Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La melodía de La Habana

El músico y actor canario Toni Bernetti adora la capital cubana

El músico y actor Toni Bernetti. Ampliar foto
El músico y actor Toni Bernetti.

Es canario, ha elegido Cancún como lugar de residencia y adora La Habana. Así es el músico y actor Toni Ber­netti, que encarna a Don Juan en el musical de igual nombre recién estrenado en el Teatro de la Luz Philips de Madrid. Lo acompañamos con el pensamiento a recorrer la capital cubana.

¿La música lo llevó a La Habana?

Sí, mi último videoclip. Ya en mi primer trabajo discográfico, Hotel América, participaron músicos cubanos. El público musical de allí es muy fiel, siempre entregados y con mucha curiosidad.

¿Le gusta ese aire decadente que tiene la ciudad?

Lo que me encanta es la fusión perfecta entre lo moderno y lo tradicional: por todas partes suena música actual, pero lo que ven tus ojos son fachadas coloniales, algo deterioradas. Ahí radica parte de su encanto. Puedes elegir ver la ciudad como un lugar donde las condiciones de vida son difíciles, cosa cierta, pero también puedes observar que el espíritu de la gente es muy libre y creativo.

Si se pierde en La Habana, ¿dónde lo encontramos?

En el Malecón, sin duda. Allí parece que la noche nunca se acaba, es el lugar de ocio del habanero. Si no tienes dinero para “tragos”, o copas, siempre puedes tener una buena conversación entre cervezas que te venden allí mismo. Otro lugar para encontrarme es la plaza Maceo: rodeada de palmeras y siempre concurrida. Allí se concentran los viejos coches Cadillac y Mustang, llamados popularmente “almendrones”. Los cuidan un montón.

Con su acento canario, quizá pase por habanero…

Qué va, el tono musical cubano no lo tienen ni siquiera los canarios. Hay tanta música en la calle: incluso cuando se hace el silencio hay un ambiente muy rítmico, por ejemplo el generado por las mujeres al caminar.

¿Tiene su hotel favorito al que volver?

Prefiero ir a casas de habaneros. En Cuba puedes decidir ayudar a la gente que te alquila habitaciones en sus grandes casas coloniales. Te acogen bien y para empaparte culturalmente es la mejor opción. Ellos te cocinan y todo.

Así que una mamá cubana le pone su desayuno…

¡Sí! Te puede tocar una familia y desayunas con ellos. Te fríen huevos, te dan pan con aceite… El café nunca falta: es pequeñito, pero te da tanta fuerza como la pócima que se tomó Obélix.

Más información