Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Como auténticos mayas en Yucatán

Una ruta por el mexicano Río Lagartos, santuario natural para multitud de aves, embadurnados con el mismo barro protector contra el sol que se usaba, hace siglos, en esta cultura precolombina

México son mil países en uno; cada rincón esconde un lugar diferente al anterior, siempre dispuesto a dejar huella en quien lo visite. En esta ocasión nos acercamos a Río Lagartos, un santuario de flamencos, cormoranes, pelícanos y toda clase de aves. En la zona se encuentran los barros que utilizaban los mayas para protegerse del sol, un lugar ideal para probar esta tradición a la que aún a día de hoy algunos lugareños recurren con frecuencia. Y, hablando de mayas, empezamos la visita a emplazamientos históricos en Uxmal, lugar mágico donde los haya. Un pequeño madrugón nos brindó la mayor de las recompensas: ver solos el yacimiento, con permiso de los mosquitos y las iguanas.