Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
pistas gastronómicas

A Madrid le encanta comer con los dedos

Tres propuestas deliciosas de 'finger food', una tendencia en auge en la capital

Queso parmesano en Casabase, en Madrid. Ampliar foto
Queso parmesano en Casabase, en Madrid.

Ni demasiado fina para comerse con cuchillo y tenedor, ni tan informal como para tomarla sobre un cartón o en una servilleta. El finger food o comida para tomar con los dedos busca su sitio con modernas fórmulas. Aquí tres locales madrileños que se apuntan a un tipo de comida en la que tienen cabida unos dim sum o unas gambas en cucurucho.

01 Bocatas y cerveza

La Casa Tomada (San Lorenzo, 9)

En octubre cumplía un año este local alternativo cerca de la plaza de Chueca. Sus imaginativos bocadillos gourmet son una tentación. Se combinan con cervezas artesanas, algunas madrileñas. Entre las novedades hay cuatro sabores en su carta, con una decena de bocatas y dos más en pan redondo de cerveza: de pollo y ­pulled pork (cerdo asado y mechado). Aspira a ser “un lugar de peregrinación para amantes del bocadillo”, dicen sus dueños venezolanos, que tomaron el nombre del local de un cuento de Cortázar. Utilizan ingredientes de diferentes cocinas del mundo, de Asia a EE UU pasando por Venezuela.

Cazuela de mejillones barbacoa en el restaurante Mejillón, en Madrid. ampliar foto
Cazuela de mejillones barbacoa en el restaurante Mejillón, en Madrid.

02 Mejillones con patatas fritas

Mejillón (Orellana, 1)

En una calle aledaña al barrio de Salesas ha aterrizado hace unos meses un local con encanto y moules-frites, o sea, mejillones con patatas fritas, que se maridan con alguna de las 35 referencias de cervezas. Los mejillones son gallegos, se cocinan al vapor y se sirven en cacerolas individuales con salsas. Hay moules belgas (con apio y chalota), franceses (nata y vino blanco), thai (con cítricos), mexicanos (chipotle), españoles (a la marinera)… Y mejillones tigre. Todo en un local de aire pop. Aparte hay pasta y escalope, 19 cócteles y una gama de postres.

Bocadillo 'Me gusta' de Casabase, en Madrid. ampliar foto
Bocadillo 'Me gusta' de Casabase, en Madrid.

03 Montaditos ‘gourmet’

Casabase (Doctor Castelo, 8)

El concepto de esta bocadillería italiana consiste en simular una bottega o tienda de producto alpino. Presumen de sus sabrosos bocadillos, hechos con pan de barra, chapata, integral, candeal, hogaza, gallego, de centeno… Angélica y Francesco, maestra y diseñador industrial, son la pareja que en 2015 se embarcó en esta aventura frente al Retiro, donde ofrecen comida sana y artesanal traída de Italia. Sus bocatas o montaditos se sirven en tabla de madera y son más o menos picantes, veganos o vegetarianos. Están los sencillos (como el de verdura y salsa); los clásicos, como el Casabase (de mermelada de vino, panceta y queso de cabra), y los especiales (como el Mediterráneo, con mozzarella, tomate, aceite y orégano). Además, ofrecen quesos y embutidos, ensaladas, bollos, tés, cafés, zumos y refrescos. Y brunch con spritz (vino blanco con agua con gas).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información