buceo de la zona organizan salidas desde 25 euros. Se requiere titulación Padi Open Water o similar, que se puede obtener en un curso de cuatro días. 

Un globo aerostático de Vol de Coloms en La Garrotxa (Girona). ampliar foto
Un globo aerostático de Vol de Coloms en La Garrotxa (Girona).

02 Sobrevolar volcanes en globo

Viajar en globo es una de las experiencias aéreas más placenteras. La mirada desde el cielo adquiere otro ritmo, el paisaje desfila despacio y se tiene la sensación de flotar. A vista de pájaro, la comarca gerundense de La Garrotxa, una antigua zona volcánica por la que se reparten hasta 30 conos, adquiere una nueva y sorprendente perspectiva: coladas basálticas, pueblos colgados al borde de precipicios y hayedos que crecen sobre las calderas de volcanes como el Croscat o el Santa Margarida, un cono boscoso con una ermita escondida en el fondo del cráter. Vol de Coloms, en Santa Pau (Girona), ofrece paseos de hora y media con cava, coca de chicharrones, desayuno payés y diploma. Desde 160 euros por persona.

03 Conducir un coche de carreras

Velocidad, rugido de motores, olor a rueda quemada. ¿Quién no ha sentido alguna vez la tentación de pilotar un bólido de carreras? La empresa Fórmula GT ofrece la oportunidad de conducir un Ferrari, un Porsche, un Lamborghini o un bólido monocasco de 220 caballos en circuitos como Montmeló (Barcelona), Jarama (Madrid) o Cheste (Valencia). Desde 99 euros. 

04 Relajarse con un baño sensorial

“¿No ves cómo el agua se derrama en la taza, pero sus caños la esconden enseguida? Es un amante cuyos párpados rebosan de lágrimas…”. Los versos del visir Ibn Zmrak en la fuente del Patio de los Leones de la Alhambra ilustran la importancia que tuvo el agua en la España musulmana, una cultura de fuentes, estanques y aljibes que se extiende a los hammam, herederos de las termas romanas. El hammam Al Ándalus, en Granada, está construido sobre los restos de unos antiguos baños nazaríes a los pies de la Alhambra. Hay ocho turnos diarios y es preciso reservar; las sesiones duran unos 90 minutos y se pueden combinar con diversos tipos de masajes de 15 o 30 minutos. Todo en un ambiente relajado, con luz tenue, música sensual y aromas orientales. Entre 30 y 115 euros. 

Restaurante DiverXo, en Madrid. ampliar foto
Restaurante DiverXo, en Madrid.

05 Comer en un tres estrellas Michelin

“DiverXo quiere ser el Cirque du Soleil de la alta cocina”. Con esta declaración de intenciones y una teatral puesta en escena, el chef punk David Muñoz (o Dabiz Muñoz, como él prefiere que le llamen) propone una alucinante experiencia culinaria en su restaurante DiverXo (tres estrellas Michelin) en el hotel NH Collection Madrid Eurobuilding, un espacio diseñado por el interiorista Lázaro Rosa Violán. En los platos de David Muñoz —como ocurre con el kimchee’ de fresas, yogur y café con chipironcitos de anzuelo a la llama directa del wok— se superponen ingredientes y sabores de una despensa que, según el crítico José Carlos Capel, “abarca el ancho mundo; recurre a Asia y a Latinoamérica con el mismo desparpajo que a las morcillas ibéricas o las papas canarias”. En DiverXo se atiende a 30 comensales por servicio, y aunque sus dos menús (el Xow y el Xef) cuestan 195 y 250 euros, acumula una larga lista de espera.

Vista del Castillo d'Acher, en el Pirineo aragonés. ampliar foto
Vista del Castillo d'Acher, en el Pirineo aragonés. Flickr

06 Dormir en la copa de un árbol

Basoa Suites es un conjunto de cabañas construidas sobre los troncos de árboles centenarios del robledal de Amati, en la localidad navarra de Lizaso. Cada una de las cinco cabañas o suites, con capacidad para dos personas, cuenta con una cama de matrimonio, un baño, mesa, sillas y terraza abierta. Desde 90 euros la noche, con desayunos.

Una habitación en los árboles de Basoa Suites, en Navarra. ampliar foto
Una habitación en los árboles de Basoa Suites, en Navarra.

07 Subir a una montaña

Los valles occidentales del Alto Aragón (Hecho, Ansó, Aragüés del Puerto, Borau y Aísa), en la comarca de La Jacetania (Huesca), esconden algunos de los mayores bosques del Pirineo, que se pueden disfrutar en parajes como la Selva de Oza, un bosque mixto de hayas y abetos que esconde más de un centenar de dólmenes, menhires y círculos de piedra en lo que constituye la mayor concentración de megalitos de los Pirineos. Desde la zona recreativa de la Selva de Oza se puede emprender la ascensión hasta el Castillo d’Acher (2.378 metros), una preciosa montaña solitaria con forma de corona o de castillo almenado de paredes verticales y aspecto inaccesible. A pesar de su apariencia, se trata de una ruta bien señalizada y fácil de seguir, cuya única dificultad viene dada por el continuo desnivel y por las piedras sueltas en el canal que sirve de acceso al valle sinclinal que hay dentro de la cumbre. La ruta sale de Siresa.

Cascadas suspendidas en la Hacienda Na Xamena, en Ibiza. ampliar foto
Cascadas suspendidas en la Hacienda Na Xamena, en Ibiza.

08 Ver la puesta de sol desde una piscina colgante

Rodeada de vegetación, la terraza del hotel Hacienda Na Xamena, en Ibiza, construido sobre un acantilado de 180 metros de altura y camuflado en un bosque de pinos, se descuelga por las rocas en islotes de madera de teca y un conjunto de ocho piscinas encadenadas por las que el agua fluye como una cascada infinita hacia el mar. Una atalaya acuática para embelesarse con las mejores puestas de sol de la isla de Ibiza. La noche, desde 374 euros. 

Bodegas Contador, en La Rioja. ampliar foto
Bodegas Contador, en La Rioja.

09 Catar un vino de lujo

El enólogo Benjamín Romeo pertenece al exclusivo grupo de españoles que ha recibido del crítico de vinos estadounidense Robert Parker la calificación de 100 puntos. Los suyos son “vinos de garaje”, caldos de alta calidad y escasa producción que los convierte en uno de los más deseados y caros del mercado. Sus instalaciones están en San Vicente de la Sonsierra, en La Rioja, apenas 200 metros cuadrados, más las cuevas del castillo, donde los vinos con crianza permanecen en barricas de roble francés entre 18 y 20 meses. Existen tres opciones para visitar Bodega Contador: la visita básica dura una hora y media e incluye la degustación de un vino blanco y otro tinto; visitas de media jornada con visita a la bodega, a las cuevas y a una selección de viñas, y cata de cuatro vinos, y visitas a la carta, de un día completo y con degustación de todos los vinos de la bodega y actividades como paseos en globo o almuerzo campestre. 

Un Yakovlev Yak-5 en pleno vuelo. ampliar foto
Un Yakovlev Yak-5 en pleno vuelo.

10 Pilotar un avión de combate

“Yo sé que mi destino está ya escrito. Allá en las nubes, en lo alto (…) Ni la ley ni el deber me hicieron luchar, ni hombres públicos ni multitudes, solo un solitario y placentero afán me empujó a este tumulto entre las nubes”. Para sentirse como el piloto irlandés del poema de Yeats a los mandos de un caza de combate, la escuela de pilotos del aeropuerto de Igualada (Barcelona) ofrece programas para volar en un Yakovlev Yak-5, un veloz avión de entrenamiento soviético a hélice. El paquete incluye 45 minutos de explicaciones y nociones básicas de pilotaje, y un vuelo de 20 minutos con la posibilidad de pilotar brevemente. No hace falta experiencia previa. Precio: 249 euros. 

Participantes en el Maratón del Lobo 2016, en Segovia. ampliar foto
Participantes en el Maratón del Lobo 2016, en Segovia.

11 Correr un maratón

Si solo va a participar una vez en la vida en un maratón, que sea una especial. Se necesita buena forma física para participar en el Maratón del Lobo, Bike & Trail Experience, un reto de dos pruebas: una carrera campo a través de 42 kilómetros (el 6 de agosto) y un trail de 80 kilómetros en bicicleta de montaña (el 23 de julio) por el macizo del Pico del Lobo-Cebollera, en Segovia. El precio de inscripción para cada una de las pruebas, con salidas en Cerezo de Abajo y Cerezo de Arriba, es de 25 euros. 

Más información