Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro escapadas a las Baleares antes de que se abarroten

Mayo es el mes perfecto para saborear un bien en peligro de extinción en las islas: el espacio vacío

Bañistas en cala Turqueta, en Menorca. Ampliar foto
Bañistas en cala Turqueta, en Menorca.

Mayo es el mes perfecto para saborear las islas. Buen tiempo, poca gente, precios más bajos y generosas dosis de ese bien en peligro de extinción: el espacio vacío. Cuatro pistas para disfrutarlo. 

1 Puesta a punto ibicenca

Generalmente a Ibiza se viene con la operación biquini o bañador ya finalizada. Pero esta escapada propone darle un considerable impulso a ese propósito en el pequeño, encantador y tranquilo pueblecito de Santa Eulalia. Localidad que vive ajena a la juerga y el bullicio de la capital, incluso en plena temporada.

Casas en la localidad de Santa Eulalia, en Ibiza. ampliar foto
Casas en la localidad de Santa Eulalia, en Ibiza. Getty

Como la mayoría de los pueblos de esta isla, Santa Eulalia comparte una parte antigua en forma de pirámide, coronada por una iglesia-fortificación en la que los antiguos habitantes se refugiaban durante los ataques piratas. Las callejuelas de esta zona, conocida como Puig de Missa, son empedradas, estrechas y llenas de casas blancas decoradas con buganvilla, exuberante en esta época del año. Hay también un diminuto cementerio con puerta al mar y un Museo Etnográfico. Otro de los encantos de este pueblo es su pequeño paseo marítimo y calas como Es Pou de Lleó, Cala Llenya, Cala Llonga, con tumbonas, sombrillas y la posibilidad de practicar deportes acuáticos o Cala Mastella, de aguas turquesas y con su famoso chiringuito El Bigotes (+34 650 79 76 33), donde se puede comer un excelente arroz y bullit de peix por 23 euros.

El hotel Aguas de Ibiza cuenta con el Revival Spa by Clarins. Cerca de 1.500 metros cuadrados consagrados al bienestar físico, con todo tipo de tratamientos dedicados a la salud y belleza. Las habitaciones (doble desde 210 euros) están diseñadas bajo la filosofía feng-shui y el concepto del establecimiento une lujo (5 estrellas), tecnología puntera, esencia mediterránea y sostenibilidad. El restaurante Alabastro Loungue, mezcla la cocina italiana con la ibicenca y la terraza Vi Cool, con tapas de Sergi Ariola, es perfecta para acabar el día tomando un cóctel amenizado con una excelente sesión de DJ y contemplando cómo la pequeña bahía pone fin a un día tranquilo, sin estridencias, feliz.

Atardecer en el puerto de Sóller, en Mallorca. ampliar foto
Atardecer en el puerto de Sóller, en Mallorca. Getty

2 La amistad entre Picasso y Miró en Sóller (Mallorca)

Can Prunera, el museo modernista de Sóller, al noroeste de la isla, inaugura el 12 de mayo la exposición Pablo Picasso y Joan Miró. Historia de una amistad (entrada 5 euros). Una muestra intimista que estará abierta hasta el 26 de noviembre y que recoge objetos personales, cartas, grabados y cerámicas de ambos artistas. Según Joan Punyet Miró, comisario de exhibición, "no solo era amistad y admiración lo que Miró sentía por Picasso, sino agradecimiento profundo por lo mucho que le había ayudado durante su vida. Los vínculos que los unían iban más allá de lo que podían aparentar. Mantenían un compromiso político, social y cultural que los acompañó siempre”.

Además de esta importante cita para amantes del arte, Sóller es una de las localidades más bellas de Mallorca. Aquí se respira un aire francés, fruto de la larga relación comercial de los sollerenses con el país vecino, ya que las montañas de la sierra de Tramuntana que rodean esta zona mantenían aislados a sus habitantes y dificultaban las relaciones con el resto de la isla. Hasta la guerra civil existió un barco que hacía la ruta Sóller-Marsella y no solo exportaba cítricos al país galo; también llevaba a bordo a los que emigraban a Francia para hacer fortuna. Muchas casas del pueblo exhiben la bonanza económica de los que triunfaron en esta aventura, además de un evidente modernismo francés.

En Sóller hay que ver el cementerio; ir al puerto (que recuerda a algunas poblaciones de la Costa Azul) en un pequeño tranvía de madera; coger un barco para ir a Sa Calobra, una diminuta playa de piedras entre dos imponentes farallones rocosos o acercarse hasta Cala Deià, donde se bañaba el escritor Robert Graves.

El Hotel La Vila (habitación doble desde 135 euros), en el centro de Sóller, encaja perfectamente en la filosofía de esta escapada. Antigua casa de emigrantes acaudalados, de estilo modernista, con preciosos suelos de baldosas y jardín con palmeras.

Terraza en Es Caló de San Agustí, en Formentera. ampliar foto
Terraza en Es Caló de San Agustí, en Formentera. Agefotostock

3 El secreto mejor guardado de Formentera

En Formentera todo es pequeño y lo diminuto llega a su máxima expresión en el pueblo de Es Caló de Sant Agustí, un conjunto de casas agrupadas entorno a un puerto que todavía conserva sus casetas de madera para guardar las embarcaciones. Unos cuantos hostales, una tienda de suvenires y dos restaurantes, Can Rafalet y Pascual (Carrer des Vicari Joan Mary, 2), entre los mejores de la isla, son las únicas ofertas de entretenimiento del lugar. Los habitantes de Es Caló no quieren crecer, sino mantenerse en un difícil pero feliz equilibrio.

Poco hay que hacer en este pequeño lugar, salvo mantenerse en contacto con la naturaleza. Un día puede comenzar con un desayuno en la terraza frente al puerto, antes de ir a la playa y nadar en las transparentes aguas de este particular Mediterráneo. Tras la comida (y la siesta), se puede volver a la playa o subir el sendero (antigua calzada romana) que da a Es Mirador, desde donde se ven unas espectaculares vistas de la isla. También se puede explorar el resto de Formentera, clao, pero cuando se está en Es Caló dan pocas ganas de irse. Uno encuentra aquí todo lo que necesita: sol, luz, sombra, mar, aire salado y alguna que otra especialidad para matar el hambre, como la ensalada de Formentera, con pan y pescado que los lugareños secan en las azoteas de las casas.

En el modesto pero confortable Hotel & Spa Entre Pinos se puede dormir desde 90 euros la noche (habitación doble).

Vista de Cala Pregonda, en Menorca. ampliar foto
Vista de Cala Pregonda, en Menorca. Getty

4 Actividades al aire libre en Menorca

En Mahón, Casa Albertí (habitación doble desde 110 euros) es un pequeño hotel boutique de seis habitaciones que recrea una casa menorquina con estilo. Aquí no hay mostrador, ni ascensor ni televisor, pero sí la posibilidad de hacer excursiones guiadas a pie, en bicicleta o a caballo a través del Cami de Cavalls, un sendero que rodea la isla. Y quienes prefieran echarse al agua, las propuestas activas incluyen submarinismo, paseos en llaüt o en kayak.

En mayo la naturaleza de Menorca está en plena efervescencia y sus playas mucho más vacías. Cala Binibeca, muy cerca de Mahón; Son Bou, playa grande con arena fina y aguas transparentes; Cala Turqueta o Cala Pregonda, ambas con fama de ser las más bonitas de la isla.

Aparte de Mahón, con su catedral, su puerto, su mercado de pescados y sus callejuelas, en las inmediaciones conviene visitar Es Castell, un pueblo donde la huella de la dominación británica del siglo XVIII es evidente en su trazado y arquitectura. El antiguo muelle de pescadores, Cales Fonts, es, sin embargo, típicamente mediterráneo con sus terrazas y restaurantes. Fornells es otra localidad con mucho encanto y un pequeño puerto donde se puede tomar, si el bolsillo lo permite, una caldereta de langosta y marisco en Es Cranc (Calle de las Escuelas, 31).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información